Hemorroides en perros: síntomas y tratamiento

Hemorroides en perros: síntomas y tratamiento

Vea las fichas de los perros

Si observamos que el ano de nuestro perro es enrojecido o inflamado podemos asumir que sufre de hemorroides. Sin embargo, excepto en casos muy raros, los perros no tienen hemorroides.

En este artículo de AnimalPedia le explicaremos que los trastornos se confunden con hemorroides en el perroy, por supuesto, cómo evitarlos y tratarlos. A fin de que la situación no empeore y, por lo tanto, no sea más difícil de resolver, es importante ver a un veterinario tan pronto como aparezcan los primeros síntomas.

También podría interesarte: Tumor en el perro: Tipos, síntomas y tratamiento
Resumen
  1. ¿Puede un perro tener hemorroides?
  2. La inflamación anal en el perro
  3. Problemas con las glándulas perianales del perro
  4. Prolapso rectal en el perro
  5. Cómo tratar las hemorroides de los perros

¿Puede un perro tener hemorroides?

Generalmente NO, no podemos hablar de hemorroides en el perro. Las hemorroides son venas inflamadas en el recto o el ano. Parecen varices. Son producidos por el estrés durante la defecación o el aumento de la presión durante el embarazo, a veces aparecen y no se identifica ninguna razón específica. Son más comunes en los humanos debido a la conformación anatómica.

El cuerpo del perro es completamente distinto. Podemos decir que su disposición es horizontal mientras que la nuestra es vertical. Por lo tanto los perros no sufrirán de hemorroides.

El único caso en el que podríamos saber cómo son las hemorroides del perro sería en el caso de ciertos tumores que crecen en la zona anorrectal. Esto produce un aumento de la presión, la inflamación y el prolapso de toda la conformación anal. Estos tumores aparecerán al lado del ano y es muy probable que causen este tipo de “hemorroides” si los dejamos evolucionar sin tratarlos o si intervienen otros factores como el estreñimiento o la presencia de parásitos.

Hemorroides en los perros: síntomas y tratamiento - ¿Puede un perro tener hemorroides?

La inflamación anal en el perro

Si nuestro perro muestra inflamación, enrojecimiento, dolor o dificultad al defecar, no debemos pensar inmediatamente que se trata de las hemorroides del perro. Por el contrario, es más probable que nos enfrentemos a un problema de glándulas anales o prolapso rectalde la que hablaremos en los próximos párrafos.

Si lo que notamos es el ano irritado en los cachorros, debemos considerar la presencia de parásitos intestinales. Estos gusanos pueden causar diarrea si se concentran en grandes cantidades. El aumento de la evacuación irrita el ano y algunos de estos parásitos producen picor: estos factores harán que nuestro perro se arrastre por el suelo o se lama intensamente para aliviar el dolor.

Para evitar este problema es importante seguir un programa de desparasitación. Cuando adoptamos un cachorro tendremos que llevarlo al veterinario para que lo visite y nos diga el procedimiento de desparasitación más apropiado. Cualquier síntoma de molestia en esta área, tanto en cachorros como en perros adultos, debe ser una razón para consultar con su veterinario.

Problemas con las glándulas perianales del perro

Las glándulas perianales son sacos a ambos lados del ano. Su función es producir un líquido que ayuda a lubricar las heces, sale con ellos, y le da al perro su propio olor. A veces la secreción es muy espesa, las heces no comprimen suficientemente las glándulas o se produce alguna otra circunstancia que impide que este líquido se escape, y por lo tanto se acumula en estas glándulas, generando problemas, que pueden ser confundido con las hemorroides de los perros:

  • CompactaciónEl líquido no se escapa de las glándulas y permanece lleno. El veterinario tendrá que vaciarlas manualmente. Si su perro sufre frecuentemente de este problema, debería vaciarlos regularmente. Se recomienda una dieta rica en fibra.
  • Infección y vasculitisLa compactación de las glándulas puede crear una inflamación, al ser un área “sucia”, debido al alto número de bacterias que causan una infección dolorosa. En este caso, además de vaciar las glándulas, será necesario un antibiótico tópico y una desinfección.
  • Absceso: También en este caso se produce una infección, con fiebre e inflamación que se puede observar debido a su color rojo y púrpura. El pus se acumula y si se escapa forma el fístulas anales, responsable de las secreciones malolientes que necesitarán cirugía. En este punto, vaciar las glándulas ya no resolverá el problema. Los abscesos que permanezcan cerrados deberán abrirse para ser limpiados y será necesario desinfectar y administrar antibióticos orales. Si su perro sufre frecuentemente de estos episodios, se recomienda la extirpación de las glándulas.
Hemorroides en perros: síntomas y tratamiento - Problemas con las glándulas perianales del perro

Prolapso rectal en el perro

Es fácil caer en el engaño de pensar en las hemorroides cuando vemos una masa enrojecida o rosada saliendo de su ano. En realidad es un fragmento del recto que sobresalellamado prolapso rectalque se produce como resultado de un esfuerzo excesivo durante la defecación, un estreñimiento grave o, por el contrario, debido a la diarrea, el parto, etc., y que es causado por el uso del mismo tipo de animal, que no es la causa de la enfermedad.

Aunque hay diferentes niveles de gravedad, el prolapso debe ser tratado urgentemente por un veterinario porque corre el riesgo de Necrosis de aproximacióneso significa que las células expuestas morirán. En este caso habrá que extraerlo quirúrgicamente y reparar el intestino.

Si el prolapso es completo, aunque no sea necrosis, debe ser reducido con suturas. En los casos menos graves, el veterinario tratará de comprender la causa del prolapso para ver si puede tratarlo con un tratamiento sin cirugía, por ejemplo con productos que suavicen las heces y una dieta adecuada.

Cómo tratar las hemorroides de los perros

Aunque en general no podemos hablar de hemorroides en los perros, el prolapso o las infecciones que hemos descrito hasta ahora pueden confundirnos y hacernos pensar en esta enfermedad. Sin embargo, deben recibir atención veterinaria inmediata para que la situación no empeore.

Nunca tendremos que sustituir la aplicación de una pomada hemorroidal para perros por una visita al veterinario, aunque sea una droga famosa y fácilmente disponible.

Como hemos visto, el veterinario puede prescribir un tratamiento tópico. Cualquiera de las cremas caninas para “hemorroides” del perro debe ser prescrita por un profesional, que podrá identificar el producto más adecuado después de un control exhaustivo de la zona en cuestión. Si aplicamos una crema a un prolapso no sólo no lo trataremos sino que el tejido irá contra la necrosis. Si para una infección aplicamos una pomada en lugar de un antibiótico, el problema puede empeorar hasta el punto de provocar la aparición de fístulas. Por lo tanto, insistimos en la necesidad de ver a un veterinario.

Como normas de prevención es importante que su perro siga una dieta y reciba la hidratación adecuada. Las glándulas anales deben ser revisadas y desparasitadas regularmente para prevenir la formación de parásitos. Con todas estas atenciones evitaremos, en la medida de lo posible, la aparición de los factores que más comúnmente conducen a las mal llamadas “hemorroides” en los perros.

Hemorroides en perros: síntomas y tratamiento - Cómo tratar las hemorroides en los perros

Este artículo es puramente informativo, nosotros en AnimalPedia no tenemos la autoridad para prescribir el tratamiento veterinario o hacer cualquier tipo de diagnóstico. Le invitamos a llevar a su mascota al veterinario en caso de que tenga algún tipo de molestia o malestar.

Si desea leer otros artículos similares a Hemorroides en perros: síntomas y tratamientole recomendamos que visite nuestra categoría Otros problemas de salud.