¿Pueden los gatos comer almendras? Esto es lo que debe saber sobre esta fruta.


El otoño trae consigo muchas frutas para comer, incluso para nuestros pequeños peludos. ¿Pueden los gatos comer almendras? Descubramos la respuesta juntos.

¿Pueden los gatos comer almendras?  (Foto de Adobe Stock)

¿Pueden los gatos comer almendras? (Foto de Adobe Stock)

Las almendras son algunas de las frutas más suculentas de la temporada otoñal; además de deliciosos, aportan varios beneficios, si se consumen en la cantidad adecuada. A menudo nos sentimos tentados a compartir frutas con nuestras mascotas, especialmente durante un refrigerio. Pero los ¿Puede el gato comer almendras? Esto es lo que debes saber.

También te puede interesar: Alimentar al gato en otoño: qué cambiar con los primeros resfriados

¿Pueden los gatos comer almendras?

¿Pueden los gatos comer almendras?  (Foto de Adobe Stock)
¿Pueden los gatos comer almendras? (Foto de Adobe Stock)

Empecemos por una premisa fundamental: la fruta no está presente en la dieta natural del gato. El felino no lo necesita y en la naturaleza tampoco lo necesita totalmente. Esto no quiere decir que no pueda saborear la fruta y que en la cantidad adecuada no pueda tener beneficios para su salud. Pero se necesita mucha atención.

Es necesario respetar cuáles son las características alimentarias innatas de gato, eso es un carnívoro. Y por tanto su dieta tendrá que basarse casi exclusivamente en carne. Solo el 10% de su carta puede encontrar otros alimentos: pescado en primer lugar, pero también cereales y frutas.

Es muy importante actuar con precaución a la hora de alimentar al felino: hay tantas frutas que están prohibidas para los gatos. ¿Almendras también? Desafortunadamente, sí, no se recomienda en absoluto alimentar al gato con almendras.

Por qué las almendras son malas para los gatos

gato enfermo
Un gato que come demasiadas almendras puede tener varios problemas de salud (Foto Adobe Stock)

Es bueno partir de una suposición: la almendra en sí no es venenosa para el gato. Si el gato ingiere accidentalmente una almendra, o lo hace en un momento de distracción, no hay peligro de intoxicación felina. Sin embargo, estas son frutas que no puede comer.

De hecho, incluso comiendo almendras en cantidades muy pequeñas, el gato no obtendría ningún tipo de beneficio y los posibles efectos solo podrían ser negativos. Primero de todo el todo fruta seca contiene grandes cantidades de grasas, que el gato no es capaz de asimilar correctamente.

Si el gato ingiriera una cantidad excesiva de almendras para su organismo, fácilmente podría encontrarse con diversos problemas, que van desde indigestión hasta vómitos, desde diarrea hasta problemas renales (en particular, existe el riesgo de este último trastorno al consumirlo). de almendras no es ocasional).

También te puede interesar: Cómo se divierten los gatos en otoño: esto es lo que les encanta hacer

Cuando llevar a tu gato al veterinario

gato veterinario
(Foto de Adobe Stock)

Si el gato comiera almendras, podría tener varios problemas de salud. Lo primero que hay que hacer es mantener la calma y mantener la situación bajo control, vigilando la salud del animal.

Como se mencionó, el consumo de una sola almendra no debería causar ningún problema al felino, ya que no es en sí mismo tóxico para su organismo. Por tanto, es posible que el animal no sienta ningún tipo de malestar. La situación es diferente en la hipótesis en la que el gato muestra signos de malestar.

En este caso es bueno no tomes iniciativas personales sin las habilidades médicas adecuadas; por lo que será necesario llevar al gato a su veterinario de confianza. Es muy importante brindar al profesional toda la información que pueda agilizar el diagnóstico.

La oportunidad de la intervención médica es siempre fundamental para la recuperación del gato, por ello es bueno tener en cuenta, no olvidar, los síntomas que se pueden encontrar en el animal. Si el gato ha vomitado puede ser de gran ayuda recoger una muestra de la sustancia rechazada por el felino para que el veterinario pueda analizarla.

Este pequeño truco te resultará especialmente útil para entender qué alimento ha lastimado al gato, sobre todo si no has tenido la oportunidad de ver qué comió. En cualquier caso, recuerde que siempre es mejor prevenir que curar.

Si eres aficionado a las almendras, pero tienes un gato en casa, siempre es mejor poner los frutos secos en un lugar no accesible para tu amigo de cuatro patas.

Antonio Scaramozza