Vivir con un gato siamés: lo que necesita saber antes de adoptarlo

¿Estás pensando en adoptar un gato siamés? Vivir con este gato no es solo mimos y amor, necesitas saber cómo vivir con él.

viviendo con un gato siamés
(Foto Unsplash)

Una de las cosas que aprendemos desde una edad muy temprana es que los perros y los gatos, después de todo, son muy diferentes. Se dice que los gatos siameses son los felinos más odiosos del mundo. No, ese no es el caso en absoluto. Pero, antes de adoptar uno, hay algunas cosas que debemos tener en cuenta.

Gato siamés: una raza maravillosa

A la mayoría de las personas les gusta investigar un poco al decidir si comprar o no una mascota.

Viviendo con un siamés
(Foto Unsplash)

El siamés es una de las razas de gatos orientales más antiguas reconocidas, originaria de Tailandia (antes conocida como “Siam”).

Sabemos que el atractivo de sus grandes ojos de un azul profundo puede ser suficiente para convencernos de vivir con un siamés durante quince o veinte años, pero es importante que se tome su tiempo.

Entonces, informémonos antes de tomar cualquier decisión, para que tanto nosotros como nuestro gato seamos felices. Y básicamente, lo último que queremos es un siamés enojado.

Si, por el contrario, somos personas más “caninas”, que pensamos que nunca somos libres para sacar a pasear a nuestro perro peludo, o porque nuestro hogar no lo permite, entonces podría ser bueno para nosotros.

yo Los siameses son muy extrovertidos, a algunos incluso les gusta jugar a buscar como perros.

Maullido excesivo

Una nota característica de los gatos siameses, no amados realmente por todos, es que tienen un fuerte tendencia a la vocalización.

Viviendo con un siamés
(Foto Unsplash)

Al traer a nuestro siamés a casa por primera vez, podríamos pensar que es extraño que sea tan hablador, incluso hablador.

Es inútil intentar solucionar este problema. Los siameses son así. Quieren hablar y, además, quieren ser escuchados. Y si pensamos en un gato tranquilo y pacífico, ese no es realmente el caso.

Los siameses son temperamentalmente más perros que gatos y nada los hace más felices que hablar contigo sobre cómo les fue en el día.

Realmente aman el sonido de sus propias voces. Lo bueno de esto es que siempre tendrás a alguien con quien “hablar”.

Cuando está de buen humor, los maullidos de un siamés son dulce y sutil. Pero si está enojado, serán un verdadero ejercicio para nuestro cerebro.

Y ahora la verdad: el siamés hambriento es muy ruidoso, sobre todo si quiere algo en particular. No hay forma de evitar que nos moleste, ningún lugar donde esconderse.

Los siameses quieren mucho a sus dueños

Si queremos un gato porque creemos que son animales independientes incluso sin nosotros, entonces el siamés no es un gato para nosotros.

Viviendo con un siamés
(Foto Unsplash)

A estos perritos les encanta ser abrazados, incluso sostenidos en sus brazos y acunados constantemente. No queda más de una hora sin saltar sobre nuestro regazo o caminar por la casa.

Cuando aún es pequeño, este gato no da muchos problemas en este sentido, todo lo contrario. Pero con el paso de los años, a medida que crece, empeora. Incluso con niños.

De hecho, los niños no son las criaturas más amables con las mascotas, por lo que no siempre es fácil para un felino encariñarse con ellas. Sin embargo, este tipo de gato es amable y generoso incluso con los niños.

Es una de esas mascotas que, más que muchas otras, podría sufrir ansiedad de separación. Por eso debemos pensar, antes de adoptarlo, cuántas horas del día realmente estamos en casa.

Esta raza también es famosa por sus celos incontenibles si no recibe suficiente atención. Debido a esto, algunas personas piensan que son traviesas y “malas”. Pero ese no es realmente el caso, simplemente luchan por lo que les importa y son demasiado sensibles.

Dado que esta raza puede aburrirse fácilmente, tenemos que asegurarnos de comprar muchos juguetes, un poste para rascar y algo para subir. Les encanta jugar y esconderse en los puntos altos de la casa.

Esta raza es difícil de entrenar.

Aquí está el mayor secreto de todos: los siameses son extremadamente difícil de entrenar, por cualquier método posible.

Viviendo con un siamés
(Foto Unsplash)

Quizás este sea uno de los factores que distinguen a los siameses de otros gatos, pero en realidad ni siquiera un especialista lo logrará, aunque solo sea para intentar enseñarles algunos trucos de obediencia.

No se puede entrenar a un animal que se cree superior a prácticamente todo. Y esta raza es conocido por su inteligencia y capacidad para adquirir nuevas habilidades.

No lo convencerán de hacer lo que queremos. No será comprado por ningún premio que le ofrezcamos. Cualquier refuerzo o recompensa positiva será solo una forma de mimarlo más.

Lo único que podría tener algún efecto, o al menos podría hacer que se aleje momentáneamente cuando esté de humor para molestarnos con su acoso diario y simplemente no puedes seguirle el ritmo, es el abrazo.

Si lo mimamos demasiado mientras charla o hace sus cosas, el siamés se marchará irritado, dejándonos respirar un momento.

Aunque es posible entrenar a este gatito jugar a la pelota o caminar con una correa, debe ser algo que al menos le interese hacer. Estos gatos solo hacen lo que quieren.

Actitudes obsesivo-compulsivas

Es común que los gatos siameses se involucren en comportamientos compulsivos, como morderse o lamerse constantemente.

enfermedades siameses comunes
(Foto de Adobe Stock)

También pueden aspirar lana o algún otro tejido, ya sea practica la llamada “pica”, que es la manía de comer objetos que no son en absoluto comestibles y, por tanto, bastante indigestos.

Este comportamiento generalmente comienza antes de los dos años, por lo que si notamos que su gato hace estas cosas con regularidad, podría ser hora de hablar con su veterinario.

Usted también podría estar interesado en: El gato siamés: un felino exigente

Cuidado estándar para un siamés

Una de las cosas realmente buenas de esta raza es que necesitan cuidados muy simples. Su pelaje corto y fino se puede arreglar fácilmente con un cepillado semanal.

Gatitos siameses (Foto Adobe Stock)
(Foto de Adobe Stock)

Sin embargo, se debe cuidar la higiene dental para prevenir enfermedades periodontales. Lo mejor es cepillarse los dientes todos los días, como máximo una vez a la semana.

Debido a su físico alargado y delgado, los siameses tienen tendencia al sobrepeso. Por lo tanto, su dieta debe ser controlada y cuidada.

Hay algunos tipos diferentes de gatos siameses y se distinguen por manchas de color en la cara, orejas, patas y cola, y deben tener una coloración clara.

  • Siamés de raza estándar: el siamés más común, tiene grandes ojos azules, una hermosa cabeza triangular y cabello corto; tiene un cuerpo musculoso y un perfil atlético.
  • Punto de sellado: reconocible por su pelaje leonado, que suele oscurecerse con la edad. Tienen caras de color marrón oscuro, como el ámbar.
  • Chocolate: Tienen hocico marrón oscuro y pelaje color crema. El color del cuerpo es más claro que el Seal Point y la nariz tiende a ser rosada.
  • Punto azul: muy marcado por el pelo azulado de la cara, orejas y punta de la cola.
  • Punta Liliac: tienen hocicos violáceos, grisáceos o rosáceos pálidos. Su pelaje suele ser más claro que el de los otros tipos.

Usted también podría estar interesado en: Salud del gato siamés: cuáles son las enfermedades más comunes

Consejo editorial

F