Jugando al gato muerto: el origen de este dicho sobre los gatos


¿Cuántas veces hemos oído hablar de “jugar al gato muerto”? Todo el mundo conoce su significado, pero ¿de dónde viene este dicho sobre los gatos?

Jugando al gato muerto (Adobe Stock Photo)

Jugando al gato muerto (Adobe Stock Photo)

Los animales no solo son parte de nuestra vida, también abarrotan nuestros proverbios y modismos. El gato, la mascota por excelencia junto con el perro, es el protagonista de muchos de estos dichos. Uno de ellos es “jugar al gato muerto“: Ahora todo el mundo conoce su significado, pero ¿cuál es su origen? ¿De dónde vino? Descubrámoslo juntos en este artículo.

También te puede interesar: No digas gato si no lo tienes en tu bolso: averigüemos el origen del proverbio

Jugando al gato muerto: el significado

Los refranes y modismos que ven a los animales como protagonistas son realmente muchos; muchas veces no nos damos cuenta de que utilizamos a nuestros amigos de 4 patas para hacer un cumplido o una crítica, habiéndonos convertido ahora en parte del imaginario colectivo y del vocabulario común. Los gatos se encuentran entre los animales que más han inspirado al hombre.

Entre los diversos dichos que se inspiran en el felino más querido del mundo, se encuentra “jugar al gato muerto“, Una expresión no precisamente halagadora, por decirlo suavemente, para la persona a la que nos referimos.

Cuando decimos que una persona juega al gato muerto, atribuimos un actitud de falsedad, orientada a la consecución de los propios intereses, muchas veces dictada por propósitos egoístas, disimulada por una actitud de aparente inofensividad, implementada para bajar la guardia de quienes quieren engañarse a sí mismos.

En resumen, no es exactamente el mejor cumplido para recibir.

También te puede interesar: Proverbios y modismos sobre gatos: usos y significados

El origen del dicho

El significado del dicho es conocido por la mayoría, siendo muy común en el léxico de nuestro idioma; pero ¿de dónde viene este dicho? Bueno, “jugar al gato muerto” tiene orígenes muy antiguos. Aparentemente deriva, o al menos se ha hecho conocido, con “El gato y los ratones“, Un famoso cuento de hadas del escritor griego Esopo, que se remonta al siglo VI.

Habla de un gato que, al enterarse de la presencia masiva de ratones en una casa, va allí para darse un buen festín. Los ratones, después del momento inicial de sorpresa, se entierran en sus madrigueras y nunca salen.

Entonces el felino traza un plan diabólico para capturar a la tan codiciada presa: finge estar muerto, dejándose caer colgando de una clavija colocada cerca de las madrigueras. Allí cuento tiene un final feliz para los pequeños roedores: no caen en la trampa ideada por el gato, habiendo conocido ya su naturaleza, y revelan el engaño del cazador.

¿Por qué se eligió al gato para expresar esta característica negativa? Lamentablemente, el pequeño felino siempre ha sido señalado como un animal interesado: es un lugar común que el oportunismo es uno de los defectos del gato, y por eso se ha utilizado, incluso en cuentos de hadas y en modismos, para expresar estos conceptos negativos.

También debe tenerse en cuenta que el dicho se usa solo y solo en la versión femenina. Quizás sería apropiado, a partir de hoy, declinarlo también en el masculino, según sea necesario; o mejor aún, dejar de usar el dicho, ya que el ser humano usa a los animales para expresar características negativas que le son propias.

Antonio Scaramozza