Gato más atado al dueño o la casa: verdad o lugar común


¿Pero es cierto que el gato está más apegado al dueño o a la casa? Algunos estudios, y un poco de sentido común, han dado la respuesta: he aquí cómo responder.

Gato más apegado al dueño o a la casa

Gato más atado al dueño o la casa: cuál es la verdad (Foto Pixabay)

Los gatos son a menudo protagonistas de “verdades falsas” y suposiciones, que en realidad suelen quedar en un nivel muy superficial del mundo felino. Es cierto que se trata de animales con características y rasgos de carácter similares y comunes, pero de ninguna manera debemos hacer un ‘manojo de hierba’. De hecho, cada gato es una historia en sí mismo y puede tener gustos que lo empujen en una dirección más que en otra. Entonces, veamos si el gato está más vinculado al dueño o la casa.

También te puede interesar: Las parejas de gatos y dueños más inseparables de la historia

de contenido

¿Mejor amigo del hombre? (También) ¡el gato!

Gato duerme
Gatito durmiente (Foto Pixabay)

Una de las ‘acusaciones’ más injustas contra el gato es la de ser menos cariñoso y cariñoso con el ser humano que con la otra mascota por excelencia, el perro. Pero esto es absolutamente falso y muchos ‘amantes de los gatos’ pueden negar esta afirmación. El gato logra apegarse al dueño, sufrir con él y por él y cuidar a toda su familia. Aunque se puede culpar un poco (quizás incluso más que un poco) de desobediencia, al gato le encanta recibir el cuidado y el cariño de los humanos que lo rodean, y en particular de su dueño.

Además, la mayoría de estos clichés no tienen base científica, pero a veces se basan solo en una propensión hacia el perro para desacreditar al felino (Lea aquí: Dueños de perros o gatos: el desafío eterno entre los amantes de perros y gatos) . Es cierto que es un animal tímido y solitario, que ama su soledad y sus momentos de intimidad, pero es igualmente cierto que el gato quiere y desea estar en compañía en casa, como y cuando dice.

Gato salvaje y doméstico: como cambia la socialización

Si bien un gato acostumbrado a vivir en casa ciertamente tiene una mayor necesidad de su dueño, porque es incapaz, o más bien no está acostumbrado, a tener que buscar comida y protegerse de los peligros, su actitud no puede definirse como ‘oportunista’. De hecho, con esta definición queremos subrayar, erróneamente, que el gato no necesita socializar con sus compañeros y con los seres humanos: ¡absolutamente falso! En realidad, el gato salvaje macho vive poco en contacto con sus semejantes, salvo en el momento del apareamiento, mientras que la hembra suele estar muy presente y en contacto con sus gatitos y con otros gatos tanto en el momento del nacimiento, amamantando. y la educación temprana de los gatitos (lea aquí: Madre gata después del parto: comportamientos comunes y monstruosos en el posparto). A menudo, sin embargo, todos los gatos que viven en la calle se encuentran viviendo (compartiendo) en colonias felinas, con todos los problemas de ‘convivencia’ que se derivan de ello (exactamente como ocurre en nuestros condominios).

Siempre es un animal relacional incluso en el caso del gato que vive en casa. Necesita relaciones humanas y felinas, pero no todos las crearán por igual. Como ocurre con los humanos, hay individuos más o menos extrovertidos que tienen un mayor deseo de compañía que otros. Ciertamente, mucho depende de la personalidad individual, pero también de las experiencias anteriores: las historias de violencia y trauma en el gato pueden ser un obstáculo para construir nuevas relaciones (Lea aquí: ¿Por qué no acarician al gato?

También te puede interesar: El gato extraña al dueño o no: cómo reacciona ante nuestra ausencia

Gato más vinculado al dueño o la casa: la respuesta más ‘científica’

Gato más apegado al dueño o a la casa
Gato más vinculado al dueño o la casa: historias, hábitos y ciencia (Foto Pixabay)

Aunque pueda parecer que al gato a veces le gusta más la casa y los hábitos domésticos que los humanos, y viceversa, en realidad hay una explicación científica, o más bien histórica, para esta cuestión. De hecho, los gatos siempre han estado acostumbrados a vivir en casa pero su ‘función’, al menos hasta hace unas décadas, era proteger la casa del asalto de los ratones. Así que era el propio hombre quien se ocupaba de su dieta para mantener vivo a este ‘ayudante’ pero sin siquiera prestarle demasiada atención: las relaciones con el hombre de hecho se limitaban a menudo a una relación de ‘utilidad’, es decir, el gato actuaba como guardián a cambio de comida y agua. En la práctica, no era apropiado hablar de un ‘gato doméstico’ ya que el gato vivía en un estado de semilibertad.

Jean Fabre, experto en insectos hexápodos, también argumentó en el siglo XIX que las posibilidades de que un gato y un hombre pudieran crear un vínculo eran muy escasas. Pero el tiempo y los acontecimientos han demostrado lo contrario: el gato es un animal relacional, al que le encanta estar en la familia y tener relaciones con su dueño. Por tanto, no es cierto que el gato esté más apegado a la casa que el dueño, ya que sus hábitos y estilo de vida también han ido cambiando a lo largo de los años y se han vuelto más ‘domésticos’. Sin embargo, esto no significa que el gato sea un animal fácil de domesticar y educar (Lea aquí: Educar al gato: conceptos básicos para el entrenamiento del gato).

Los estudios de Jean Fabre sobre el gato más vinculado al dueño o la casa

gato blanco
Gato blanco (Foto Pixabay)

Los estudios de este famoso entomólogo francés podrían considerarse hoy en los límites del abuso felino: de hecho, sus ‘experimentos’ pusieron tensión (e incluso en riesgo) la vida misma de los felinos examinados. De hecho, a menudo sometía al gato a pruebas muy duras: lo llevaba fuera de casa, o al menos fuera del territorio que conocía bien, para comprender si podía encontrar el camino a casa por sí mismo. Para hacer su tarea aún más difícil, el erudito puso al felino en un saco y lo hizo girar para poner a prueba su sentido de orientación (lea aquí: Los gatos encuentran el camino a casa: la razón de esta habilidad).

De los resultados de sus ‘experimentos’ (a veces crueles) dedujo que los gatos a menudo lograban (ya pesar de todo) regresar a casa porque estaban muy apegados al territorio y a la casa, pero no al dueño. Pero esto, como se puede experimentar fácilmente al vivir con un gato, no es cierto. De hecho, el gato seguiría a su dueño a todas partes, pero esto no nos justifica que cambiemos sus hábitos con frecuencia y lo obliguemos a adaptarse a lugares siempre nuevos (Leer aquí: Acostumbrando al gato a la nueva casa: consejos para cambiar de hogar).

Francesca Ciardiello