¿Pueden los perros comer miel? Riesgos y beneficios de este alimento

La miel es un alimento dulce con innumerables beneficios. ¿Pero puede comerlo el perro? Descubramos los riesgos y beneficios para nuestro Fido.

perro come miel
(Foto Pexels)

Producida por la polinización de las abejas, y no solo, la miel es rica en nutrientes. No solo proporciona energía, sino que también ayuda a nuestro sistema inmunológico. Por sus múltiples propiedades beneficiosas se ha convertido en uno de nuestros aliados domésticos más importantes y a menudo lo usamos en casa como remedio natural para los dolores de garganta, por ejemplo, pero también para el cuidado de la piel, el cuidado del cabello y por qué no, para endulzar el nuestros dias.

Pero dale esta dulce comida innumerables beneficios ¿También es útil en la nutrición de nuestro amigo de cuatro patas? Con las cantidades adecuadas y en las ocasiones adecuadas, alimentar a nuestro perro solo puede hacerle bien.

Los beneficios de la miel para nuestro perro

los miele es rico en azúcares naturales (fructosa y glucosa), antioxidantes, vitaminas (grupo C y grupo B) y minerales (como calcio, fósforo, magnesio, potasio y sodio), por lo que los expertos han confirmado que, en el derecho cantidad, incluso el perro puede comer miel.

beneficios perros de miel
(Foto Pexels)

Aparte de dos excepciones que veremos más adelante, podemos confirmar que la miel es bueno para los perros. Con sus propiedades calmantes, antiinflamatorias, antibióticas, antisépticas, cicatrizantes, diuréticas y laxantes, podemos dárselo a nuestros amigos de cuatro patas en varias ocasiones.

Tomemos algunos pequeños ejemplos:

  • si es nuestro el perro tiene tos o dolor de garganta podemos darle directamente dos cucharaditas de miel o diluirlas con un poco de limón: gracias a su principio calmante aliviará la inflamación de las vías respiratorias;
  • si Fido es herido en la pierna podemos cubrir el corte, o la excoriación, con una capa de miel dejándola actuar: notaremos sus efectos cicatrizantes en poco tiempo;
  • también genial para perros anémicos. Gracias a su aporte de hierro, la miel aportará al perro la energía adecuada para combatir la debilidad por anemia.

Por supuesto, todas estas propiedades están presentes mayoritariamente en las mieles naturales, sin edulcorantes ni conservantes. Por lo tanto, es bueno preferir la miel orgánica a la miel “comercial”.

Ven administrar miel a nuestro perro? Eso sí, sin exagerar nunca y en base al uso, es posible darle a nuestro perro dos cucharaditas de miel al día directamente o diluida en agua, o en una manzanilla.

Usted también podría estar interesado en: Remedios naturales para curar a un perro anciano

Cuando no darle miel a tu perro

Aunque rico en propiedades nutricionales, no siempre es bueno para nuestro perro. Averigüemos por qué.

cachorro
(Foto Pexels)

La miel no se le debe dar a nuestro perro de forma superficial. Es importante conocer cuáles son sus condiciones:

  • si es nuestro el perro es diabético u obeso darle miel podría agravar su situación, ya que es rica en fructosa y glucosa. En esta circunstancia, es importante consultar siempre primero al veterinario;
  • si nuestro perro es un cachorro de menos de 18 meses absolutamente no debemos dárselo. En este grupo de edad, nuestro amigo de cuatro patas aún no ha desarrollado bien el sistema inmunológico y la presencia de esporas en la miel podría dañarlo.

Usted también podría estar interesado en: Alimentos nocivos para perros

Tipos de miel excelentes para Fido, pero no solo

Existen muchos tipos de miel que podemos alimentar a nuestro perro con moderación y en las cantidades adecuadas.

miel para perros
(Foto Getty Images)

Pero es muy importante recordar dárselo solo miel natural, el orgánico. Evitando los tipos de miel más ‘comerciales’ (esas que podemos encontrar fácilmente en cualquier supermercado), ya que contienen una gran cantidad de edulcorantes y conservantes que pueden perjudicar a Fido.

Seguro que hasta la fecha, dadas sus increíbles propiedades, el tipo de miel más buscado y consumido por nuestro perro es el miel en manuka (Manuka es una planta que crece en Nueva Zelanda). Si nuestro el perro tiene tos, ¡es perfecto!

La presencia de una molécula particular presente en su flor le da a la miel no solo un sabor fuerte y agradable, sino también capacidades terapéuticas. De hecho, gracias a sus propiedades antibacterianas, la miel de Manuka se usa comúnmente para combatir los trastornos gástricos y también para curar heridas.

Otro tipo de miel que podemos darle a nuestro perro es miele d’Acero (pero siempre orgánico, lo recomiendo). Aunque no es una miel de abeja, sino que se produce al extraer la savia del arce, este néctar es rico en minerales, antioxidantes y vitaminas. Principios que son buenos no solo para nosotros, sino también para nuestro amigo de cuatro patas.

Sin embargo, debemos darte una advertencia. Preste mucha atención a la miel producida con el néctar de algunas plantas venenosas (como la azalea o el acónito por ejemplo), ya que en algunos casos y si se toma en dosis excesivas podría ser tóxico no solo para el perro, sino también para nosotros.

Sí, el perro puede comer miel, pero siempre es recomendable consultar primero a su veterinario.

Rossana Buccella