Cómo entrenar a un gato

Cómo entrenar a un gato

Ver Pestañas de Gatos

Los gatos son animales muy inteligentes y curiosos, que tienen una gran capacidad de aprendizaje. Sin embargo, en general, muchas personas pueden encontrar extraño enseñar cosas nuevas y trucos a un gato, más allá de la educación básica, debido a su reputación de ser animales bastante independientes.

Sin embargo, existe el entrenamiento felinoy esta actividad tiene muchos beneficios para su gato, proporcionando estimulación mental, diferentes retos en su vida diaria y, por supuesto, enriqueciendo su relación con usted. Así que si estás interesado en aprender a entrenar a un gatoasegúrate de leer este artículo de AnimalPedia hasta el final.

También podría interesarte: Cómo entrenar a un perro
Resumen
  1. ¿Qué es el entrenamiento felino?
  2. ¿Puedes entrenar a un gato?
  3. ¿Cómo entrenar a un gato?
  4. Trucos para entrenar a un gato

¿Qué es el entrenamiento felino?

El concepto de entrenamiento se refiere al acto de realizar un proceso de enseñanza con un animal, con el objetivo de que aprenda a realizar una acción después de que se le haya dicho que lo haga, ya sea con un gesto o con una orden oral.

Este procedimiento se realiza con todo tipo de animales, con la intención de enseñarles una amplia variedad de habilidades y/o trucos. Desde pequeñas acciones, como manosear o sentarse, hasta ejecuciones más complejas, como el baile.

Diferencias entre el entrenamiento y la educación de un gato

No hay que confundir este término con el de educación, ya que aunque este concepto está ligado a la formación porque tienen propósitos diferentes.

La educación es necesaria para que el animal aprenda a comportarse y adaptarse positivamente a las diferentes situaciones cotidianas. Por ejemplo, enseñar a un gato a jugar sin lastimarse implica que lo estás educando para que se comporte correctamente cuando juegas con él. No le estáis enseñando un comando en particular, como lo haríais en el entrenamiento, sino que le estáis enseñando a cambiar su comportamiento para que el juego sea una buena experiencia para ambos.

Si acabas de adoptar un gatito, quizás quieras leer nuestro artículo “Cómo criar un cachorro de gato”.

¿Puedes entrenar a un gato?

Ciertamente. El entrenamiento es un procedimiento que puede ser usado con todo tipo de animales, ya sean aves, roedores, etc. Todos esos animales que tienen la capacidad de aprender pueden ser entrenados si sabemos cómo enseñar, específicamente, la teoría de la acondicionamiento. Sin embargo, es necesario conocer las necesidades, las aptitudes y las pautas de comportamiento de cada especie a fin de establecer objetivos realistas.

¿Pero por qué no sabemos tanto sobre los gatos como sobre los perros? Las características individuales de los gatos los hacen más difíciles de entrenar que los perros. Porque los perros han estado con nosotros los humanos durante muchos siglos, y habiendo sido nuestros compañeros durante tanto tiempo han moldeado su cognición, creando una mente mucho más flexible e interés en gustarnos, así como en aprender, por lo que han sido utilizados para muchos trabajos diferentes y sabemos más sobre el entrenamiento canino.

Los gatos, por otro lado, son mucho más instintivos, no necesitan complacernos y nunca tuvieron que ser propensos a aprender, porque nunca tuvieron que hacer un trabajo específico para los seres humanos. En el mejor de los casos, se convirtieron en mascotas porque originalmente fueron mantenidos para asustar a los ratones, un objetivo para el que no hay necesidad de entrenarlos, porque lo hacen por sí mismos y para sí mismos.

Cómo entrenar a un gato - ¿Puedes entrenar a un gato?

¿Cómo entrenar a un gato?

