Por qué los gatos tienen sibilancias: causas y tratamiento


El gato tiene dificultad para respirar, una condición determinada no necesariamente por las altas temperaturas. Veamos cuáles pueden ser las principales causas.

gato persa

Raza de gato con problemas respiratorios (Foto AdobeStock).

Cualquiera que viva con un gato sabe cuántos ruidos y gestos puede hacer este animal. Observar un gato a lo largo del día es realmente fascinante, es capaz de hacer diferentes movimientos y también diferentes sonidos con la boca ni siquiera sabíamos que existía.

Pero cuando nos enfrentamos a la dificultad para respirar, ¿es correcto preocuparse? De hecho, podría ser un simple episodio pasajero o el síntoma de un trastorno más grave que no está relacionado solo con el sistema respiratorio.

de contenido

Porque el gato tiene sibilancias

gato
Gato con complicaciones de sibilancias (Photo AdobeStock).

Como hemos anticipado anteriormente, las razones por las que el gato tiene sibilancias pueden ser muchas., lo importante es identificar cuál de las muchas genera esta condición en el animal.

Si el gato muestra dificultad para respirar, en situaciones como ejercicio físico intenso, una carrera salvaje, un susto fuerte, un viaje, calor excesivo: en estos casos la falta de aire del gato será temporal, por lo que la respiración volverá a la normalidad. Es por eso que una vez que se haya detenido la causa desencadenante, no habrá más preocupaciones. Veamos en cambio cuáles son las causas por las que el gato tiene sibilancias y es necesario intervenir.

Bolas de pelo

Ahora se sabe que el gato es un animal extremadamente limpio, capaz de pasar días enteros dedicándose al cuidado de su cuerpo. También tienen la lengua a su favor, estructurada como una tela real para eliminar el vello viejo de tu cuerpo.

De hecho, está cubierto de protuberancias rugosas que facilitan la limpieza y depilación. Desafortunadamente, sin embargo, estas pequeñas protuberancias no están hechas para eliminar el vello hacia afuera. (el gato no escupe) y, por tanto, se ve obligado a tragar el pelo recién eliminado.

Cuando este pelo se acumula en el interior del estómago, el gato se ve obligado a vomitarlo o hacerlo cuando lo necesite, sacando su propia bola de pelo, pero cuando el animal no lo hace, se crean tapones que generan estreñimiento en el intestino del gato.

Por ello, si el gato no realiza sus necesidades durante dos días, será necesario acudir al veterinario, ya que además de generar esta condición de sibilancias, también provoca un bloqueo intestinal real.

También te puede interesar: Bolas de pelo de gato: cómo se forman y cómo eliminarlas

Brachicefalia

Los gatos braquicéfalos o los gatos de nariz chata necesitan atención especial. Son animales con hocico y cabeza cortos, de hecho en ellos hay un crecimiento óseo de la cabeza a lo ancho, pero no a lo largo. Esta condición provoca una serie de alteraciones que obstruyen el paso del aire durante la respiración. y en consecuencia dar signos clínicos.

Estos gatos tienen dificultad para respirar, especialmente en climas muy cálidos, y se quedan sin aliento inmediatamente. después de hacer un pequeño esfuerzo, como correr o subir escaleras. Hay que tener mucho cuidado con los gatos braquicéfalos, no debemos ser superficiales al considerar la respiración ruidosa, el cansancio y los ronquidos como síntomas típicos de la raza.

Las dificultades respiratorias de estos animales tenderán a empeorar año tras año. Muy fácil y rápidamente pasará de un estado de dificultad respiratoria subclínica a episodios muy graves de disnea.

También te puede interesar: Enfermedades respiratorias en gatos: los remedios naturales más eficaces

Frío y dificultad para respirar

Un resfriado para gatos es una condición bastante común, que puede surgir por situaciones de frío calor, bajada de temperaturas, aumento de humedad, especialmente en los meses de otoño e invierno. Eventos que pueden debilitar el sistema inmunológico y, por lo tanto, hacer más probable la aparición de resfriados.

Los resfriados en los gatos no son causados ​​por un rinovirus, como en los humanos, sino que son causados ​​por el herpesvirus (más precisamente estamos hablando de rinotraqueítis) y por calicivirus (calicivirosis). Por eso es una buena noticia, que no podemos transmitir nuestra enfermedad al gato.

Cuando el gato presenta los síntomas típicos del resfriado, es recomendable acudir a su veterinario de confianza para lo cual un examen físico será suficiente para hacer el diagnóstico y eliminar la causa principal por la cual el gato tiene sibilancias.

