Perro: ansiedad por separación. Cómo reconocerlo y qué hacer


ansiedad de separación

Muy a menudo los que tienen una mascota se olvidan de evaluar algunos síntomas y comportamientos que pueden estar relacionados con un malestar psicológico… del animal. Entre los muchos casos, nuestros queridos perros sufren de ansiedad de separación cuando por ejemplo dejada sola durante mucho tiempoo confiado a un ser querido por un cierto período de tiempo, sin mencionar el casa de huéspedesque para algunos especímenes puede resultar un verdadero trauma al borde del abandono.

Todos los factores que contribuyen a crear en el perro un estado que puede llegar a ser peligroso: algunos hombres peludos de cuatro patas, separados de su compañero humano, también murieron de insuficiencia cardíaca. Es por eso que el síndrome de ansiedad por separación no debe ser subestimado y es necesario recordar que el perro es un ser sensible en todos los aspectos como los humanos y que siente dolor y sufrimiento.

Obviamente, los síntomas que reportamos serán evaluados junto con el veterinario que tendrá que descartar otras hipótesis de naturaleza biológica del animal. Entre los casos que causan un estado de ansiedad puede haber algunos traumas que el perro ha sufrido, así como el miedo a la ruidos que vienen de fuera. O, el comportamiento anormal puede ser reconectado a la dominio: es decir, si el perro ha asumido el papel de jefe de la manada en la familia, no acepta que lo dejen en la casa. Por último, entre las causas desencadenantes del síndrome de ansiedad por separación puede haber una informe erróneo entre el dueño y el perro. Según investigaciones realizadas en los Estados Unidos, en el 60% de los casos los dueños de perros no reconocen los trastornos de ansiedad. Además, algunas razas tendrían más probabilidades de sufrir cuando se las dejara solas, como los labradores y los border collies.

de contenidos

Síntomas de ansiedad por separación

Aquí hay una pequeña lista para empezar a identificar y comprender los síntomas del estado de ansiedad por separación de su perro y algunos consejos para reeducar a su perro

Orinar y defecar

Cuando el perro está en un estado de ansiedad comienza a orinar o defecar de manera inapropiada y en lugares inapropiados cuando se separa de su dueño. Sin embargo, si el perro orina o defeca de forma extraña en presencia de su dueño, no se trata de ansiedad por separación.
Entre otros síntomas, cuando son separados de su dueño, los perros tienden no sólo a defecar de manera inusual, sino también a comer sus propios excrementos.

Ladridos, lloriqueos y aullidos

Entre otros síntomas de ansiedad, el perro ladra o aúlla persistentemente cuando se le deja solo o lejos de su dueño. Este comportamiento sólo está relacionado con el hecho de estar lejos de su compañero humano.

Masticar, cavar, destruir y autolesionarse

Los perros con ansiedad por separación desarrollan ciertos comportamientos obsesivos como morder objetos, golpear los marcos de las puertas o los alféizares de las ventanas o destruir objetos dispersos por la casa como muebles, alfombras y pertenencias personales del dueño. El perro también tiende a arañar obsesivamente en la puerta de entrada y a morder sus propias heridas. Se trata de comportamientos autoinfligidos que no se producen en presencia del propietario.

Corriendo, caminando arriba y abajo

Otro comportamiento anormal del perro ansioso es huir de su casa en ausencia de su dueño. Obviamente esto no sucede cuando el dueño está en casa. O, el perro comienza a caminar obsesivamente arriba y abajo por un camino específico o de forma circular. Algunos perros incluso caminan de un lado a otro en línea recta. En otros casos, no se mueve desde el atrio o las ventanas.

Otros síntomas

Otros síntomas incluyen la posibilidad de que el perro rechace la comida y el agua, vomite o tenga diarrea y empiece a inquietarse cuando se dé cuenta de que su dueño está a punto de salir de la casa.

¿Qué hacer?

Para resolver la incomodidad del perro, hay una variedad de métodos que van desde la terapia con drogas hasta un camino de reeducación del comportamiento del que informamos algunas sugerencias.

– no te despidas del perro cuando salgas de la casa para no enfatizar el momento;
– no muestres demasiado entusiasmo cuando vuelvas;
– Unos veinte minutos antes de salir de la casa y después de volver, dedíquese a sus actividades ordinarias, ignorando al perro;
– No le prestes atención si ladra, salta o muestra demasiado entusiasmo cuando vuelvas. Sólo considéralo de nuevo si está tranquilo;
– Deja algunos juguetes estimulantes para el perro antes de salir;
– No le grites al perro si ha hecho un desastre en tu ausencia. El perro reconectará la regañina con las horas pasadas en su ausencia y reaccionará con más ansiedad;
– Entrena a tu perro para la orden de “¡quédese!”, alejándose cada vez más y recompensándolo cuando pueda ejecutar la orden;
– Asegúrese de que su perro no asocie los ruidos y gestos típicos de una salida con su ausencia, acostumbrando al perro a verle hacer los gestos ordinarios de cuando se está preparando para salir. Es decir, ponte el abrigo por unos minutos y juega con las llaves de tu casa o toma tu bolso.

C.D.