Hemorragias nasales en perros: causas, diagnóstico y tratamientos

Las hemorragias nasales en los perros pueden dar miedo, pero mantén la calma: en este artículo vemos las posibles causas del problema, diagnóstico y tratamiento

perro sangrando
Hemorragias nasales de perros: ¿de qué depende? (Photo Pexels)

Ver salir sangre por la nariz de nuestro perro es sin duda una experiencia desagradable y eso puede hacer que cualquier dueño entre en pánico, dado el amor que uno siente hacia nuestros amigos de cuatro patas.

L’epistassio hemorragia nasal, puede afectar solo a una fosa nasal (unilateral) o ambas (bilateral), ser aguda (repentina) o crónica (continua en el tiempo), consistir en pequeñas gotas o ser más intensa.

Si bien es un motivo de gran preocupación para los humanos, debemos decir que la epistaxis en los perros se puede tratar fácilmente y no necesariamente tiene causas preocupantes, pero obviamente es necesario analizar bien la situación y comprender su origen.

En este artículo vemos el Principales razones por las que se producen hemorragias nasales en perros, especificando ahora mismo que lo más adecuado es acudir al veterinario en cuanto nos demos cuenta.

Hemorragias nasales en perros: las posibles causas

sangrado del hocico del perro
¿Cuáles son las causas de las hemorragias nasales en los perros? (Foto Pixabay)

Las razones de la epistaxis pueden ser de diferente naturaleza., desde las menos graves, como traumatismos y cuerpos extraños en la nariz del perro, hasta patologías más graves.

Veámoslos juntos.

Cuerpos extraños

Generalmente, si hay un cuerpo extraño en la nariz, el sangrado es unilateral, ya que el objeto se coloca en solo una de las dos fosas nasales. La sangre puede gotear cuando Fido estornuda y los estornudos repentinos y continuos son la señal para entender que algo está atascado en la nariz: en la mayoría de los casos, son semillas, hojas, astillas de madera o espigas de trigo (forasacchi). Si el objeto es visible a simple vista, puedes intentar extraerlo con pinzas, de lo contrario es bueno llevar al perro al veterinario para que lo haga y evitar infecciones más graves.

En este sentido, puede resultar útil leer el artículo Cuerpos extraños en el perro: síntomas y remedios para la garganta, ojos, nariz, oídos y más.

Infecciones

Las infecciones pueden ser bacterianas, parasitarias o fúngicas. Las más propensas a causar hemorragias nasales son las infecciones bacterianas, debido a un traumatismo o un cuerpo extraño que ya no está presente. Por lo general, se tratan con antibióticos, recetados y administrados por un veterinario.

Las infecciones por hongos son más difíciles de curar, y requieren una terapia bastante prolongada, pero incluso en este caso, su veterinario de confianza podrá identificar la más adecuada.

En caso de infecciones de nariz o boca, el perro, además de sangrar por ambos lados, también tendrá dificultad para respirar, emitiendo ruidos fuertes al inhalar y exhalar.

Enfermedades dentales

hemorragia nasal (fuente Pixabay)
Las enfermedades dentales pueden causar hemorragias nasales (Fuente Pixabay)

El sangrado de nariz también podría resultar de una infección localizada en la boca, como una enfermedad dental. Un absceso dental en perros, por ejemplo, puede causar hemorragias nasales si se rompe en la cavidad nasal, lo que resulta en una fístula oronasal. En esta condición, hay otros síntomas, como secreción nasal unilateral y estornudos continuos, especialmente después de las comidas. Un absceso de la raíz del diente que se encuentra en la mandíbula superior del perro también provoca hinchazón en la columna nasal o en el área debajo de los ojos.

Estas infecciones deben ser confirmadas por el diagnóstico del veterinario, quien también elegirá cómo intervenir para solucionar el problema.

Trauma

No es fácil estar atento a los movimientos de su perro todo el tiempo y podría suceder que chocara con algo o alguien durante un momento de distracción y se lastime. Por tanto, podrían haberse producido laceraciones visibles o internas, vinculadas al accidente ocurrido y que se manifiestan con la fuga de sangre por la nariz.

