Hidrocefalia en perros: causas, síntomas, riesgos y tratamiento


La hidrocefalia en perros es una enfermedad que puede provocar un daño cerebral irreparable: descubramos todo lo que hay que saber.

hidrocefalia canina

Hidrocefalia en perros (Adobe Stock Photo)

La hidrocefalia es una enfermedad caracterizada por acumulación anormal de líquido cefalorraquídeo en el cerebro del perro. El estancamiento de este fluido ejerce una fuerte presión, que puede tener graves consecuencias para la salud de Fido. Veamos cuáles son las causas de esta peligrosa patología y cómo reconocerla con prontitud.

También te puede interesar: Ataxia en perros: reconocer y tratar la falta de coordinación

¿Qué es la hidrocefalia en los perros?

perro enfermo
En la mayoría de los casos, la hidrocefalia es una enfermedad congénita; sin embargo, también puede manifestarse como consecuencia de traumatismos y neoplasias (Photo AdobeStock)

La hidrocefalia en perros es una afección causada por un aumento del líquido cefalorraquídeo en el cerebro. Normalmente, este fluido está presente como lubricación y protección. Sin embargo, si se produce demasiado, se acumula en los ventrículos del cerebro, ejerciendo una presión anormal sobre el cerebro.

Normalmente, esta condición se presenta en el perro cuando aún es un cachorro. En algunos casos, sin embargo, también puede ocurrir en animales adultos. Allí expansión de los ventrículos puede afectar a uno o ambos hemisferios. Podemos distinguir entre dos tipos principales de hidrocefalia en perros:

  • Compensatorio, el exceso de líquido llena el espacio donde no se han desarrollado los ventrículos. Al hacerlo, ejerce una presión intracraneal excesiva;
  • Obstructivo, el líquido cefalorraquídeo se acumula en la estructura circulatoria del cerebro.

Causas y signos clínicos.

boxeador enfermo
La hidrocefalia en los perros se manifiesta con cambios de comportamiento, crecimiento reducido y fatiga (Foto Pixabay)

¿Cuáles son las causas de la hidrocefalia en perros? Esta enfermedad puede ser de origen congénito o adquirido. En el primer caso, es comúnmente causado por:

  • Transmisión de la madre a los cachorros, en el caso de los perros Yorkshire Terrier
  • Infecciones contraídas antes del nacimiento.

Cuando se adquiere la patología, sus causas pueden ser:

  • Tumor cerebral
  • Trauma de la cabeza
  • Lesiones
  • Deficiencia de vitamina A

La hidrocefalia puede afectar a cualquier perro, independientemente de su raza. Algunos ejemplares, sin embargo, están más predispuestos a la aparición de esta patología. En general, se trata de animales pequeños y brachicefali:

  • Caniche
  • Buldog
  • Shih-Tzu
  • maltés
  • pekinés
  • Volpino di Pomerania
  • Chihuahua

Entre otros factores de riesgo para el inicio de la patología hay embarazos cortos, partos difíciles y cachorros de pequeño tamaño. ¿Cómo ocurre la hidrocefalia en los perros? Reconocer esto no siempre es fácil; a veces, de hecho, puede ser asintomático. En otros casos, sin embargo, síntomas como:

  • Pérdida de visión
  • Pérdida de peso en perros
  • Cabeza abovedada
  • Convulsiones
  • Ataxia
  • Debilidad y letargo
  • Desórdenes respiratorios
  • Trastornos de la marcha
  • Cambios de comportamiento y aparición de comportamientos compulsivos.
  • Agresión

También te puede interesar: Enfermedades neurológicas en perros: síntomas que no hay que subestimar

Diagnóstico y tratamiento de la hidrocefalia canina

Perro que sufre de tumor.
Se puede utilizar terapia farmacológica y cirugía para reducir la presión ejercida por el líquido cefalorraquídeo (Photo AdobeStock)

¿Cómo se diagnostica la hidrocefalia? Después de someter al animal a un visita completa, el veterinario puede utilizar pruebas de laboratorio como análisis de sangre y análisis de orina en el perro.

Otras herramientas de diagnóstico útiles incluyen radiografías, ecografías y resonancias magnéticas del cerebro y el cráneo. En el caso de que la patología sea congénita, se podrá recurrir aelectrocefalografía.

Desafortunadamente, no existe cura para la hidrocefalia en perros. El objetivo es someter a Fido a un tratamiento dirigido a reducir los síntomas, disminuyendo la presión en los tejidos cerebrales afectados. Para ello, puedes recurrir a:

  • terapia farmacológica a base de diuréticos, corticosteroides y anticonvulsivos;
  • cirugía, en casos graves, para desviar la acumulación de líquido cefalorraquídeo.

Laura Bellucci