¿Pueden los perros comer mandarinas?

¿Pueden los perros comer mandarinas?

Ver cartas de perros

Perros y frutas: ¡una historia de amor y odio! Uno de los alimentos que ha nutrido a humanos y animales desde los albores de los tiempos suele ser apreciado por nuestro amigo de cuatro patas pero a veces no lo tolera su estómago.

La fruta tiene una gama extraordinaria de especies, variedades y cruces: para dar una idea de la piña sola, ¡hay alrededor de 100 tipos diferentes! ¿Pero cítricos? ¿Pueden ser devorados por perros? Los perros pueden comer mandarinas? Descúbrelo en nuestro artículo de AnimalPedia.

También te puede interesar: ¿Los perros pueden comer pistachos?
Resumen
  1. Beneficios y propiedades de las mandarinas
  2. ¿Pueden los perros comer mandarinas?
  3. Cómo dar mandarinas a los perros

Beneficios y propiedades de las mandarinas

los Citrus reticulata, comúnmente conocido como Mandarina, es una fruta perteneciente a la familia de Rutaceae. Tiene un color naranja brillante y un perfume intenso y es recogido por la planta homónima en el período de otoño a primavera. Su maduración viene sugerida por el cambio de color que pasa del verde oscuro a un naranja vivo. Junto con el cedro y el pomelo forman la familia de los cítricos, frutos inmediatamente asociados a la vitamina C y la prevención de las dolencias invernales. Por supuesto, los clichés a menudo apuntan a la verdad, pero no la dicen completamente. Las frutas cítricas, incluidas las mandarinas, además de la vitamina C contienen innumerables micro y macro nutrientes que ellos pueden mejorar (y en algunos casos invalidar) la salud de nuestro perro. Pasando a factorizar la tabla nutricional de una mandarina común encontraremos información importante que nos ayudará a definir su éxito o fracaso nutricional para nuestro querido amigo de cuatro patas:

  • Altos niveles de vitamina C
  • Alto contenido de vitamina A
  • Cantidad justa de vitamina B1, B2, B3
  • Sales minerales: hierro, magnesio, calcio y potasio
  • La presencia de carbohidratos y azúcares es equivalente
  • Muy poca grasa, poca proteína y nada de colesterol

Si por un lado el bajo contenido en grasas y la ausencia de colesterol nos animan, por otro lado el alto contenido en azúcares debería hacernos reflexionar. Como repiten los veterinarios en cada consulta dietética, los azúcares no son aliados de los carnívoros domésticos y mucho menos de los perros. ¿Pero es posible alcanzar una proporción entre daño y beneficio? ¡Por supuesto, se llama moderación!

¿Pueden los perros comer mandarinas?

La nutrición de todo ser vivo es acorde, marcada y proporcionada a su sistema digestivo. Nuestros perros son carnívoros domésticos y, como tales, están más predispuestos a la ingesta, digestión y metabolismo de proteínas animales. Por supuesto, las proteínas no son el único elemento nutricional que necesitan nuestros amigos de cuatro patas, pero ciertamente deben estar equilibradas y proporcionadas de manera racional con los demás nutrientes. El sistema digestivo de los perros es radicalmente diferente al de los humanos. Tienen intestino delgado y por lo tanto muchos nutrientes, vitaminas o azúcares no se absorben y metabolizan con la misma rapidez y eficacia. La escasa predisposición a la digestión de un elemento nutricional determina su bioacumulación con inevitables consecuencias sobre la salud de nuestro perro. Las frutas, y especialmente las mandarinas, tienen un componente de azúcar indudable que, ingerido en grandes cantidades, puede provocar problemas clínicos en nuestro perro:

  • Patologías atribuibles a la cavidad bucal.: caries, gingivitis, periodontitis. El azúcar puede considerarse el peor enemigo de los dientes. La interacción entre azúcares, bacterias, saliva y residuos de alimentos provoca la aparición de sarro. Esta placa que se forma en la superficie del diente puede provocar caries, inflamación de las encías y, finalmente, periodontitis.
  • L ‘ingesta constante también de pequeñas cantidades de azúcares puede provocar problemas endocrinos como la diabetes. El glucémico en los perros debe mantenerse siempre bajo control para evitar problemas secundarios.
  • L ‘obesidad puede representar una consecuencia lógica de la ingesta excesiva de azúcares tanto industriales como naturales como los que contienen las mandarinas. Es bien sabido que la obesidad de cualquier orden y grado representa un problema que hay que superar para restaurar la salud de nuestro perro.
  • Los azúcares y el páncreas van de la mano, por lo que una ingesta excesiva de azúcares puede corresponder a pancreatitis. El consumo de azúcar hace que el páncreas secrete un exceso de enzimas para metabolizar la glucosa. Con el tiempo esta producción acaba provocando la inflamación de la glándula endocrina.
  • Alteraciones de la sangre y del sistema cardiovascular.. Los azúcares provocan la excitación del sistema circulatorio provocando disfunciones contráctiles con las consiguientes arritmias.

Todo este panorama clínico sirve para explicar qué problemas puede ocasionar la administración de azúcares en el perro. Siempre debemos tener en cuenta que cada recompensa que le damos a nuestra mascota mueve la aguja del balance energético hacia el exceso. Si en casa hemos adoptado una dieta industrial para la subsistencia y mantenimiento energético del perro, será importante evitar obsequios excesivos en forma de galletas pero también de frutas. Una dieta industrial tiene todo lo necesario para que nuestro perro viva en salud y es una pena engañarnos a nosotros mismos y al veterinario que la recomendó administrándole regularmente alimentos extra que no conducen más que a desequilibrios alimentarios. Dar mandarina al perro no es una tragedia, esto es obvio, pero habrá que hacerlo de forma moderada.

¿Pueden los perros comer mandarinas?  - ¿Pueden los perros comer mandarinas?

Cómo dar mandarinas a los perros

Cuantas veces hemos escuchado la frase “la naturaleza es perfecta“? Me imagino innumerables veces pero si nos detuviéramos un momento a pensarlo entenderíamos que es una frase real y concreta. Tomemos como ejemplo una mandarina: es una fruta pequeña protegida por una cáscara fácil de quitar que revela una fruta que consta de menos de 10 dientes. En este caso, la naturaleza ya ha racionado el fruto que, en una perspectiva generosa, se destinará tres cuartas partes al hombre y la cuarta parte restante a la propia mascota: ¡el perro! Por supuesto, esto no es un postulado botánico, sino una buena forma de decir que compartir nunca viene mal si bien modulado. Darle 2/3 gajos de mandarina a tu perro de forma puntual no es un problema sino, al contrario, una buena forma de premiar a nuestro fiel amigo. La única precaución a seguir es la denocciolamento: como suele suceder, la fruta tiene semillas de consistencia dura que si se acumulan en el intestino de nuestro perro pueden dar lugar a un preocupante oclusión. Ciertamente, las semillas de la mandarina no son tan grandes como las de un melocotón y esto es alentador. Pero eliminarlos (si los hay) antes de dárselos al perro puede ser una forma de prevenir y evitar cualquier tipo de problema.

Si quieres leer otros artículos similares a ¿Pueden los perros comer mandarinas?, le recomendamos que visite nuestra categoría Dietas equilibradas.