¿Qué asusta al gato viejo? ¿A qué le teme nuestro gran gato?


Lo que asusta al gato anciano: todos los miedos e inseguridades de nuestro gato que envejece con los años.

gato asustado

(Foto de Adobe Stock)

Todos sabemos que el gato es un animal curioso y muy a menudo se nos aparece a los ojos también como muy intrépido. Nos dejamos encantar por sus saltos y sus acrobacias de equilibrista, cuántas veces nos lo vemos flotar en cornisas o paredes o tal vez treparse a un árbol tan alto como este.

Aquí no nos dejemos engañar por estas aventuras suyas porque incluso nuestro mítico tigre doméstico a sus esqueletos en el armario. Detrás de este espíritu aventurero también se esconde un lado cobarde por algunas cosas que ni siquiera sospecharías. Los miedos a lo largo de los años se convierten en verdaderas inseguridades en el gato anciano. Estos pueden ser diferentes y no necesariamente relacionados con otros animales. En los siguientes párrafos descubriremos lo que asusta al gato anciano.

Lo que asusta al gato anciano

miedos del gato
(Foto de Adobe Stock)

El gato es un animal que vive en un incesante estado de alerta, si bien muchas veces puede parecer completamente relajado y en un estado de profunda relajación y serenidad, en todo caso es un animal siempre alerta de sí mismo y de lo que lo rodea.

Este animal es capaz de pasar en pocos segundos de este estado de relajación al de atención y no porque tenga miedos imaginarios.. El gato vive en el presente, no tiene recuerdos, solo percibe un estado de peligro inminente por el cual abandona su estado de quietud y descanso para volver a estar alerta.

Siempre está listo para defenderse y velar por su seguridad solo, ya que no está en su naturaleza refugiarse en la manada. Todo esto con el paso del tiempo sufre un cambio drástico. Como es el caso de los humanos, también el gato envejeciendo pierden un poco de confianza en sí mismos y se dan cuenta de que ya no son ágiles y ágiles y se sienten fuertemente cambio de cuerpo.

Muy a menudo terminan muy asustados por muy poco, quizás por sordera o pérdida de visión y asumen una actitud que parece haber regresado al estado de un cachorro. Pero lo que asusta al gato viejo ¿Cuáles son las cosas que más pueden afectar tu tranquilidad? A continuación se muestra una lista de cosas y situaciones que este animal aparentemente intrépido temas:

  • muy a menudo de ir al veterinario, por eso teme a un lugar específico que, por su olor, es capaz de identificar en qué lugar se encuentra;
  • El gato confunde un pepino o calabacín con peligro., por ejemplo, una serpiente que es un depredador mortal al que debe temer el gato;
  • a veces, entre las inseguridades del gato, puede haber otros animales, como la llegada de otro gato o un perro;
  • Uno de los miedos aún más extraños a los gatos es el ruido de la aspiradora o la lavadora que se percibe como algo desagradable, casi monstruoso para el fino oído del gato;
  • en algunos casos, teme la presencia de extraños y tiende a refugiarse en escondites seguros;
  • y todos los objetos que no puede identificar, quizás vinculados a experiencias pasadas negativas, como: tijeras, si están conectadas al corte de uñas, cajas de medicinas, secadores de pelo, etc.

También te puede interesar: El gato le tiene miedo a las tijeras: por qué y cómo ayudarlo

Cómo entender que el gato viejo tiene miedo.

Los miedos de los gatos
(Foto de Adobe Stock)

Incluso si el gato no es un animal muy descifrable, a menudo es difícil entender su comportamiento., hay varios actitudes lo que sugiere que está pasando por un momento de miedo y es posible percibir lo que asusta al gato anciano, a través de señales claras, como:

  • la espalda está arqueada;
  • pelo lacio;
  • los ojos están bien abiertos y las pupilas dilatadas;
  • la cola del gato está baja o hacia arriba;
  • las orejas están bajadas hacia atrás, casi aplanadas;
  • puede bostezar y lamerse los labios;
  • en algunos casos tiembla;
  • puede ponerse en cuclillas en una posición casi fetal.

En estos casos es importante no plantear la voz y no lo regañes, de lo contrario, se puede lograr el efecto contrario y el miedo tenderá a aumentar. Mucho mejor intentar acercarse con un toque suave, tranquilo y bajo, evitando mirarlo directamente a los ojos porque percibiría la mirada como una amenaza más.

Todo lo que hay que hacer es tranquilizar el animal, quizás gratificándolo con sus golosinas favoritas y nunca forzando al gato a hacer algo en contra de su voluntad y nunca lo asuste solo por diversión.

También te puede interesar: Los comportamientos más extraños de los gatos: separar las actitudes de los síntomas

Raffaella Lauretta