Morsa amenazada por escasez de hielo en Alaska

La Agencia Estadounidense de Manejo y Conservación de la Vida Silvestre ha dado la voz de alarma trichechi en Alaska que, por la escasez de hielo, se derraman sobre las costas noroccidentales, a mil kilómetros de la capital Anclaje.

Según los investigadores, se trata de un fenómeno que lleva más de 8 años y está provocado por el cambio climático. La agencia informó que se avistaron varios miles de especímenes cerca de la aldea de Punto Lay.

Debido a la falta de hielo, estos animales se ven obligados a acudir en masa a las costas estadounidense y rusa del Mar de Chukchi, ubicado en la frontera entre el Mar de Bering y el mar Glacial ártico. Desafortunadamente, estos especímenes se ven obligados a retroceder más allá de la plataforma continental, donde las aguas son demasiado profundas para encontrar alimento.

Según los datos, estas colonias de al menos 35 mil ejemplares fueron avistadas en las costas en 2007, 2009, 2011 y 2014.

El año pasado, como se informó la Ansa, el cuerpo de aviación estadounidense había decidido desviar algunas rutas de las aeronaves para evitar que la aeronave atemorizara a los ejemplares que, en una situación de pánico, al huir podrían pisotearse unos a otros.

Mientras los investigadores hacen sonar la alarma, el gobierno de Estados Unidos, a pesar de haber anunciado su voluntad de iniciar un programa para combatir el cambio climático, a mediados de agosto, dio luz verde a las perforaciones en el Ártico. Para ello, algunas fuentes gubernamentales explicaron que el gobierno de Estados Unidos había decidido trasladar al menos 6 mil morsas, entre hembras y cachorros, a una isla en la barrera del río. Mar de Chukchi, en el Océano Ártico, debido al retroceso del hielo. Una posición de la administración Obama duramente criticada por asociaciones ambientales que acusan al presidente estadounidense de “hipocresía contraproducente”.

En resumen, surge la pregunta: si es solo el cambio climático lo que afecta el derretimiento de los glaciares en Alaska o si son intereses puramente económicos los que están contribuyendo a este fenómeno.