¿Por qué el gato no deja que sus patas se toquen? Averigüemos juntos

Cada animal tiene su propia debilidad que si se toca puede hacerlo vulnerable. Veamos juntos por qué el gato no deja que sus patas se toquen, tanto que en ocasiones presenta una actitud agresiva.

porque el gato no deja tocar sus patas
¿Por qué el gato no deja que sus patas se toquen? Descubrámoslo juntos (Adobe Stock Photo)

Puede ocurrir que note un comportamiento agresivo en el felino, que puede que nunca haya sido, cuando por error interpretándolo sí toca una pata.

Cada animal tiene un punto débil que si se toca puede hacerlo vulnerable. Tal vez ahí la pata es el punto débil del gato? A continuación explicaremos por qué el gato reacciona rascándose o mordiendo, incluso la persona que ama, cuando tu lo haces tocar las patas.

¿Por qué el gato no deja que sus patas se toquen?

patas de gato
¿Por qué el gato no deja que sus patas se toquen? (Foto de Adobe Stock)

La principal razón por la que el gato muestra una actitud agresiva cuando se tocan las patas, y el temor. Se sabe que las patas son partes muy sensibles del cuerpo y tanto las garras como las propias patas son muy importantes para el gato.

De hecho el las garras sirven a nuestro amigo de cuatro patas, tanto para cazar, tanto para trepar sin caerse como para defenderse de cualquier amenaza. Entonces el el gato puede reaccionar rascándote precisamente porque en ese momento te ve como una amenaza.

En cuanto a piernas, tienen muchos nervios que perciben las vibraciones del suelo y advierten al gato del acercamiento de alguien. Entonces, si tocas las patas del gato, este podría reaccionar agresivamente, ya que al ser partes sensibles de su cuerpo, el felino intenta a toda costa protegerlas.

A pesar de esto, sin embargo, hay algunos ejemplos de gatos que permiten a sus humanos acariciar sus patas sin tener ninguna reacción exagerada hacia ellos. Esto sucede porque el gato confía en ti y se relaja, por lo que no te ve como una amenaza.

Debe decirse que incluso si el tu gato está relajado cuando toque sus patas, le aconsejamos que tenga siempre cuidado. Al ser un animal que tiene un instinto de supervivencia, en cualquier momento podría cambiar de opinión y reaccionar agresivamente hacia ti.

Un poco como cuando el acariciar el vientre, en ese momento el gato confía en ti y está de buen humor y podría dejarte hacerlo, pero podría enojarse en cualquier momento, tal vez porque ya no quiere abrazar, y reaccionar mal porque hasta la barriga, como la pata, está un “punto débil”.

Usted también podría estar interesado en:

Maryland