Mimar a tu perro o no: cómo hacerlo bien y cuándo puede ser un problema


¿Cuál es la diferencia entre amar y malcriar al perro? ¿Cómo evitar cometer errores en su educación? Todo lo que necesitamos saber

Mimar al perro

Mime a su perro: cómo hacerlo sin exagerar (Photo AdobeStock)

Cuando adoptas un perro o un gato o cualquier otra mascota (o que se convierte en tal) es casi imposible no estropearlo. Demasiado amor podría llevarnos a exagerar y cometer errores que van en detrimento no solo de su educación sino que también pueden generar problemas en la relación con los demás humanos y sus semejantes. Aquí hay algunos consejos sobre cómo estropear la lata¡y de la manera ‘correcta’ y sin exagerar!

También te puede interesar: Alfombra roja para el perro pastor del servicio secreto de Barack Obama

de contenido

Amar o consentir: ¿cuál es la diferencia?

fido
Fido en casa (Foto Pixabay)

Nuestros animales nos dan un amor infinito, así que lo mínimo que podemos hacer es devolverles el mismo cariño. En realidad, es obvio que todos son libres de hacer lo que quieran y si quieren mimar a su perro o gato, así como a sus seres queridos, es una elección absolutamente libre, Dios no lo quiera. Pero el caso es que, a veces, malcriar a un animal puede crear problemas en su educación y también en su relación con otros animales. Dar amor, en cambio, nunca está mal: se trata de tener la atención adecuada para nuestro amigo de cuatro patas.

Seamos honestos: a veces también sabemos que es superfluo que un perro tenga un producto en lugar de otro. El discurso, naturalmente, va más allá de todo lo que garantice la seguridad y el bienestar. Ahorrar en productos, comida y más puede tener consecuencias trágicas en su bienestar: piensa en un juguete de bajo costo que puede resultar tóxico y envenenarlo o una comida pobre y barata que puede dar lugar a diversos problemas gastrointestinales y más.

También te puede interesar: Gastos imprescindibles para el perro: compra, cuidados y accesorios

Mimar al perro o no: ¿hay una forma correcta?

El término ‘mimar’ está destinado a proporcionar al perro todo lo que ciertamente es bueno para él pero no es estrictamente esencial para su vida. A veces le compramos cosas que no necesita y otras lo hacemos solo por nuestro capricho, también porque Fido nunca las esperaría. A menudo caemos en este error cuando no conocemos completamente las necesidades del perro y solo pensamos en las nuestras. Conocer a nuestro perro y sus necesidades reales es parte del amor y respeto del animal.

Mimar a tu perro también puede crear una relación de dependencia en ambos lados, lo que lamentablemente no es saludable para la relación (lee aquí: Perro demasiado dependiente de su dueño: las señales para reconocerlo y consejos para educarlo). Esto no quiere tentar a los propietarios a ser superficiales y distraídos, sino simplemente a entender lo que realmente necesita Fido. Entonces no hace falta decir que Un regalo y una atención extra solo pueden hacerle bien.. Pero, ¿cómo podemos pensar que malcriar al perro puede hacerle daño? Sin embargo, puede suceder, como veremos en el siguiente párrafo.

Las necesidades de Fido: lo que realmente necesita

Perros jugando
Perros bulldog jugando entre ellos (Foto Pixabay)

En realidad, todo comienza con el conocimiento de necesidades primarias del perro: dormir, comer, cuidar su salud y todo lo relacionado con la limpieza y el bienestar. Descuidar las necesidades básicas del perro, así como las de cualquier otro ser humano, puede ser un problema grave ya que el animal no podría sobrevivir.

Pero no solo existen estas necesidades del perro, sino también las secundarias o de relación y socialización del animal. ¿Cómo se comporta el perro en contacto con otros humanos y con sus semejantes? Es la capacidad de Fido para interactuar con los demás y sentirse parte de un grupo, para acostumbrarse a convivir con otros humanos o animales y no sufrir hasta el punto de enfermarse cuando se ve obligado a compartir lugares, comida y atenciones con otro ejemplar. Si Fido está acostumbrado a estar todo el tiempo solo, podría ser demasiado tímido o, por el contrario, incluso agresivo con los demás (lea aquí: Perro agresivo con otros perros y con extraños: causas y remedios).

Finalmente, las necesidades que atañen al ámbito personal del perro, o su capacidad intelectual, creativa, resolutiva. En resumen, en la escala, si las necesidades primarias son fundamentales, los otros dos tipos no lo son menos. Dejar fuera uno de estos tipos podría tener graves consecuencias en el animal no solo en lo que respecta a su salud: incluso dejarlo vivir solo y sin contacto con sus compañeros puede acarrear problemas.

Mimar al perro o no: cuándo y por qué puede ser un problema

Mimar al perro
Mimar a su perro: cuándo, cómo y por qué no debe exagerar (Photo AdobeStock)

Un perro acostumbrado a tener todo de inmediato, cuando es necesario, puede volverse bastante difícil de manejar. Podría convertirse en un perro con problemas para relacionarse con los demás, acostumbrado a estar solo y no compartir nada de lo que siente que es ‘suyo’ y que de hecho le pertenece. Básicamente nuestro comportamiento puede evitar que el perro crezca y puede debilitarlo al lidiar con situaciones nuevas o repentinas. Incluso tener que adaptarse a condiciones que no siempre son las ideales puede hacer que Fido crezca y madure, y lo prepare para enfrentar cualquier dificultad.

Un perro mimado puede que no sea capaz de socializar con otros (ni humanos ni animales), sería un ejemplar débil a la hora de afrontar los pequeños problemas diarios que también experimentan nuestros perros (cambios, recién llegados a casa, mudanzas, etc.) Así que somos libres de mimar a nuestra mascota y darle todo lo que quiera, pero nos aseguramos de que no se convierta en un espécimen incapaz de vivir su vida como todos sus compañeros.

Francesca Ciardiello