Cómo cuidar a tu gato después de la cirugía


Cuando su felino regrese a casa después de la cirugía, necesitará su atención y apoyo más que nunca.

gato con collar isabelino

La duración del postoperatorio es variable (Adobe Stock Photo)

¿Cuál es la mejor forma de cuidar a tu gato después de una cirugía? Además de seguir estrictamente las directivas del veterinario, es necesario tomar medidas para implementar algunas medidas útiles que tengan como objetivo dar al animal la descanso correcto y el tranquilidad total para recuperarse lo antes posible.

Dall ‘suministro, ai espacios pasando por el superficie que tocará con sus patas o la elección de complementos útiles en esta delicada fase: aquí tienes algunos consejos prácticos para gestionar el retorno postoperatorio de tu gato.

También te puede interesar: Causas de la agresión en los gatos: física y psicológica

de contenido

Cómo cuidar a un gato después de la cirugía: el estado postoperatorio

Gato desorientado
La desorientación y las dificultades motoras se encuentran entre los síntomas más comunes de la postanestesia (Photo Pexels)

Suponiendo que el hora del postoperatorio de cada gato es enteramente variable, De hecho, depende de varios factores como la complejidad de la intervención, la edad, tamaño y salud previa de tu animal, notarás una condición común en él. El tipo de operación más frecuente en felinos machos es la castración, pero siempre es recomendable evaluar cuándo es imprescindible.

Una vez de vuelta a casa, aparecerá al principio desorientado, su las habilidades motoras finas ellos podrían resultar reducido y su sentido de precario equilibrio. También podría ocurrir uno estado alucinatorio que generalmente ocurre solo dentro de las 24 horas posteriores a la operación.

Riesgos después de la anestesia

Gato fatigado
Algunas alteraciones corporales afectarán a tu gato (Foto Pexels)

Después de la anestesia, el gato puede sufrir algunas alteraciones físicas y de comportamiento. Las variaciones más observadas son estados recurrentes de hipotermia con una fuerte disminución de la temperatura corporal, fatiga respiratoria, fenómenos de náusea mi Él vomitó y posibles variaciones en los niveles de glicemia.

Algunas complicaciones eventuales y repentinas están destinadas a ponerlo en alerta. Controle a su gato y comuníquese con su veterinario inmediatamente si se juntan los vómitos diarrea y ambos duran más de un día completo, si ocurre alguno tos persistente, se ha dolor durante la micción los defecación o si bebe y hace pis mucho más de lo normal.

También te puede interesar: Puntos de sutura para gatos: esto es lo que debes hacer después de la cirugía

Cómo cuidar a tu gato después de la cirugía: un suplemento suave

Gato preocupado
Cuando otros animales viven en la casa, la integración postoperatoria del gato en recuperación debe gestionarse de forma aún más paulatina (Foto Pexels)

Además de las molestias físicas y las posibles alteraciones fisiológicas, el felino podría estar particularmente nervioso mi susceptible. Son muchos los veterinarios que recomiendan el‘aislamiento en los primeros días del postoperatorio, ciertamente durante la primera noche. Luego elija una habitación apartada y tranquila para colocar su jaula de mascotas, que dejará abierta.

Dependerá de él elegir dónde acurrucarse dentro de los espacios que le has delimitado temporalmente. Evite cualquier fuente de estrés: no lo laves, no lo dejes salir y no intentes forzar el contacto. Saber relajar a tu gato es un arte, existen excelentes técnicas y consejos. En todo caso, espera pacientemente a que sea que se acerque y háblale suavemente en un tono muy bajo para hacerle sentir tu presencia.

Todas estas precauciones se vuelven aún más esenciales cuando están presentes en casa. otros animales. Lo posible reintegracion con los otros invitados de la casa se diseñará de manera gradual. Para facilitar la integración entre el gato convaleciente y los demás animales, en primer lugar hay que tener cuidado de borrar las huellas olfativo.

los olores antisépticos de la clínica podrían molestar a otros animales y resultarles extremadamente desagradables. Entonces cuida de lavar mantas y cualquier otro accesorio que haya estado en contacto con ambientes esterilizados. Si es necesario, utilice productos con liberación gradual de feromonas para higienizar las habitaciones más habitadas de la casa.

Accesorios útiles para una rápida recuperación

En presencia de suturas o heridas el gato intentará rascarse o lamerse (Foto Unsplash)

Otra precaución para facilitar la recuperación motora de su gato podría ser colocar algunos almohadas suaves los alfombras de piso justo afuera de la jaula para mascotas. Facilitarán su equilibrio y amortiguarán el contacto con el suelo duro y frío.

En caso de sutura los heridas en cambio es necesario utilizar algunos accesorios diseñados específicamente para que nuestro gato no tenga la tentación de paliza los rasguño las partes lesionadas. El clásico Collar isabelino El plástico rígido a menudo resulta difícil para los gatos. Llevarlo siempre resulta un desafío y la mayor plasticidad de los felinos les permite quitárselo con mayor facilidad.

Además, el ruido sordo y penetrante que produce el plástico al entrar en contacto con muebles y objetos suele aterrorizar y desorientar aún más al animal. Mejor entonces optar por yo cuellos acolchados nueva generación, más suave y confeccionada con materiales naturales como el algodón.

Otra opción válida podría ser la operadores de postes corporales que envuelven y protegen el cuerpo de nuestros gatos sin oprimirlos porque son elásticos y están fabricados con innovadores materiales transpirables.

También te puede interesar: Cómo inyectar a tu gato: todo lo que necesitas saber

Cómo cuidar al gato después de la cirugía: cómo regular con nutrición

Gato esperando
Después del primer día de ayuno, el gato suele tener la tentación de comer (Photo Unsplash)

La última cuestión a analizar es la relativa a la nutrición. Como ya hemos dicho, el gato puede sufrir inicialmente una sensación de náuseas y vómitos. Por eso es fundamental respetar el primer día ayuno, generalmente impuesto por todos los veterinarios. La falta de apetito felino siempre corre el riesgo de esconder un malestar más importante.

Tratemos de no obligar al gato a comer de todos modos. Podemos intentar tentarlo sin insistir demasiado, tal vez recalentar comida húmeda debido a una digestión más fácil. Si notamos que la renuencia de nuestro felino a comer no disminuye, intentamos alimentarlo directamente de nuestras manos, tal vez acariciandolo con delicadeza y dulzura.

CF