Inflamación del bazo en perros: causas, síntomas y tratamiento


Inflamación del bazo en perros también llamada agrandamiento. Veamos en qué consiste y cómo reconocerlo para curarlo.

eco en el bazo

(Foto de Adobe Stock)

El bazo del perro tiene las mismas funciones que la del ser humano, en su interior se encuentran los linfocitos, que son las células encargadas de combatir los microorganismos invasores. Es por eso que se considera un órgano muy importante para la defensa del organismo y tiene un papel fundamental en el sistema inmunológico de los vertebrados, eso es filtrar la sangre.

De esta forma previene infecciones, destruye las células viejas y dañadas y conserva los glóbulos rojos y las plaquetas que intervienen en la oxigenación y la coagulación sanguínea. Desafortunadamente, sin embargo, puede suceder que el bazo se agrande. Que significa todo esto?

Cuando el bazo se agranda, contiene más sangre, lo que aumenta su tamaño y funciona mal. Cuanto más aumente su volumen, más células podrá bloquear y, por lo tanto, se producirá una inflamación del bazo en el perro.

Causas de la inflamación del bazo en perros

bazo del perro
(Foto de Adobe Stock)

El bazo se encuentra en el lado izquierdo del cuerpo cerca del estómago, es alargado y de color rojizo debido a la presencia de sangre y capilares. Aunque su función es poco conocida, es importante tanto para perros como para humanos, sobre todo es fundamental poder reconocer los síntomas de un agrandamiento que conducen a la inflamación, o esplenomegalia, una condición muy frecuente en perros mayores..

La causa La inflamación del bazo puede ser diferente, como: enfermedades infecciosas (hepatitis), o metabólico o autoinmune, además de procesos tumorales. A continuación se muestra una lista de las principales causas de inflamación del bazo en perros:

  • torsión esplénica: se trata de una urgencia veterinaria y se produce cuando un perro, especialmente las razas grandes, tras un esfuerzo físico excesivo, ingiere grandes cantidades de comida y agua, provocando que el estómago se retuerza o se dilate. El cual se expande y gira sobre sí mismo, torciendo su entrada y salida evitando así que el perro vomite o elimine gases. En consecuencia, dado que el bazo está adherido al estómago, tenderá a hincharse e inflamarse. Solo el veterinario podrá establecer la mejor forma de intervenir, siendo una situación muy peligrosa y también algo urgente.
  • trauma: La inflamación del bazo en los perros también puede depender de una probable caída, un accidente de tráfico o una patada, es decir, un traumatismo. En estos casos, sin embargo, los síntomas son evidentes ya que se formará un hematoma, con el riesgo de que una gran cantidad de sangre pueda romperse y liberarse en el abdomen o permanecer contenida en la parte inferior del bazo. Estas grandes hemorragias se manifiestan en la palidez de las mucosas del animal (notarás las encías blanquecinas), el frío, la debilidad y la respiración agitada.. Esta situación requiere una intervención urgente por parte del veterinario y no se puede descartar una posible transfusión de sangre.
  • tumor en el perro: la causa de la inflamación del bazo del perro puede estar dada por la presencia de un tumor, que puede ser benigno o maligno y solo mediante la evaluación de parte del tejido del bazo y un examen histológico del tumor, el médico podrá determinar y comprender cómo proceder. Antes de la cirugía, el médico procederá a asegurarse de que no haya metástasis, mediante pruebas diagnósticas como ecografía, radiografía y análisis de sangre en el perro. Solo después de que se haya realizado esta verificación, procederá con la intervención y lo más probable es que posteriormente prescriba quimioterapia. La esperanza de vida del perro depende mucho del tipo de tumor, ya sea benigno o maligno, y de los síntomas que se le presenten.

Hay casos donde la exportación del bazo es menos arriesgado que dejarlo allí en su lugar como enconado. Estamos hablando de esplenectomía que consiste en la extirpación parcial o completa del bazo..

Si nos preguntamos si el perro puede vivir sin bazo. La respuesta es: Sí. Desafortunadamente, sin él, sin embargo, es más propenso a contraer enfermedades y / o menos resistencia a las patologías.

También te puede interesar: El estómago de un perro se revuelve: lo que necesitas saber sobre la torsión gástrica en perros

Síntomas

perro enfermo
(Foto de Adobe Stock)

Los síntomas de la inflamación del bazo en perros pueden ser los siguientes:

  • dolor abdominal;
  • vómitos y diarrea en perros;
  • adelgazar a pesar del consumo de alimentos, o por el contrario, falta de apetito;
  • inflamación abdomen.

Pero hay otros síntomas específicos que dependen de la causa que generó la inflamación, en general, cualquier enfermedad que pueda dañar órganos cercanos al bazo (hígado, estómago) generará hinchazón y síntomas más específicos. Pero también es posible una condición de infección asintomática como en el caso de la esplenomegalia.

Diagnóstico y tratamiento de la inflamación del bazo.

perro veterinario
(Foto de Adobe Stock)

Para realizar un diagnóstico, el veterinario recurrirá a una ecografía o una radiografía que son herramientas útiles y muchas veces fundamentales diagnóstico, junto con los análisis de sangre del perro. Cuando la causa sea una infección, se pueden encontrar síntomas clínicos como fiebre en el perro o falta de apetito y en estos casos se prescribirá un tratamiento con antibióticos y uno específico para el trastorno primario.

En otros casos previamente especificados, el veterinario intervendrá según la gravedad y condición que se haya presentado en el animal. Siempre recordamos que la prevención a través de visitas y controles es siempre lo mejor para evitar y prevenir enfermedades más graves.

También te puede interesar: Medir la fiebre de tu perro: la guía sencilla en 10 pasos

Raffaella Lauretta