¿Pueden los gatos comer pistachos? La verdad sobre esta comida


El otoño es la temporada de los frutos secos y ofrece una amplia muestra. ¿Pueden los gatos comer pistachos? ¡Descubrámoslo juntos!

¿Pueden los gatos comer pistachos?  (Foto de Adobe Stock)

¿Pueden los gatos comer pistachos? (Foto de Adobe Stock)

Levanten la mano si nunca le han dado comida al gato, tal vez durante su propia merienda, porque su mirada lánguida y hambrienta les tiene lástima. Durante estas comidas rápidas, la fruta suele ser la maestra, que no es el alimento predeterminado para nuestros pequeños gatos. Por ejemplo, ¿Pueden los gatos comer pistachos? Esto es lo que debe saber al respecto.

Fruta en la dieta del gato

gato come fruta
(Foto Flickr)

Cuando se trata de suministro, la gato, ya sabes, es un animal extremadamente curioso pero a la vez muy selectivo: casi nada parece adecuado para su paladar refinado y las ocasiones en las que rechaza nuestras propuestas no son raras.

En realidad, detrás de la aparente exigencia del gato hay necesidades alimentarias muy específicas, que no podemos dejar de tener en cuenta en la elaboración de un menú realmente adecuado para nuestro perro peludo.

El gato es un carnívoro forzado: no puedo prescindir de la carne; nunca puede faltar en su menú, es más, debe estar presente de manera preponderante. Esto no significa que no pueda comer otros tipos de alimentos, siempre que sean en cantidades modestas.

El pescado, los huevos, los cereales, pueden aportar beneficios al felino, siempre que se den en la medida adecuada. Y el Fruta? El gato en la naturaleza no se lo come, ni lo necesita, porque no aporta beneficios significativos.

De hecho, los riesgos negativos son mucho mayores. Esto no quiere decir que el gato nunca pruebe la fruta, pero requerirá una estrecha supervisión de nuestra parte.

Gatos y pistachos: una combinación para … evitar

(Foto Pixabay)

Sí, los gatos no pueden comer pistachos; o mejor dicho, no se recomienda. Tranquilizamos a los lectores, no es la fruta la que puede causar intoxicación a los gatos, pero eso no significa que puedan comerla.

La razón es obvia: un consumo excesivo (aunque te parezca una pequeña dosis) podría provocar que el felino dolores gastrointestinales Es posible Él vomitó. Sin mencionar que los frutos secos no son muy digeribles para el gato, y esto podría provocar hinchazón intestinal.

Otro peligro es el de obstrucción dentro de intestino, una condición muy peligrosa que incluso podría tener consecuencias fatales. Esto suele ocurrir si el gato ha ingerido cáscaras o semillas de frutas.

El riesgo es que se trague accidentalmente las cáscaras de pistacho, especialmente si se dejan desatendidas en casa.

También te puede interesar: Alimentar al gato en otoño: qué cambiar con los primeros resfriados

Consejos útiles

El lenguaje de las orejas del gato
(Foto Pixabay)
  • Siempre es mejor prevenir que curar: por lo tanto, si eres aficionado a los pistachos, mejor esconderlos en un lugar inaccesible para nuestros gatos curiosos;
  • Si el gato comiera pistachos, que no cunda el pánico: como se mencionó, es un tipo de fruto seco no venenoso para nuestros pequeños peludos. El riesgo real es que hayan ingerido una cantidad excesiva de pistachos o hayan ingerido las cáscaras;
  • Si el gato muestra signos de malestar por la ingestión de pistachos, llévelo inmediatamente al veterinario de confianza;
  • Si no sabes qué comida daña al gato, pero mantenga los pistachos en un lugar accesible al animal, señale la circunstancia al profesional.

También te puede interesar: ¿Pueden los gatos comer avellanas? Todo lo que necesitas saber sobre esta fruta.

Antonio Scaramozza