Japón y los gatos: la historia de un vínculo millennial


The Rising Sun siempre ha tenido una veneración particular hacia los felinos. Pero, ¿de dónde viene esta pasión? Leyendas y representaciones del animal preferido por los japoneses

Gato con monje

¿Cuál es el vínculo entre Japón y los gatos? (Foto de Adobe Stock)

El gato aterrizó en la isla japonesa gracias a los barcos de negocio procedente de China. No es posible fechar con precisión la llegada de los felinos a la tierra del Sol Naciente pero se estima que ocurrió durante el período Heian entre 794 y 1185.

Como en el resto del mundo, este animal conquistó al hombre inicialmente por razones puramente utilitarias. Los gatos alejaron a los ratones y en Japón protegieron las manadas de bachicoltura, uno de los activos clave del país.

Pronto también lograron colarse en lugares sagrados como y templos donde los monjes solían domesticarlos para salvaguardar los preciosos y antiguos manuscritos religiosos de la dañina roedura de los ratones. Pero el gato en Japón también es un símbolo de buena suerte mi prosperidad.

También te puede interesar: Características del gato: los orígenes y la propagación en el mundo de este felino

de contenido

Japón y los gatos: la leyenda de Oda Nobunga

Estatuta Maneki Neko
Las figuras de Maneki Neko derivan de una antigua leyenda donde los protagonistas son un líder legendario y un gato común (Foto Pexels)

Entre las leyendas más antiguas relacionadas con el mundo de los gatos encontramos la que ve como protagonista a uno de los personajes históricos más importantes de Japón Orden Nobunga, dignatario y líder, y un felino ordinario. Un día el dignatario caminaba con el samurái Naotaka cuando su atención fue atraída por un gato que pareció llamarlo con la ayuda de una pata.

Los dos una vez que se acercaron lograron escapar de un emboscada mortal que fue diseñado para dañarlos. Desde entonces, este animal ha sido venerado como un nosotros, divinidad con un espíritu sobrenatural vinculado a la fe sintoísta. Desde entonces yo Kami Neko, espíritu del gato, o gato chino de la suerte invadió los lugares de culto y los hogares de todas las clases sociales porque eran considerados como espíritus sabios.

Las figuras de Maneki Neko pueden adoptar diferentes formas y colores, y cada una tiene un significado específico.

Un amor real

Gato, en, cerezo
Junto con las flores de cerezo, el gato puede considerarse un símbolo de la cultura japonesa (Photo Unsplash)

Con el tiempo, gracias a sus movimientos elegantes y sobre todo silenciosos, el gato logró amalgamar las vidrieras de la civilización japonesa. La primera grabación oficial en la que se menciona a este animal es de hecho la que figura en el diario de laemperador Uda, dueño de un felino negro. Hay muchas razas felinas que tienen pelaje negro.

Mientras que el posterior emperador Ichijo había sido orgulloso maestro de Myobu no Otodo, gato que tenía a su disposición todo un patio compuesto únicamente por mujeres que tenían la tarea diaria de alimentarlo y acariciarlo.

También te puede interesar: Cat Legends: 14 historias locas sobre nuestro felino favorito

Japón y los gatos: el demonio transformador Bakenko

gato frente a un templo
La tradición del folclore japonés ve a los gatos también transformarse en demonios (Foto Pexels)

Cuenta una antigua leyenda que cuando un felino ha vivido durante 13 años en el mismo lugar y pesa más de 3,5 kg, tiene la capacidad de transformarse en un demonio de los regalos sobrenatural. Por tanto, el gato puede adoptar la forma de un Bakenko, que en japonés significa precisamente parecido a un gato o monstruoso. El primer signo de esta mutación fue cuando comenzó a caminar sobre sus patas traseras.

Pero no solo eso, normalmente se pensaba que el gato crecería en tamaño y que su cola se alargaría. No es casualidad que la raza de gato Bobtail japonés no tenga cola. La mitología le atribuye varios poderes, incluida la capacidad de encender siempre un fuego con su cola, resucitar cadáveres y devorar seres humanosyo para robar su identidad. Es de suponer que el origen de este monstruo folclórico proviene de una condición que ocurría con frecuencia en la antigüedad.

Durante el período Edo, los gatos fueron alimentados con restos de comida humana que consistían en arroz, verduras y cereales. Pero siendo el gato un carnívoro obligado se sintió atraído poraceite de pescado que alimentaba las lámparas de aceite durante la tarde y la noche. Los gatos para alcanzar las lámparas se levantaron sobre sus patas traseras. L ‘sombra alargada de los felinos proyectados por las lámparas fue capaz de desatar así un torbellino de fantasías con rasgos demoníacos.

Los felinos como caricatura de la sociedad

Casa japonesa
El artista Kuniyoshi No Neko vivía con cinco o seis gatos por casa (Foto Pexels)

Como compañeros de vida de los habitantes de Japón, los gatos fueron ampliamente representados como sujetos artísticos. Era muy común encontrarlos en su vida diaria ocupados con sus pasatiempos favoritos. Kuniyoshi No Neko, uno de los artistas más interesantes y actuales de la técnica Ukiyo-e, Xilografía realizada con preciosas matrices de madera, compartió su casa con cinco o seis gatos que fueron una fuente de inspiración continua para él.

Fue él quien durante el período Edo eludió la sanción que prohibía la representación de sujetos especialmente lascivos que pudieran ofender la moral pública. Geishas, ​​actores Kabuki y cortesanas asumieron así los rasgos de felinos humanizados. A menudo estas obras sirvieron de caricaturas y se comprometieron a satirizar estos edictos restrictivos contra la naciente sociedad burguesa. Sin embargo, estas impresiones se vieron afectadas por una circulación masiva.

Y la yuxtaposición hombre-gato permaneció viva en el imaginario colectivo de los habitantes del Sol Naciente desde entonces.

CF