El adiestramiento de un gato es un proceso que requiere consistencia, paciencia y comprensión del comportamiento de los felinos. El directrices que deberías tener en cuenta son:

Sesiones cortas

El tiempo que pases entrenando a tu gato no debe ser más largo que 15 minutosen diferentes días de la semana. De lo contrario, su gato puede perder fácilmente el interés, sobre todo si hace poco que ha empezado a entrenarlo.

Por esta razón, es mejor terminar la sesión antes de que su gato empiece a ignorarlo o se distraiga. Siempre asegúrese de que su gato sienta motivado durante toda la sesión y que eres tú quien termina el entrenamiento, no él cuando está cansado.

Premios y motivación

Es impensable entrenar a tu gato sin usar el refuerzo positivo, es decir, darle una suculenta recompensa cada vez que realiza la acción deseada. La recompensa motivará a su gato a aprender y a prestarle atención.

El recompensa en cuestión debe ser algo presente sólo durante la sesión de entrenamiento, algo de valor real que se asociará a estas sesiones, como bocadillos de gato, trozos de jamón, malta de gato…

Por último, en muchos de los trucos que puedes enseñar a tu gato, el premio servirá de guía para que se mueva como quiera para alcanzar una posición determinada.

Objetivos fáciles

Durante el entrenamiento, es necesario establecer metas fáciles acercándose gradualmente a la meta final.

¿Qué significa eso? Por ejemplo, si quiere enseñar a su gato a pararse sobre sus patas traseras, primero tendrá que recompensar cada levantamiento que haga sobre sus patas delanteras y aumentar gradualmente la dificultad, recompensándolo cada vez que haga progresos. Es decir, recompénsalo cuando levante una pierna, luego cuando levante dos piernas, luego cuando se levante por unos segundos levantando su cuerpo, etc. No puedes esperar que tu gato sea capaz de pararse en sus patas traseras desde el principio, porque no entenderá lo que le pides, ni podrá hacerlo, y terminará frustrándose.

Evita la manipulación física y el castigo

Muchas veces tendemos a tomar y mover el animal como un muñeco para enseñarle a ejecutar una orden. Este procedimiento no es del todo eficaz, porque el animal no entiende que tiene que adoptar una posición específica, sino que necesita ser motivado con una recompensa para realizar una acción.

La aplicación de la manipulación física en los gatos es muy contraproducente, porque si bien los perros pueden tolerar que se les manipule en mayor o menor grado según su carácter (por ejemplo, quitándoles la pata para enseñarles a darla), el gato simplemente lo odia, porque ser atrapado se percibe instintivamente como una amenaza. Por lo tanto, la sesión de entrenamiento diseñada para ser motivadora y divertida para el gato termina siendo desagradable.

De la misma manera, castigar que tu gato aprenda es inútil, porque no te entenderá y sólo generará desconfianza…Esto es completamente contraproducente si lo que quieres es que tu gato quiera estar contigo y tener confianza, con el objetivo de aprender cosas nuevas.

Gestos y órdenes verbales

Para enseñar a su gato a realizar una acción después de haberle pedido que lo haga con una orden verbal, tendrá que enseñarle a obedecer el gesto primero, porque normalmente es más fácil para ellos aprender a obedecer órdenes visuales.

Entonces tendrá que asociar al gesto un estímulo auditivo, una palabra corta y clara, que debe ser siempre la misma y con el mismo tono de voz para no crear confusión en el felino.

Entienda a su gato

No es lo mismo enseñar a un gato joven que a un gato adulto, y no deberías fijar los mismos objetivos para un gato tranquilo que para un gato bastante asustadizo. El límite de lo que puede y no puede enseñar a su gato dictará su bienestar. Es decir, si enseñar algo a tu gato implica que sufrirá estrés y/o dolor físico, debido a su edad, alguna patología, su carácter… simplemente tendrás que dejar de enseñarle esta orden y buscar una más simple o, obviamente, una que no le cause molestias, porque el entrenamiento debe ser una actividad rentable para ambos.