En cuanto a la choriza, es una enfermedad viral muy contagiosa, es la combinación de tres virus diferentes es esta asociación de virus lo que hace que esta enfermedad sea tan feroz y difícil de combatir. Los efectos son diferentes, pero los tres afectan el sistema respiratorio del gato.

Además de la dificultad para respirar, los síntomas observados incluyen: fiebre, pérdida de apetito, fatiga, gotas para la nariz, irritación de los ojos y mal aliento. Los veterinarios recomiendan encarecidamente la vacuna contra esta enfermedad que puede durar toda la vida del gato. Consulta con tu veterinario para actuar de la mejor manera.

Rinotraqueítis

La rinotraqueítis en gatos, como la coriza, también es una enfermedad viral muy contagiosa. y lamentablemente también es muy común en gatos, especialmente en gatitos. Es causada por herpesvirus, calicivirus o ambos, y afecta el tracto respiratorio superior. La rinotraqueítis es una enfermedad grave y, aunque tratable, en algunos casos incluso puede provocar la muerte.

Entre Los síntomas identificados además de provocar tos, estornudos y dificultad para ingerir agua o comida, crean en el gato sibilancias. Dependiendo de la gravedad de la situación, es posible intervenir con cuidados específicos.

Generalmente, se trata de rehidratar al gato, animarlo a comer y darle antibióticos. Recuerda que es muy importante para el propósito de curar que el gato complete la cura, sin interrumpirla aunque veas resultados enormes.

También te puede interesar: Un gato tiene tos: causas, diagnóstico y tratamiento

Insuficiencia cardíaca congestiva

Las sibilancias y la respiración ruidosa en los gatos pueden ser causadas por la acumulación de líquido en los pulmones. porque la sangre no se bombea correctamente desde el corazón. Son varias las causas que pueden llevar a la insuficiencia cardíaca en los gatos, por eso a la menor señal te recomendamos que lleves a tu gato al veterinario.

Peritonitis infecciosa felina (FIP)

La peritonitis infecciosa felina (PIF) es una enfermedad mortal que padecen gatos y gatitos, causada por un virus común llamado coronavirus felino. Los gatos con FIP pueden sufrir: acumulación de líquido en el pecho o el abdomen (FIP húmedo) o bultos (granulomas) en sus órganos internos (FIP seco).

Un exceso de líquidos en el abdomen, pericardio y pleura lo provoca, lo que a su vez provoca problemas respiratorios, así como fatiga y depresión. Un veterinario realizará esta prueba para hacer un diagnóstico de un gato enfermo. En cuanto a la vacuna, existe pero hay varias discusiones abiertas sobre la funcionalidad.

También te puede interesar: 5 enfermedades raras en los gatos: estas son y cómo reconocer los síntomas

Alergia y asma

Entre las causas de las sibilancias en los gatos, ciertamente surgen las alergias y el asma. La inhalación, de hecho, de polen, humo o sustancias químicas particulares, da lugar a alergias que provocan congestión nasal combinada con dificultad para respirar, picor, erupciones cutáneas, hinchazón de las extremidades y caída del cabello.

Una vez identificados los alérgenos responsables de la reacción, bastará con intervenir con antihistamínicos o esteroides. El asma, en cambio, provoca una respiración ruidosa y laboriosa que se genera para eliminar el exceso de moco. Es causado por la presencia de un irritante en el ambiente circundante. Su veterinario recomienda usar un inhalador para ayudar a su gato a respirar.

Enfermedad del gusano del corazón felino

La enfermedad del gusano del corazón es una enfermedad causada por un parásito filiforme que se instala en el corazón y las arterias pulmonares del gato.. Está muy extendido especialmente en el norte, en particular en todo el valle del Po, en las áreas alrededor del Po y en las áreas de los lagos.

Desafortunadamente, los casos de la enfermedad también aumentan constantemente en otras áreas geográficas: en toda la Toscana, en las áreas llanas y costeras de Cerdeña y en algunas áreas de Sicilia y Campania. Muy a menudo se confunde con asma o bronquitis pero es mucho más peligroso.

Los síntomas que se encuentran además de las sibilancias son: tos, vómitos intermitentes crónicos, pérdida de peso y fatiga, que a veces puede provocar la muerte súbita del animal. ante estas condiciones, contacte inmediatamente al veterinario.

También te puede interesar: Asma en gatos: síntomas, causas, cura y tratamiento

Raffaella Lauretta