Senos hinchados en perros: causas comunes, riesgos y posibles soluciones


¿Los senos hinchados en los perros esconden un problema de salud? Cuando la causa es común y cuando su salud está en riesgo.

Senos hinchados en perros

Senos hinchados en perros: causas y soluciones comunes y peligrosas (Photo AdobeStock)

¿Hemos notado que los senos de Fido se ven más hinchados de lo habitual? Las causas podrían ser distintas: desde un embarazo real hasta uno histérico, sospechar otras patologías mucho más graves de las que la hinchazón de los senos es solo un llamado de atención. Es absolutamente necesario identificar estos signos preocupantes en el perro para correr a cubrirse y con la ayuda de un experto. Esto es lo que debe hacer en caso de pechos hinchados en el perro.

También te puede interesar: Esterilización química en perros: cómo funciona y qué riesgos presenta

de contenido

Senos hinchados en perros: causas comunes (y menos alarmantes)

Cachorros
Cachorros comiendo (Foto Pixabay)

Es obvio que incluso el más mínimo cambio físico por parte de nuestro querido cuadrúpedo puede ponernos ansiosos, sobre todo cuando desconocemos el origen. En el caso de las mamas hinchadas, sin embargo, no necesariamente tenemos que pensar en alguna neoplasia, ya que las causas podrían ser más generales y también de más fácil resolución. Comencemos con estos y luego abordemos discursos más ‘desafiantes’.

  • El embarazo: ¡Empecemos diciendo que un perro con las ubres hinchadas no es necesariamente un perro enfermo! Puede que sea precisamente en una fase de la gestación que ‘prevé’ este cambio físico, precisamente para dar cabida a la leche que alimentará a los cachorros una vez que nazcan. Comenzarán a hincharse a partir del día 25 de gestación en adelante y también es probable que veas algunas secreciones después del primer mes. Si notamos este cambio físico en la perra, además de agotamiento e inapetencia, es el caso de correr al veterinario para saber si nuestra perra está esperando cachorros y prepararnos adecuadamente para el feliz acontecimiento (Leer aquí: El embarazo de la perra: las fases, los síntomas y consejos prácticos).
  • Embarazo histérico: ¿un embarazo falso puede hacer cambios físicos en Fido como si fuera real? Aparentemente sí. Aunque no se considera una enfermedad, el embarazo histérico en las perras se puede adivinar a partir de algunos signos que afectan no solo el comportamiento y la actitud del perro, sino también los cambios físicos. Además de los senos hinchados, también pueden producir leche. Si los síntomas no desaparecen en 2-3 semanas, es probable que se convierta en mastitis y otras infecciones mamarias, por lo que es mejor confiar en el experto antes de que sea demasiado tarde.
  • Hora de la comida: en este período las ubres de las perras continúan hinchadas debido a la acumulación y producción continua de leche para los cachorros (Leer aquí: Lactancia de las perras: características, nutrición y todos los riesgos). Sin embargo, es posible que, incluso después de la fase de lactancia, no recuperen la elasticidad y forma del pasado. Generalmente en la fase de destete las ubres, así como la barriga, se reducen, pero puede suceder que queden colgando y más blandas incluso después del destete de la perra.
  • Calor: en esta fase absolutamente natural de la perra que no ha sido sometida a ninguna intervención de esterilización, las ubres pueden hincharse (leer aquí: El primer celo de la perra: las fases, la duración y los consejos). Hasta ahora todo normal, sobre todo si no hay rastro de secreciones de los pezones. Si podemos calcular su ciclo, también sabremos cuándo esperar este cambio físico, sin preocupaciones.
  • Causas externas: puede ser un alérgeno o un golpe de un objeto. En el primer caso, de hecho, la mama se hincha por una reacción a la picadura de un insecto, un parásito o por el contacto directo con algo que podría haber desencadenado una reacción alérgica en el perro, precisamente en esa zona. Pensemos, por ejemplo, en algunos productos de limpieza a los que la piel del perro es especialmente sensible. Al mismo tiempo, los traumatismos y las lesiones pueden hacer que la zona se hinche e incluso dar lugar a algunas infecciones bastante molestas y en ocasiones dolorosas para el perro.

