Hipoplasia cerebelosa: no es una enfermedad, sino una condición neurológica de los gatos


cachorro_gato

L’ipoplasia cerebellare felino es uno patología que no es muy conocido y en ocasiones se confunde con otras patologías. Se trata de un síndrome neurológico ese no es progresivo ni contagioso que afecte al cerebelo que, desde el nacimiento, resulta subdesarrollado. El cerebelo es la parte que controlo allí Coordinación motriz.

Según las hipótesis, esta patología se da en los casos en los que la madre ha sufrido un traumatismo durante el embarazo o ha contraído “algunas enfermedades infecciosas como la panleucopenia felina o la gastroenteritis infecciosa felina, que afectan a ejemplares jóvenes y no vacunados”.

La hipoplasia puede ocurrir debajo niveles diferentes más o menos grave, pero en cualquier caso no es una enfermedad ni causa sufrimiento en el gato, sino que aparece solo como falta de cordinacion. El gato tendrá un tipo de andatura scoordinata o problemas para caminar, tendrá dificultad para saltar, de temblores cabeza ocasional, cuando por ejemplo el gato intenta concentrarse en algo y en algunos casos puede tener problemas de la vista.

El gato no tiene dolores y no pierde el instinto de juego de sus semejantes. Donde estará limitado por un lado, encontrará formas de remediarlo a su manera. Dado que es una condición en la que no hay un curso progresivo, podría ocurrir mejoras en habilidad motora.

Como regla general, los gatos con hipoplasia tienen personaje muy dolce y tienden a crear uno reporte extremadamente cariñoso con los humanos. Evidentemente, necesitan más atención pero, como siempre, no demasiado exigentes.