Radiografía al gato: cómo hacerlo, cuándo y para qué problemas


La radiografía de gato es un examen muy utilizado, pero ¿cuándo utilizarlo? Como se hace Veámoslo juntos.

radiografía al gato

Radiografía de gato, ¿cuándo se necesita? (Photo AdobeStock)

La radiografía, también llamada examen radiológico, es un examen médico que utiliza las propiedades de un tipo particular de radiación ionizante, rayos X, para imprimir una película (placa) obteniendo así imágenes del cuerpo que puedan relacionarse tanto con los huesos como con algunos órganos.

Para entender cómo se ve una radiografía, basta con saber reconocer los huesos y el resto de órganos impresos en la placa en negativo. Por tanto, es posible distinguir las partes del cuerpo que son más densas y consistentes, como los huesos, de color claro, mientras que los tejidos blandos aparecen grises, y los órganos que son atravesados ​​por rayos X casi por completo, como los pulmones, aparecen oscuros. .

Rayos X utilizado, incluso si la dosis de radiación para una radiografía es muy bajaSin embargo, tienen un efecto sobre los tejidos biológicos, por lo que es bueno someterse al examen radiológico solo en los casos en que no haya otra forma de establecer la causa del trastorno. a través de otras pruebas de diagnóstico. En este artículo discutiremos en particular la radiografía del gato, cuánto es necesario este examen, cómo realizarlo y si implica el uso de anestesia al animal.

de contenido

Rayos X al gato: cuando

radiografía al gato
Radiografía al gato. Cómo y cuándo hacerlo (Photo AdobeStock)

La radiología veterinaria, en los últimos años ha alcanzado un nivel notable tanto desde el punto de vista de la calidad de imagen, tanto en lo que respecta a la seguridad de nuestros amigos de cuatro patas. El posterior nacimiento de la radiografía digital hizo posible generar imágenes de mejor calidad obteniendo información cada vez más detallada a partir de un número mínimo de disparos.

Aunque por tanto se ha convertido en una herramienta más segura, En cualquier caso, la radiografía al gato solo puede ser prescrita por el veterinario y en determinados casos, es decir, para diagnosticar diversas enfermedades, como:

  • traumatismos y lesiones en gatos;
  • cualquier cambio inflamatorio (artritis en gatos) o cambios degenerativos (artrosis);
  • para examinar cualquier bronconeumonía, pleuresía;
  • lesiones pulmonares;
  • lesiones en el pecho;
  • para examinar la presencia de piedras;
  • perforaciones, estados inflamatorios, alteraciones de la canalización intestinal, en el abdomen;
  • para identificar problemas en la boca del gato.

Las radiografías de gatos también se pueden realizar durante el embarazo. del felino pero solo si existe una razón precisa y justificada y solo después de haber evaluado la dosis que llega al embrión o feto.

Cómo radiografiar a un gato

tipos de radiografía
Tipos de radiografías en el gato. (Foto AdobeStock)

Para poder realizar una radiografía en el gato, el radiólogo debe conocer exactamente el motivo del examen para optimizar el protocolo de investigación. Seguidamente, el médico observará toda la documentación clínico-diagnóstica del animal (historias clínicas, pruebas instrumentales, resultados de visitas al especialista).

En la práctica Para poder tomar una radiografía del gato se necesita el apoyo de alguien, como un asistente o el propio dueño, que lleve al animal a la sala de rayos X y después de ponerse los protectores de plomo, mantenga al gato quieto mientras la máquina está funcionando.

Dado que la radiografía es una fotografía, tratar de mantener quieto al animal es muy importante para tener imágenes claras y legibles; incluso un leve temblor o dificultad para respirar pueden disminuir considerablemente la calidad del examen. Donde nos preguntábamos si los rayos X de los gatos son radiactivos, la respuesta es no.

En radiología no existen fuentes radiactivas (como en medicina nuclear) y tras el examen el animal puede entrar en contacto sin problemas con todos los miembros de la familia incluidos los niños. E incluso en lo que respecta al microchip del gato, no produce ningún tipo de problema ni interferencia.

También te puede interesar: Controles veterinarios para gatos: pruebas y análisis esenciales para la salud

¿Es necesaria la anestesia para radiografiar al gato?

La radiografía de gato es un examen no invasivo para el que generalmente no hay absolutamente ninguna necesidad de anestesia. excepto en algunos casos en el que un animal asustado o dolorido puede requerir un poco de sedación, para poder colocarlo correctamente y tener al paciente inmóvil. Por estos motivos, están indicados el ayuno preventivo del gato y un chequeo dirigido a valorar el riesgo anestésico.

Tipos de radiografías

Las principales radiografías que más se solicitan para el gato son las siguientes:

  • radiografía abdominal es extremadamente útil para cánceres individuales, neoplasias y cuerpos extraños en el estómago, los intestinos, la vejiga y el sistema renal del gato;
  • radiografías del sistema musculoesquelético, en particular, permiten diagnosticar tumores óseos, displasias, fracturas y problemas ortopédicos;
  • radiografías de tórax, valioso para evaluar enfermedades respiratorias, tumores y problemas esofágicos.

En medicina veterinaria existen dos tipos de radiografías, oficiales y no oficiales. El termino “oficial “se utiliza para distinguir los exámenes radiográficos realizados en animales de raza pura según procedimientos estandarizados.

Estas radiografías son útiles para evaluar cualquier anomalía esquelética sobre una base hereditaria y tienen el objetivo de dirigir la reproducción y asegurarse de seleccionar solo individuos sanos libres de la patología estudiada.

También te puede interesar: Razas de gatos con menos problemas de salud: orígenes y características

Raffaella Lauretta