Los peligros de las chimeneas y estufas para el perro: monóxido de carbono


En invierno es agradable relajarse frente a la chimenea o una estufa de leña con su perro, pero hay muchos peligros al acecho.

que peligros para el perro con chimeneas y estufas

(Foto Pinterest)

En invierno, no hay nada mejor que una bonita chimenea caliente o una estufa encendida, y acurrucarse con nuestro amado Fido para mantenernos calientes. Pero existen algunos peligros para su salud, de los que debe estar atento y no subestimar. La intoxicación por monóxido de carbono es la más grave, incluso letal.

Monóxido de carbono y los riesgos que conlleva

El monóxido de carbono (CO) es un gas venenoso, que se produce durante incendios, pero también a partir de sistemas de escape y generadores de automóviles. Este gas es muy peligroso.

El perro que necesita caricias (Foto Pixabay)
(Foto Pixabay)

Cuando se inhala en grandes concentraciones, es un gas venenoso para todas las especies vivas, porque provoca falta de oxígeno en las células del cuerpo, como ocurre con la hipoxia.

Entre los perros y los gatos, la intoxicación por monóxido de carbono suele ocurrir como resultado de la inhalación de humo, incendios o averías de los sistemas generadores domésticos.

El monóxido de carbono evita que los glóbulos rojos transporten oxígeno normalmente y causa una toxicidad muy peligrosa para el corazón y el sistema nervioso central.

yo signos de intoxicación por monóxido de carbono incluir:

  • Convulsiones;
  • Coma;
  • Sordera;
  • Estado mental alterado;
  • Dificultades respiratorias;
  • Muerte inesperada.

Para tomar medidas, debe hacerlo rápidamente, por lo que si pensamos que nuestro perro ha estado expuesto al monóxido de carbono, debemos contactar al veterinario de inmediato.

Pero no solo es peligroso para nuestras mascotas: los riesgos de intoxicación por monóxido de carbono también son muy altos para los humanos.

Cómo reconocer los signos de intoxicación.

Dado que en invierno tendemos a tener una chimenea o estufa de leña encendida en la casa con más frecuencia, riesgos de intoxicación por monóxido de carbono para su perro incrementar.

enfermedad cardíaca del perro
(Foto Pinterest)

Aquí hay algunas señales a las que debe estar atento para proteger a nuestro amigo de cuatro patas:

  • Comportamiento irritable: incluso cambios repentinos de comportamiento, o comportamiento inusual en el perro como ansiedad o agresión, pero también miedo repentino a ruidos, niños y otros animales;
  • Él vomitó;
  • Se niega a irse a casa después de estar fuera;
  • Dificultad para respirar;
  • Somnolencia;
  • Movimenti scoordinati;
  • Labios, encías, orejas enrojecidas con un color rojo brillante;
  • Pereza inusual y rechazo a las actividades físicas en las que suele participar voluntariamente.

Usted también podría estar interesado en: Gato cerca de la chimenea o estufa de leña: riesgos de seguridad en invierno

Qué hacer en caso de intoxicación.

Si sospechamos un caso de exposición a monóxido de carbono en nuestro perro, quizás frente a la chimenea o una estufa de leña, debemos intervenir de inmediato.

perro nuevo en la casa
(Foto de Adobe Stock)

En primer lugar, sacamos al perro al aire libre, para que respire un aire limpio y prístino. Entonces, contactamos a nuestro veterinario de confianza.

Las personas y los animales que están expuestos al monóxido de carbono se tratan con oxigenoterapia: se administran altas concentraciones de oxígeno.

Esto ayuda a aumentar la cantidad de gas que se exhala, intentando así eliminar el monóxido del cuerpo. En casos severos, se requiere ventilación.

Pero como suele ocurrir en estos casos, lo mejor es prevenir el peligro. Por tanto, intervenimos en el haciendo nuestro hogar seguro para nosotros y nuestro perro.

Para proteger a nuestra familia, a nosotros mismos y a nuestras mascotas, es importante instalar un detector de CO en cada piso de la casa, especialmente cerca de los dormitorios.

Estas herramientas nos darán una señal de advertencia en caso de presencia de gas, pero también es necesario actuar para evitar la exposición al gas.

Además, estos son algunos consejos a seguir, siempre:

  • Nunca deje a nuestro perro en un garaje cerrado con un vehículo en movimiento.
  • Es esencial inspeccionar y mantener regularmente todos los sistemas de gas (pero también carbón, madera, aceite) y los aparatos relacionados. Póngase en contacto con técnicos autorizados.
  • Nunca use dispositivos portátiles que utilicen combustible en interiores (barbacoas, generadores, estufas de campamento).
  • Almacenamos los cilindros de propano en un área al aire libre que esté bien cerrada y bien ventilada.

Usted también podría estar interesado en: 10 consejos para proteger a perros, gatos y no solo del frío en invierno

pensión completa