Usted también podría estar interesado en: Reproducción en la perra: las 4 fases del ciclo estral

Senos hinchados en perros: cuando preocuparse

Pecho
Ubre de perro (Photo AdobeStock)

Aunque la visita al veterinario también puede resultar de gran utilidad en las situaciones descritas anteriormente, existen algunas situaciones más graves en las que la intervención del experto es absolutamente necesaria. También es importante intervenir con prontitud para evitar que el problema de salud empeore. De hecho, si las mamas están hinchadas en el perro es posible que en la base haya una mastitis, una neoplasia y otros problemas patológicos a tratar: veámoslos individualmente.

Mastitis: es una inflamación de las glándulas mamarias y que se traduce en una hinchazón de la zona, más o menos grave según los casos. Puede ocurrir tanto en el período de lactancia como en el caso de un embarazo histérico. Se presenta con inflamación de la zona, abscesos y, en ocasiones, incluso gangrena glandular. Puede ir acompañado de secreción con picazón y sangrado. Los senos aparecerán hinchados, rojos y ciertamente muy dolorosos al tacto. Es necesario intervenir de inmediato para evitar que el problema se expanda y comprometa definitivamente la salud del perro.

Neoplasias: este término (inquietante) hace referencia a patologías muy frecuentes, que no son solo prerrogativa de las perras. En particular, se trata de los ancianos que, después de 10-12 años, sufren tumores de este tipo (Lea aquí: El perro anciano: todas las enfermedades y riesgos de la edad). Entre las causas desencadenantes encontramos la administración de fármacos que previenen o alivian los síntomas del celo, pero también la obesidad del animal. Se presentan en forma de nódulos únicos o múltiples, de varios tamaños y formas, o quistes. El tamaño no es un signo de malignidad menor o mayor., pero es necesario intervenir de inmediato para evitar metástasis y que el tumor ataque a otros órganos.

Soluciones y remedios para ubres hinchadas en perros

Senos hinchados en perros
Senos hinchados en perros: causas, diagnóstico y tratamiento (Photo AdobeStock)

Dado que en caso de embarazo, calor y las causas más comunes de este agrandamiento de los senos, estas son situaciones que deberían desaparecer por sí solas o con alguna pequeña ayuda que podemos pedirle a nuestro veterinario de confianza que nos sugiera, las soluciones que discutiremos en este párrafo trata de mastitis y neoplasias. El tratamiento de estas patologías es muy delicado y lamentablemente los resultados no siempre son reconfortantes. Las distintas intervenciones recomendadas suelen seguir una serie de pruebas diagnósticas, como análisis de sangre y orina, así como radiografías de tórax para descartar la presencia de otras metástasis.

Cómo curar la mastitis en perros

Cachorros adheridos a las ubres
Bebés adheridos a la ubre (Foto Pixabay)

En el caso de la mastitis en perros, existen dos corrientes de pensamiento opuestas para afrontar la situación: la primera línea recomienda continuar con la lactancia materna, aunque la leche es menos nutritiva. El segundo, en cambio, opta por la nutrición artificial y el uso de probióticos. Para el tratamiento de la mastitis, normalmente se recomienda el uso de antibióticos durante al menos 2 a 3 semanas, pero también antiinflamatorio, junto con compresas de agua caliente, que pueden calmar y desinflar la zona.

Finalmente, si el veterinario lo considera necesario, se deberá realizar una cirugía. La cirugía consiste en un drenaje de los abscesos de las glándulas mamarias pero en los casos más graves tendrás que optar por uno mastectomía.

Curas probables para otras neoplasias

En este caso, no existe un único tipo de intervención, ya que mucho depende del tamaño y el tipo de cáncer a tratar. La operación suele ir seguida de un ciclo de controles para excluir la nueva formación de la enfermedad. Finalmente, es imposible no mencionar un tipo de intervención preventiva que, si no ayuda a solucionar el problema de las ubres hinchadas en el perro, al menos lo previene: la esterilización del perro (leer aquí: Esterilizar al perro por motivos de salud: cuando deberías hacerlo). Sirve para prevenir la formación de tumores de ovario y útero pero también de las mamas: de hecho, las perras esterilizadas antes de la primera fase de celo, casi no tienen posibilidades de desarrollar la enfermedad. Incluso en la vejez este tipo de operaciones dará sus frutos, gracias a la menor incidencia de cáncer en los especímenes esterilizados.

Francesca Ciardiello