Problemas de coagulación de la sangre

La pérdida de sangre también podría deberse a uno falta de plaquetas, lo que provoca problemas de coagulación. A menudo, este trastorno está relacionado con enfermedades transmitidas por garrapatas, como la ehrlichiosis canina, u otras enfermedades, como la enfermedad de von Willebrand, que puede afectar a varias razas de perros y consiste en una deficiencia del factor de coagulación (lo que provoca una hemorragia prolongada). después de un trauma menor).

Otro trastorno hemorrágico, no hereditario sino adquirido, es el coagulación intravascular diseminada (CID): síndrome que aparece después de infecciones, agotamiento por calor, shock y se manifiesta por hemorragia nasal, oral y gastrointestinal.

Tumor

Los tumores de la cavidad o de los senos paranasales son más frecuentes en los perros de mayor edad y en los “dolicocefálicos”, es decir, en los perros de hocico alargado (como el Collie). Además de las hemorragias nasales, generalmente unilaterales, hay secreciones nasales y estornudos. No hace falta decir que se requiere un examen médico especializado y una posible operación quirúrgica.

Diagnostico y tratamiento

diagnóstico de hemorragia nasal de la nariz del perro
Acudir al veterinario para un diagnóstico es la mejor opción (Foto iStock)

En general, yo síntomas a tener en cuenta cuando el fenómeno de la epistaxis está en curso en el perro son:

  • Estornudos acompañados de sangrado
  • Hinchazón nasal
  • Patologías dentales
  • Taburetes negros
  • Respiración ruidosa
  • Mal olor de la boca o la nariz
  • Falta de apetito

Dijimos como es Es de fundamental importancia contactar a un veterinario lo antes posible para definir la causa con precisión del sangrado de la nariz de Fido. El veterinario formulará el tuyo diagnóstico basado en la historia del animal y un examen físico completo.

Algunas se suelen realizar Pruebas de laboratorio, ven:

  • Hemograma completo para identificar anemia, inflamación, infección o bajo recuento de plaquetas
  • Perfil bioquímico del suero para evaluar la salud general del perro y la funcionalidad de los órganos vitales
  • Análisis de orina para comprobar el correcto funcionamiento de los riñones y posibles infecciones
  • Pruebas serológicas para enfermedades infecciosas., especialmente enfermedades por hongos y garrapatas
  • Prueba de coagulación sanguínea, genérico y más específico, para comprobar el recuento de plaquetas, factor von Willebrand y descartar anomalías que puedan ser hereditarias, provocadas por toxinas o condiciones metabólicas.
  • Esame oronasale bajo anestesia para la evaluación de enfermedades dentales, masas nasales o cuerpos extraños
  • Radiografías nasales y dentales requieren anestesia y se utilizan para resaltar un absceso de la raíz de un diente o una neoplasia en la nariz
  • Biopsias nasales se puede realizar siguiendo radiografías previas.

Además, las pruebas aún más especializadas son:

  • La tomografía computarizada (TC) y el Imágenes por resonancia magnética (IRM): técnicas de imagen muy útiles para identificar masas nasales y conocer su ubicación exacta antes de realizar la biopsia
  • La rinoscopia Implica el uso de un pequeño instrumento flexible equipado con fibras ópticas para inspeccionar las estructuras nasales e identificar tumores, cuerpos extraños y el área específica de sangrado.
  • También es posible utilizar el cirugía exploratoria, más invasivo pero necesario para una inspección clara de la cavidad nasal. Permite extraer masas y cuerpos extraños o proceder a la toma de muestra de biopsia.

Para reducir la gravedad de los síntomas y hacer que Fido sufra menos, antes de llevarlo al veterinario para una visita y un tratamiento específico, puede ser útil seguir estos consejos:

  • Minimiza el estrés del perro, que solo empeoraría la situación, ya que aumenta la presión arterial, provoca excitación y dificultad para respirar.
  • Coloque hielo cubierto con una gasa en la nariz o haga compresas frías para ayudar a contraer los vasos sanguíneos., que ayudará a reducir el suministro de sangre
  • Para lesiones traumáticas, el sangrado generalmente se detiene espontáneamente o mediante terapia de apoyo. Los tumores nasales pueden extirparse quirúrgicamente o tratarse con quimioterapia o radioterapia. Las infecciones por hongos o bacterias a menudo responden a antibióticos o agentes intranasales y orales. Los abscesos dentales mejoran después de la extracción de dientes y la administración de antibióticos. Por último, muchos trastornos hemorrágicos se pueden tratar una vez que se identifica la raíz del problema.