Mi perro se orina en la casa: causas y remedios

Mi perro se orina en la casa: causas y remedios

Vea las fichas de los perros

Si ha adoptado recientemente un cachorro o un perro adulto, puede que se sorprenda y preocupe de que su nuevo amigo de cuatro patas se mee cuando le grite después de haber hecho algo malo. Es importante recordar que la micción es una actitud que podría indicar la sumisión de su perro: esto no es nada positivo, ya que podría indicar la aparición de algunos problema de comportamiento.

¿Tu perro se orina en la casa cuando le gritas? La mejor opción es acudir a un especialista en comportamiento canino, como un etólogo o un educador, para que le oriente y considere el caso correctamente. Si quiere saber más, en este artículo de AnimalPedia explicamos porque tu perro se mea cuando le gritas y cómo comportarte ante una situación como ésta.

También podría interesarte: ¿Por qué el perro orina en la casa?
Resumen
  1. ¿Mi perro orina cuando se siente sumiso?
  2. ¿Por qué mi perro se orina en la casa cuando le grito?
  3. ¿Qué hago si mi perro se mea cuando le grito?

¿Mi perro orina cuando se siente sumiso?

Orinar es una necesidad fisiológica necesario de todos los mamíferos, lo que permite regular la cantidad de fluidos en el cuerpo y eliminar toxinas y otros residuos. La micción, sin embargo, también tiene un importante función social entre los perros y otros animales. Los perros, de hecho, orinan para marcar el territorio y transmitir información sobre su identidad a sus compañeros. En estos casos, nos enfrentamos al caso de un perro confiado que se manifiesta utilizando el lenguaje corporal.

En otras ocasiones, los perros pueden orinar por presentación cuando se enfrentan a una situación que puede producir miedo, estrés o incluso pánico. Cuando estamos frente a uno de estos casos, después de orinar vemos que el perro tiene el cuerpo curvado, bosteza, gira la cabeza, lame, gira completamente, tiene las orejas al revés, se acuesta, se aleja e incluso intenta huir o esconderse. En los casos más graves en los que el perro se siente presionado, puede llegar a mostrar agresión para la defensa.

La sumisión es una respuesta de adaptación del organismo que aparece cuando, entre dos individuos en relación con el otro, uno decide someter al otro. Definir un orden jerárquico en una manada y subyugar a otro miembro son dos factores clave para la supervivencia, pero debemos recordar que la dominio no está ligado a la agresión: los perros dominantes son los que lideran el grupo, sin necesidad de usar la violencia. L’agresividad entre los perros, por otro lado, es un problema de comportamiento que debe ser abordado.

Para que nuestro perro sea obediente, tenemos que trabajar con él de antemano en elobedienciaPero si muestra sumisión constantemente, no es una buena señal: significa que el vínculo con su amigo humano está roto o es inexistente y que responde por miedo, no porque confíe o se sienta seguro. El uso frecuente de castigos o métodos violentos o la aplicación de técnicas inconsistentes o inexpertas causan inseguridad en el perro.

Además, obligar a un perro a pararse sobre su estómago con la intención de someterlo aumenta la confianza en sí mismo y el desarrollo de problemas de comportamiento, la aparición de estrés y la agresividad defensiva. Recuerde que eluna dominancia es intraespecíficaque es entre individuos de la misma especie: no debemos dominar al perro como él no nos domina a nosotros.

Mi perro se orina en la casa: Causas y remedios - ¿Mi perro se orina cuando se siente sumiso?

¿Por qué mi perro se orina en la casa cuando le grito?

Los perros, tanto los cachorros como los adultos, pueden orinarse en los pantalones en varias ocasiones: cuando tienen miedo, cuando sus amigos humanos llegan a casa y los saludan con cariño, si son regañados por alguna travesura, cuando oyen algunas alteraciones fuertes en su entorno (peleas, ruidos extraños, gritos, etc.) y, en casos más extremos, cuando alguien se les acerca. Entonces hablaremos de la micción por sumisión, miedo y excitación.

Orinar por miedo

Los perros que se orinan en los pantalones por miedo lo hacen. involuntariamente. Aunque este tipo de pis contiene feromonas que indican su estado de ánimo, no podemos sentirlas, pero sí, el otro perro puede sentirlas. El castigo es tan fuerte para el perro que es incapaz de controlar su vejiga y tiene una pérdida total de control emocional.

Por lo general, antes de orinar por miedo o por sumisión sintiéndose regañado, el perro mostrará algo actitudes prejuiciosascomo el congelación o la inmovilidad (permanecer inmóvil sin moverse frente al castigo), la vulnerabilidad (el perro se deja hacer cualquier cosa, habiendo notado que si se queda inmóvil, o huye o muestra signos de calma, no obtiene ningún resultado, pero ni siquiera una respuesta de su amigo humano), o mostrar los dientes y gruñir.

Cuando un perro ha empezado a orinar en la casa por miedo, puede suceder que repita este comportamiento ante el castigo, la sumisión y ante la presencia de esos estímulos que pueden causar miedo. En los cachorros puede desaparecer con el tiempo, pero no siempre es así.

Minución por presentación

También es muy importante no confundir la sumisión con el miedoUn perro que se mea en los pantalones por sumisión puede empezar a hacerlo por miedo. Si causamos terror en nuestros perros, no sólo dañamos su bienestar, sino que también promovemos la aparición de traumas y fobias. Si quieres que tu amigo de cuatro patas crezca equilibrado, sano y obediente, recuerda siempre aplicar un refuerzo positivo (y no violencia o amenazas) y fomentar la socialización temprana.

