Vendar la cola del gato: cuándo y cómo tratarlo correctamente

¿Crees que está roto o conviene inmovilizarlo? Esta es la mejor manera de vendar la cola de tu gato y curarla con los movimientos correctos.

Venda la cola del gato
(Foto Pexels)

¡Nunca puedes estar seguro! Incluso los gatos más atléticos y valientes pueden lastimarse y causar lesiones más o menos graves en todo el cuerpo. ¿Qué hacer si la parte afectada es la cola, una de las herramientas que utiliza para comunicarse y es fundamental para su caminar y su equilibrio? Esto es lo que debe hacer si es necesario vendar la cola del gato y cómo hacerlo más fácil en unos pocos pasos.

Cómo el gato puede romperse la cola

Si lo vemos saltando desde alturas peligrosas y deslizándose como un cohete entre autos en la calle, no es tan difícil imaginar que el gatito podría lastimarse. Y si es la cola, una de las partes más importantes de su cuerpo, la que la paga, tienes que correr para cubrirte.

Gato en la calle
(Foto Pixabay)

Pero, ¿cómo se puede romper una cola? En primer lugar, puede haber lesiones y heridas de las que se derrame sangre (lo que no augura nada bueno). Cuando la cola se rompe por una fractura, el gato no podrá moverla: si tiende a quedarse en el suelo y se arrastra como un lastre con respecto al resto del cuerpo, podría romperse.

Si sale sangre, es probable que el gato haya peleado con un animal similar o con algún otro animal, o que se haya lastimado con un trozo de vidrio u otro objeto punzante que haya lesionado esta importante parte del cuerpo.

Cuando el gato se rompe la cola suele sentir dolor cuando intentamos tocarlo, por lo que también tenderá a ‘apartarlo’ de nuestras manos curiosas. De hecho, no será tan fácil convencerlo de que se venda, pero es la mejor manera de mantener quieta la cola rota del gato mientras espera que el veterinario nos dé la bienvenida.

Usted también podría estar interesado en: El gato levanta la cola y todas las demás posiciones: lo que quiere comunicar

Envolver la cola del gato: cómo hacerlo en unos pocos pasos

Un gato puede lesionarse fácilmente, por lo que aprender algunos conceptos esenciales de primeros auxilios es absolutamente necesario si no queremos apresurarnos al veterinario por cada trauma.

Venda la cola del gato
(Foto Pexels)

Entonces, aprender a manejar al gato en esos momentos dolorosos y aprender a hacer vendajes y apósitos en unos pocos movimientos es algo que deberíamos hacer pronto. En primer lugar será necesario saber evaluar el daño y las condiciones de la cola felina: si es claramente visible sangrado debe desinfectarse con gasas esterilizadas y desinfectante.

Inmovilizar al gato

Si planeamos darle a nuestro gato dolorido un vendaje sin primero inmovilícelo, digámoslo de inmediato: es una idea loca. El gato nunca dejará que nadie lo toque, ni siquiera su humano favorito: el dolor lo hará moverse e incluso podría volverse agresivo para no ser tocado.

Un collar isabelinoo es la mejor solución para mantener quieto al gato y también para protegernos de sus arañazos y mordeduras; pero también debemos obtener ayuda de alguien que mantenga las piernas quietas para poder continuar.

Evaluar la fractura de la herida

Si sospechamos que la cola está rota pero no hay manchas ni filtraciones de sangre, podemos proceder a vendar. En caso de que notemos rastros de sangre, nos aseguramos de desinfectar la herida antes de que se convierta en una infección y luego hacer que un veterinario de confianza la revise.

Todos usamos materiales esterilizados y colocamos al gato sobre un paño limpio. Cortamos los pelos largos que puedan infectar la herida y procedemos a desinfectarla con peróxido de hidrógeno o con un desinfectante específico que no se queme. Eliminamos con pinzas esterilizadas los pelos o residuos de tierra u otros.

Pon la férula en la cola

Corresponderá al veterinario proceder, si lo considera necesario, a un vendaje antiinflamatorio y antibiótico con férula. De hecho es una operación delicada y no es recomendable hacerlo solos a menos que seamos expertos.

La férula también puede consistir en dos piezas de cartón rígido, envuelto con cinta adhesiva: ¡tenga cuidado de no apretar demasiado el vendaje alrededor de la cola! La férula debe estar ajustada contra la cola del gato para que esté firme y no se mueva, pero no demasiado apretada, ya que causará dolor adicional.

Desinfecta la herida del gato.

En caso de que exista alguna herida o lesión a tratar con desinfectante, debemos asegurarnos de que secar rápidamente para evitar que la zona afectada permanezca húmeda debajo del vendaje.

En la práctica tenemos que dejar que la herida desinfectada “respire”, asegurándonos de que nada pueda subir. Por lo general, el veterinario recomienda proceder con el vendaje al menos dos veces al día y evaluar el estado de la cola cada vez.

Usted también podría estar interesado en: Lesiones en la cola del gato: un verdadero malestar para el felino

Vendar la cola del gato: algunos consejos más para vestirse

Lo primero que hay que hacer es no improvisar a los veterinarios: si no estamos seguros de qué hacer o no estamos familiarizados con apósitos de este tipo, inmediatamente llevamos al gato al experto.

Gato en el vientre
(Foto Pexels)

En el camino puede ser útil vendar la cola lesionada o fracturada con los métodos descritos anteriormente, para inmovilizarla lo más posible y evitar más dolor al gato. Cuando regrese a casa, es probable que el gato siga siendo agresivo y sufra el dolor: debemos asegurarnos de que se toque lo menos posible, para que el trauma o la herida cicatrice más rápidamente.

El collar isabelino para gatos Una vez más, puede ser una solución para evitar que el gato se quite el vendaje con la boca y no lo toque. Hay de todo tipo en el mercado: tal vez podamos elegir uno suave que sea lo menos molesto posible de llevar para un gato.

Francesca Ciardiello