El gato está cansado: cuáles son las señales para entenderlo

¿Tu gato parece cansado y no quiere hacer nada? Aquí están las señales que se deben tomar y cómo correr para cubrirse.

El gato cansado
El gato cansado: síntomas, causas y tratamientos

A veces, un gato no tiene ganas de abrazar o jugar como de costumbre. Si tiene menos energía y parece apático, es importante tener en cuenta qué otros signos deben considerarse antes de preocuparse. De hecho, el cansancio por sí solo no siempre es un síntoma de problema serio: a veces puede ser solo un episodio trivial. Aquí es cuando es un síntoma de que algo anda mal y qué hacer para ayudar.

El gato está cansado: todos los síntomas

Puede suceder que el gato duerma más de lo habitual, tenga menos energía y tenga menos ganas de estar con nosotros. ¡Extraño para un animal, así que siempre busca atención! Las señales a tener en cuenta a veces pueden ser imperceptible, pero no para un propietario atento y sensible.

Apatía

Uno de los síntomas, además del letargo y por tanto de un aumento considerable del tiempo de ‘siesta’ diario es el pérdida de interés en las actividades de rutina (recuerda que el gato es un animal sumamente habitual). Entonces, si notamos que no está ocupado jugando con la pelota habitual o no está tratando de atrapar moscas con sus patas, podría haber un problema.

Anorexia

La pérdida de peso sustancial es otro problema que ciertamente no puede pasar desapercibido. Está ligado a una disminución del apetito: si notamos que nuestro gato lleva varios días sin comer y sobre todo no se estimula a comer ni siquiera por los alimentos que le apasionan, podría esconder un malestar preocupante. Siempre hablamos con nuestro veterinario y concertamos una visita para descartar cualquier problema de salud.

Respiración

Si el gato no respira bien, los jadeos y las sibilancias son otro signo de fatiga. Puede suceder que el resfriado en el gato presente los mismos síntomas, pero aquí en particular cabe destacar si respira con la boca abierta, acompañando la respiración a una especie de sonajero o en todo caso un sonido diferente al habitual.

Diarrea y fiebre

también problemas intestinales o la diarrea puede debilitar al gato. Conduce a la deshidratación felina y hace que su sistema inmunológico sea más frágil y propenso a las infecciones. No es casualidad que el episodios de diarrea van acompañados de fiebre. Se debe tener cuidado de hidratarlo bien, incluso si este factor está relacionado con el siguiente problema.

Sed y micción

Puede suceder que el gato cansado pida beber continuamente y el agua del cuenco nunca sea suficiente. El problema de la bebida está relacionado con este aumento considerable del deseo de beber poliuria, es decir, producción de orina excesiva o anormal.

El gato está cansado: posibles causas

Es difícil establecer una causa única para la fatiga de los gatos. Podría estar vinculado a un evento que lo estresó de una manera particular, como la llegada a la familia de otro miembro humano o animal. Por lo tanto, factores psicológicos como el estrés y la depresión a menudo pueden inducir fatiga en los gatos. Por otro lado, nos pasa lo mismo cuando estamos deprimidos y no queremos hacer nada más que dormir.

No siempre es fácil identificar la causa de la depresión felina, pero ciertamente podría estar relacionada con ella. cambio en su rutina familiar: una nueva llegada o, a la inversa, la pérdida de un ser querido. Entre los factores externos que pueden provocar el estado de letargo y apatía también se encuentran las infecciones virales, bacterianas o por el ataque de parásitos en gatos y protozoos: pero los veremos más adelante.

Los trastornos intestinales como el estreñimiento también pueden crear un estado general de fatiga y letargo en los gatos. O un problema alimenticio puede ser la base de su inactividad: si quizás el gato se ha saltado (debido a nuestro olvido o ligereza) su comida o ha ingerido alimentos de mala calidad, puede sentirse cansado y pesado.

Incluso un golpe de calor en los gatos puede provocar fatiga: por otro lado, estar expuesto al sol durante mucho tiempo, sin una hidratación adecuada y sin posibilidad de sombra, puede poner mucho estrés en nuestro gato. Un alto nivel de calcio en sangre (Ipercalcemia) puede causar fatiga, así como su opuesto (Hipocalcemia).

El envenenamiento o en todo caso la ingestión de sustancias tóxicas puede tener entre los efectos la fatiga felina. ¿Cuáles son las sustancias venenosas que pueden causar este estado perenne de letargo y apatía? Zinc, ibuprofeno, anticongelantes, paracetamol entre los principales.

Enfermedades que inducen fatiga en gatos

El gato cansado
El gato cansado: ¿cuáles son las enfermedades que provocan la fatiga del gato?

Finalmente, las enfermedades que pueden estar entre las principales causas de fatiga felina merecen un párrafo aparte. Comprometen no solo la vitalidad sino la salud general de nuestro querido gato. Entre los primeros en considerar es l‘Herpesvirus felino, una infección viral común también conocida como “gripe felina”.

A esto le siguen las infecciones de Escherichia Coli, o aquellas relacionadas con bacterias que viven en el tracto gastrointestinal, que desde allí salen para llegar al tracto urinario y otras partes del cuerpo. La anemia felina infecciosa provoca fatiga y se debe a su vez a la destrucción de los glóbulos rojos que suministran oxígeno a los órganos; Peritonitis infecciosa felina o FIP, que también es muy peligrosa, a veces fatal. Otras causas incluyen la infección viral, similar al VIH humano, a saber, el virus de inmunodeficiencia felina y el virus de la leucemia felina, que causa inmunosupresión y cáncer.

Entre los parásitos responsables de las infecciones cardíacas y pulmonares se encuentra el Dirofilaria, infección por lombrices intestinales. Finalmente, el Piometra, infección del útero, osteomielitis o inflamación ósea y tularemia, por el ataque de garrapatas. Finalmente, algunos problemas coronarios y cardíacos, así como el cáncer, no pueden excluirse entre las principales razones.

El gato está cansado: diagnóstico y tratamiento.

Por supuesto, la primera persona en contactar para obtener ayuda es nuestro veterinario de confianza. El experto probablemente procederá con una examen completo del felino y necesitará todos los elementos más importantes para reconstruir su historial médico, incluidas las enfermedades actuales.

Entre las pruebas a las que puede someterse tu gato se encuentran: análisis de orina y sangre. estos se utilizarán para evaluar el estado de salud y la funcionalidad de los órganos internos y para excluir infecciones. Igualmente útil puede ser una ecografía para descartar tumores u obstrucciones, junto con radiografías de corazón y tórax para resaltar un posible problema cardíaco, derrame pleural o cáncer. Finalmente, un examen de las heces del gato puede descartar la presencia o ausencia de parásitos agresivos dentro del cuerpo del felino.

El tratamiento más adecuado depende del problema detectado, pero muchas veces el experto puede optar por recomendar la administración de líquidos intravenososEsto ayudará a hidratar al gato cansado y reponer los electrolitos. También puede recomendar una dieta específica, tal vez a través de un tubo de alimentación si el gato se niega a comer.

A estas ‘precauciones’, el veterinario podría asociar una terapia farmacológica basada en antibióticos, para el tratamiento de infecciones bacterianas y antivirales y terapia de apoyo para infecciones virales; finalmente fármacos antiparasitarios.

LEA TAMBIÉN: Síntomas de cáncer en gatos: 10 signos a tener en cuenta

Insuficiencia renal en gatos: causas, síntomas, tratamiento y prevención

FC

Amoreaquattrozampe ha sido seleccionado por el nuevo servicio de Google News, si quieres estar siempre actualizado por nuestras novedades SÍGUENOS AQUÍ