Si acabas de adoptarDebe tener cuidado con estos comportamientos, porque pueden ser un signo de abuso físico o emocional de su perro. Estas actitudes también pueden indicar que su compañero no ha sido socializado adecuadamente y tiene dificultades para relacionarse con sus compañeros.

Un animal que tiene miedo o es sumiso, es inseguro y no puede tener relaciones sanas con otros individuos. Si también observa que tiene ciertas actitudes obsesivas como morderse la cola o lamerse compulsivamente, debe ir al veterinario lo antes posible y ponerse en contacto con un etólogo o educador de perros. Su compañero de cuatro patas puede necesitar pasar por un proceso de socialización y reeducación para restaurar su autoestima y poder comportarse con confianza.

¿Qué hago si mi perro se mea cuando le grito?

La micción por sumisión o por miedo son problemas de comportamiento que deben ser corregido inmediatamente y son causadas por la suma de tres factores principalesla genética, las experiencias y la socialización. Es el hombre, que debe cambiar ciertos hábitos para que el perro pueda volver a un estado de bienestar y seguridad. Les mostramos tres puntos clave que deben tener en cuenta:

  • Descartar las causas patológicasEn algunos casos los perros desarrollan problemas de comportamiento como resultado de ciertas patologías que causan un dolor intenso o afectan a sus funciones sensoriales. Los problemas urinarios pueden producir una micción excesiva; por esta razón, si su compañero de cuatro patas empieza a orinar con más frecuencia o en casa y vemos que está más tenso o inseguro de lo normal, debemos consultar a nuestro veterinario.
  • Eliminar completamente el castigoGritar no suele ser un método apropiado, pero es contraproducente para la educación del animal. Recuerda que cuando le regañas, le transmites sentimientos negativos, como la inseguridad y el miedo, que dañan su estabilidad emocional. Un perro inhibido, estresado o inseguro se vuelve más vulnerable a muchos trastornos psicológicos que generalmente se manifiestan a través de dificultades de socialización, como la autodefensa y el comportamiento obsesivo de automutilación.
  • Evita el “efecto bola de nieve”Lo primero que hay que hacer es evitar el llamado “efecto bola de nieve”. Si tu perro se mea en los pantalones cuando le gritas o sigues regañándolo por orinar, estás haciendo que tu perro lo haga de nuevo. Si además está causando un sentimiento de miedo e inseguridad en su mejor amigo regañándolo más fuerte, está aumentando el nivel de estrés de esta situación, fomentando la aparición de nuevos trastornos de conducta o estereotipos.
  • Aplicar el refuerzo positivoEl entrenamiento positivo del perro permite que el perro enseñe sin dañar su equilibrio psicológico. Al utilizar recompensas cuando su perro ha tenido un comportamiento apropiado, estimulará su capacidad cognitiva, social y emocional. De esta manera, se asegurará de que su compañero de cuatro patas sea obediente y confiado, además de estar preparado para relacionarse con personas y animales. Cuando muestra un comportamiento erróneo, debe ignorar y buscar la causa inicial para aplicar los métodos apropiados.
  • Encontrar interacciones predeciblesLos hábitos tienen un impacto positivo en el perro, especialmente cuando nos enfrentamos a cualquier problema de comportamiento. Las rutinas de comida, juegos, estímulos mentales ayudan a nuestro perro a sentirse seguro y confiado.
  • Uso de feromonas y ansiolíticosEn los casos más graves, se puede considerar que el uso de feromonas sintéticas mejora el bienestar del perro e incluso el uso de ansiolíticos siempre bajo la supervisión del veterinario. Subrayamos que el tratamiento farmacológico debe ir acompañado de terapias de modificación del comportamiento.
  • Aumentar las caminatas y los ejercicios: aumentar el número de paseos, ejercicios y actividades, mejorará el estado físico y emocional del perro, que encontrará una vía de escape para reducir el estrés.
  • Mejorar el vínculoEs importante mejorar las interacciones con nuestro perro comportándose de forma tranquila, positiva y segura.
  • Conocer y respetar la naturaleza del perrolos perros tienen formas de expresión que caracterizan su naturaleza canina. Si regañamos a un perro, no lo estamos educando, sino reprimiendo la expresión espontánea y natural de un ser vivo e inteligente. Recuerda tomarte tu tiempo para conocer las necesidades de tu mejor amigo y respetar las libertades que son esenciales para su bienestar.
  • Pedir ayuda a un etólogo o educador de perrosSi su perro tiene problemas de comportamiento y parece demasiado tímido o nervioso, lo mejor que puede hacer es buscar el consejo de un experto en etología o un educador profesional. Un perro que no ha sido socializado correctamente o que ha sufrido abusos debe intentar socializar o comportarse de nuevo, siguiendo siempre los consejos específicos.
  • Limpieza apropiadaPor último, una limpieza adecuada de la casa sirve para eliminar los residuos de orina y feromonas que se encuentran en el ambiente y que las personas no pueden percibir. El uso de productos enzimáticos es necesario para la eliminación de residuos; por lo tanto, evitaremos el uso de amoníaco y lejía, ya que aumentan el deseo de orinar y no eliminan el 100% de los restos orgánicos.
Mi perro se mea en la casa: causas y remedios - ¿Qué debo hacer si mi perro se mea cuando le grito?

¿Tu perro se orina en la casa? ¿Tenía esta actitud por miedo o por sumisión? Cuéntanos sobre si estos consejos le han ayudado y si su veterinario o etólogo le ha ayudado a mejorar el comportamiento de su perro.

Si desea leer otros artículos similares a Mi perro se orina en la casa: causas y remedios…le recomendamos que visite nuestra categoría Problemas de conducta.