Usando el clicker

El clicker es una herramienta muy útil que se utiliza en el entrenamiento de todo tipo de animales, ya que permite enseñar muchos tipos de trucos y habilidades entre los más espectaculares, respetando el comportamiento natural del animal.

Es un pequeño dispositivo de plástico (cabe perfectamente en la mano) que cada vez que se pulsa un botón emite un sonido de “clic”, y sirve para indicar al animal lo que está haciendo bien, para que lo repita.

Para usar esta herramienta, primero debes cargar el clicker. Este paso consiste en asociar el sonido “clic” al refuerzo positivo. Por esta razón, en los primeros días de entrenamiento sólo debes enseñarle esta asociación para crear una buena base: dale a tu gato la recompensa y cada vez que se acerque para atraparlo, haz que suene el clicker. De esta manera, su gato entenderá que cada vez que el sonido haga “clic” recibirá una recompensa.

Cómo entrenar a un gato - ¿Cómo entrenar a un gato?

Trucos para entrenar a un gato

Un clicker es un pequeño dispositivo de plástico que emite un sonido, un “click”. La idea es animar al gato a relacionar el sonido con el premio. Este entrenamiento se basa en el reflejo condicionado.

¿Cómo se usa el clicker? Es muy simple, tienes que dejar el premio en el suelo y, mientras el gato se lo come, presiona el clicker. Repita esta acción varias veces. A medida que pasa el tiempo, cuando presione el botón del clicker, el gato comenzará a mirar a su alrededor. Una vez que consiga este tipo de atención de su gato, su gato estará listo para ser entrenado.

Para empezar a entrenar a su gato, le recomendamos que le enseñe estos simples trucos:

¿Como enseñar a un gato a sentarse?

  1. Sostenga el clicker en una mano y la recompensa en la otra.
  2. Levanta el premio por encima de la cabeza de tu gato.
  3. Su gato se sentará y/o se inclinará hacia atrás. Haga clic en el clicker y rápidamente entregue el premio.
  4. Continúe durante varias sesiones hasta que su gato se siente completamente y asocie el premio con la acción de sentarse. Cuando lo haga, asocie esta acción con un comando de voz claro, como “siéntate” o “siéntate”.

¿Como enseñar a un gato a acostarse?

  1. Sostenga el clicker en una mano y la recompensa en la otra.
  2. Pídele que se siente.
  3. Arrastra el premio al suelo por debajo de la altura de su cabeza.
  4. El gato comenzará a inclinar su cuerpo hacia el suelo. Haga clic en el clicker y rápidamente déle el premio cuando se acerque a la posición deseada (tumbado en el suelo).
  5. Cuando el gato interiorice el gesto, lo asociará con el comando de voz “acuéstate” o “abajo”.

¿Como enseñar a un gato a girar?

  1. Sostenga el clicker en una mano y la recompensa en la otra.
  2. Pídele al gato que se acueste en el suelo.
  3. Arrastra el premio en tu espalda de un lado a otro de tu cuerpo.
  4. Tu gato seguirá el premio con su cabeza, girando su cuerpo de lado a lado. Haz clic en el clicker y rápidamente entrega la recompensa.
  5. Cuando el gato entienda el gesto, lo asociará con el comando de voz “girar”.

¿Como enseñar a un gato a pararse en dos patas?

  1. Sostenga el clicker en una mano y el premio en la otra.
  2. Pídele que se siente.
  3. Arrastra el premio por encima de su cabeza para que lo siga, levantándose del suelo.
  4. Recompensa cada mínima elevación del suelo (incluso si es sólo una pierna), usando el clicker y recompensándolo en el momento.
  5. Una vez que aprende a levantar las patas delanteras, el tiempo que tendrá que estar de pie (es decir, primero un segundo, luego dos, etc.) aumenta gradualmente.
  6. Cuando el gato entienda el gesto, lo asociará con el comando de voz “arriba” o “de pie”.

Si desea leer otros artículos similares a Cómo entrenar a un gato…le recomendamos que visite nuestra categoría de Educación Básica.