Manejo del gato anciano: asistencia, protección y consejo


de contenido

Manejar a un gato mayor puede parecer fácil, pero necesitas protección, ayuda y mucho amor. Veamos cuál es el consejo de los expertos.

manejo de gatos

(Foto de Adobe Stock)

El gato suele envejecer alrededor de los 12 años, comienza a sufrir los primeros cambios físicos y de comportamiento. Quienes conviven con el animal que se encuentra en la última fase de su vida necesitan aprender a reconocer los signos de estos cambios para poder intervenir de la mejor manera posible en el proceso. manejo del gato anciano y poder así protegerlo y asistirlo con todo el amor y atención que el animal merece tener.

El manejo del gato anciano

gato anciano
(Foto de Adobe Stock)

Desde el punto de vista físico-conductual el viejo gato da varias señales que necesitamos entender que algo está cambiando. Lo que más llama la atención del propietario es la ralentización generalizada de todas sus actividades diarias.

Porque con el paso de los años el gato aprende a manejar las energías por lo que parece que cada acción se hace a cámara lenta. Junto a esta forma de abordar la vida, en el animal también es posible ver otras señales como por ejemplo:

  • menos elasticidad en músculos y articulaciones;
  • pérdida de peso en el gato;
  • movimientos lentos;
  • ojos apagados;
  • frío uso excesivo;
  • sordera en gatos;
  • falta de cabello, poca lucidez.

Eso sí, ante estos signos, incluso si conoces la edad del animal, necesitas el consejo del veterinario para entender cómo es mejor proceder con el manejo del gato anciano. Habiendo establecido que el animal está sano y todo esto depende únicamente de su edad, el dueño debe mostrarse preparado y sensible a los cambios en el gato, respetando sus tiempos, sus espacios y su mayor necesidad de descanso.

El manejo del gato anciano implica una mayor atención a sus necesidades, una mayor asistencia y mayor protección, marcando la necesidad de una rutina que sea de soporte fundamental para el animal anciano.

También te puede interesar: Qué asusta al gato anciano: ¿A qué le teme nuestro gran felino?

Asistencia al gato anciano

La asistencia al gato anciano consiste en la ayuda y apoyo del dueño para facilitar los movimientos y movimientos del animal, por ejemplo:

  • facilitar el acceso a la caja de arena: Durante esta fase de la vida del gato, nada debe darse por sentado, como la caja de arena. En concreto la posición de la caja de arena, aunque siempre ha estado en ese preciso rincón de la casa, no es seguro que hoy en día el gato sea anciano tenga la misma facilidad para llegar allí. Por lo tanto, tenga cuidado de colocarlos en un lugar al que pueda acceder fácilmente el animal que hoy ya no tiene el mismo cuerpo elástico y atlético que antes. Además, también recordamos que incluso para el gato que hoy estaba acostumbrado a hacer sus necesidades al aire libre es mejor empezar a considerar que la solución más adecuada es proporcionarle una arena para gatos, para evitar el frío o el lluvia;
  • ayuda al gato con la higiene: La limpieza de gatos es bien conocida por todos, sobre todo cuando es joven, este animal dedica al menos la mitad de su tiempo cuando está despierto, a la limpieza general de su cuerpo y su pelaje. Lamentablemente, sin embargo, con el paso de los años, el gato anciano comienza a tener las primeras dolencias físicas que no le permiten tener la misma elasticidad para poder utilizar sus habilidades contorsionistas y seguir cuidando su propia higiene de forma autónoma. Es por ello que en el manejo del gato anciano tendrás que incluir inevitablemente la higiene y el cepillado del pelo del gato, quizás intentando utilizar un cepillo suave o un peine para pasar delicadamente sobre el cuerpo de tu mascota.
  • corte de uñas: también en lo que respecta a las uñas, es necesario intervenir, ya que el gato siempre se ha provisto por sí mismo de afilarlas y acortarlas con el rascador para gatos. Esto para los gatos mayores se vuelve algo problemático y corren el riesgo de crecer demasiado, lo que dificulta incluso caminar. Por este motivo, cuando sea necesario acortarlos, cortar las puntas con mucha suavidad o llevar al gato al veterinario que sabrá intervenir;
  • perchas adecuadas para gatos ancianos: el gato es un amante de las perchas, los muebles y los estantes altos, este animal, como cualquier felino que se precie, tiene la naturaleza de un cazador y como tal necesita mantener el territorio bajo control, manteniendo por encima de todo, persona o animal. . El único problema es que con el paso de los años el gato anciano empieza a tener problemas en las articulaciones y le cuesta trepar a las perchas que hasta hoy eran tan apreciadas. Será necesario lo antes posible encontrar una solución que permita al animal trepar con mayor facilidad o quizás buscar perchas más a su alcance;
  • bochas: nuevamente por un problema de poca agilidad y rigidez de las articulaciones, trate de no colocar los cuencos para comida y agua del gato en lugares de difícil acceso o quizás en la parte superior. Sobre todo, trate de dejar los cuencos expuestos ya que con los años hasta el fantástico sentido del olfato del gato disminuye;

Protección del gato anciano

A medida que envejece, su gato necesita su protección, especialmente si todavía tiene el hábito de salir, deambular y encontrarse con otros animales que probablemente sean portadores de enfermedades. Razón por la que los expertos recomiendan:

  • microchip para gatos: el gato anciano lamentablemente al igual que el hombre pierde fácilmente el sentido de la orientación y se olvida de dónde vive, muy a menudo se pierde. La aplicación del microchip es de fundamental importancia para encontrarlo, ya que todo veterinario tiene la posibilidad de escanearlo y localizar al gato, esté donde esté.
  • visitas al veterinario: un gato anciano es un poco como un gatito, necesita los mismos cuidados. En resumen, es un poco como retroceder a través de los años. Esto se debe a que existen muchas enfermedades que suelen afectar a los gatos mayores, enfermedades que son fácilmente tratables si se diagnostican a tiempo como: enfermedad renal, hipertiroidismo y artritis. De hecho, los veterinarios recomiendan visitar a los gatos mayores al menos cada 6 meses;

Consejos para aquellos con gatos mayores

Finalmente, el rutina, esto para el gato anciano es solo una condición que se acentúa, ya que este animal tiene tendencia a ser un hábito desde su cachorro y con el paso de los años esta tendencia se convierte en una necesidad. El manejo del gato anciano se vuelve mucho más fácil si mantienes una rutina que le permita al animal tener sus horarios, sus lugares y sus hábitos.

También te puede interesar: El gato mayor pierde peso pero come: todas las razones de salud y otras

Raffaella Lauretta