Las necesidades del perro anciano: necesidades y bienestar


Las necesidades del perro anciano, como podemos imaginar, son diferentes, porque los años pasan para todos, incluso para Fido. Veamos cómo es posible ayudarlo.

caña

Las necesidades del perro anciano: todos los problemas de Fido (Foto AdobeStock).

A menudo sucede que se adopta un cachorro de pocos meses cuando incluso los niños son pequeños. Esto sucede ya sea a petición de los propios niños o porque los propios padres eligen apoyarlos con una mascota. Lo maravilloso de esto es que el perro crece junto a los niños y los niños a su lado, una condición que no debe subestimarse.

Crecer ambos al mismo tiempo es una etapa de la vida que los niños como adultos recordarán como un momento fantástico en su vida. Seguramente se convertirán en mejores adultos porque el perro les enseña mucho a los humanos. Lamentablemente en esta fábula hay un final que a nadie le gusta, ya que a medida que el niño crece para convertirse en adulto y crear la nueva vida como tal, el perro tiene una vida más corta y pronto envejece.

No obstante podemos ir al encuentro del animal, intentando entender cuáles son las necesidades del perro anciano. En los siguientes párrafos veremos cómo ayudar a Fido a satisfacer sus necesidades.

de contenido

Las necesidades del perro mayor

caña
Las necesidades de los perros mayores son físicas y psicológicas. (Photo AdobeStock)

A primera vista, no parecería en absoluto que Fido haya envejecido, el factor estético tiene muy poca influencia en los perros, pero si quieres mirar de cerca, hay algunas señales. confío comienza a mostrar algunas manchas de pelaje blanco en el pelaje que era mucho más brillante antes pero lo más evidente es su cambio de comportamiento y su movilidad.

Además comienzan a desarrollarse enfermedades muy similares a las que el hombre acusa realmente durante la vejez. El sistema nervioso del perro también se debilitará. Las vías que transmiten mensajes al cerebro desde las terminaciones nerviosas se ralentizan y sus sentidos, que reciben mensajes del mundo exterior, no serán tan receptivos como antes.

En ocasiones, la degeneración del sistema nervioso es tan extrema que afecta la calidad de vida del perro y la forma en que se comporta con su familia. Por no hablar de la artritis que afecta a uno de cada cinco perros, y es causado por el desgaste y el daño del cartílago que conecta los huesos y las articulaciones.

La incontinencia va de la mano con el problema de la artritis, ya que el animal carece de fuerza para salir al exterior y la vejiga pierde elasticidad. Es por eso que está claro para todos que las necesidades del perro anciano cambian inevitablemente. Así que este es el momento de devolverle a Fido todo el amor quien hasta ese momento nos dio con todo de si, satisfaciendo las necesidades del perro anciano.

También te puede interesar: Artritis y artrosis en perros: diagnóstico, síntomas y tratamientos.

Poder

La dieta del perro mayor debe consistir en una dosis suficiente de fibra. para asegurar una adecuada motilidad intestinal que disminuye con la edad. Tanto las fibras solubles como las insolubles tienen efectos positivos sobre la salud intestinal del animal.

Aumenta los ácidos grasos omega 3, especialmente EPA y DHA, por su efecto antiinflamatorio y por su capacidad para contrarrestar los déficits cognitivos típicos del animal anciano.

En cuanto a los carbohidratos todavía se discute mucho hoy y El uso debe evaluarse cuidadosamente para cada tema. Finalmente es fundamental estar constante en la cantidad de comidas administradas (generalmente 2-3 por día) y en los horarios en que se ofrecen.

También te puede interesar: Síndrome de disfunción cognitiva del perro

Necesidades energéticas y proteicas

Las necesidades de energía y proteínas de los perros mayores son muy diferentes a las de los perros jóvenes., de hecho el es más pequeño y por lo tanto será necesario cambiar la dieta de los perros a medida que envejecen.

Para entender si un perro está envejeciendo, es necesario observar si están ocurriendo en él. algunos cambios relacionados con un proceso de envejecimiento, tales como: disminución de la actividad física, dificultad para adaptarse a factores de estrés externos o internos, deterioro paulatino de la función cognitiva y sensorial, casi siempre acompañado de una alteración del comportamiento normal del perro.

Además, el envejecimiento provoca una ralentización del metabolismo basal. lo cual, asociado a una disminución en la actividad física, corresponde a una reducción en su requerimiento energético de mantenimiento con un mayor riesgo de desarrollar obesidad.

Generalmente es necesario reducir las kilocalorías a consumir en al menos un 20%, pero es fundamental evaluar el estado nutricional del paciente, su BCS, su MCS (puntaje de condición muscular), la actividad física que realiza diariamente y calcular las necesidades del sujeto individual. En cualquier caso, el perro debe pesarse regularmente para equilibrar las kilocalorías de su dieta. y asegúrese de que pueda mantener un peso óptimo.

También te puede interesar: Cómo elegir la comida adecuada para tu perro: sí y no ingredientes

Fibra

La fibra es muy importante en la nutrición del perro, pero no se encuentran en los alimentos de origen animal solo en los de naturaleza vegetal y pueden variar de una fruta a otra. Las fibras no proporcionan energía al perro, pero son útiles para ayudar a estimular el movimiento intestinal, que si no hubiera fibra, disminuiría y conduciría a un flujo demasiado lento de alimentos dentro del canal intestinal.

Además, las fibras también tienen la finalidad de nutrir las bacterias intestinales, necesarias para el buen funcionamiento del intestino también porque sintetizan sustancias útiles para el organismo del perro. Los suplementos de fibra no son todos iguales, pero hay una serie de diferencias que los hacen más adecuados para uno u otro propósito. también en relación a la patología que tenga el perro, en caso de que tenga algún problema.

También te puede interesar: Probióticos para perros: ¿útiles para la piel? El consejo de los veterinarios

Minerales y vitaminas

Las vitaminas y minerales son un elemento esencial para la vida de nuestra mascota. Son necesarios para metabolizar proteínas, carbohidratos y grasas. La falta de incluso uno de estos puede causar graves deficiencias.

El perro mayor en particular necesita vitaminas y minerales porque tiende a absorber cada vez menos en el tracto intestinal mientras consume más. Por ello, la contribución debe ser mayor y más dirigida a sus necesidades. Las vitaminas básicas son:

  • vitamina K: recomendado para la coagulación de la sangre y, en consecuencia, para una mejor cicatrización de heridas;
  • vitamina CB: huesos, dentición y tejido conectivo;
  • vitamina A: indicado para la vista, el desarrollo y las funciones inmunológicas;
  • vitamina D: garantiza el aporte de calcio para la formación de la estructura ósea y de los dientes.

En cuanto a minerales, Se recomienda integrar las sales minerales en la dieta del perro de forma natural. opta por una dieta que incluya verduras, huevos y pescado, con un mayor aporte de Omega 3.

También te puede interesar: Cómo mejorar la alimentación de tu perro: 10 sencillos y efectivos consejos

Raffaella Lauretta