Gato con SIDA felino: frecuencia de vacunas para el gato inmunodeprimido

Un gato inmunodeprimido, que padece VIF o SIDA felino, debe recibir sus vacunas. Pero, ¿con qué frecuencia, para no causar más problemas?

gato ventana triste
Las vacunas pueden ser peligrosas para los gatos con SIDA felino porque están inmunosuprimidos. (Foto de Flickr)

El llamado “SIDA felino” o VIF (virus de inmunodeficiencia felina) es una enfermedad muy similar al SIDA humano, aunque no es transmisible de un gato a un ser humano. Los gatos con esta afección sufren problemas con el sistema inmunológico, que al estar debilitado puede predisponer al gato a problemas como infecciones virales y bacterianas. Y las vacunas, en este caso, pueden ser peligrosas.

Usted también podría estar interesado en: Vacunas para gatos: horario, qué inmunizan, costos y contraindicaciones

Vacunas para el gato inmunodeprimido

Gato y veterinario
Las vacunas son esenciales, especialmente para un gato inmunodeprimido. (Foto AdobeStock)

Si tenemos un gato inmunodeprimido debido al SIDA felino, es posible que tengamos que Piense en los peligros que pueden tener las vacunas. en su débil sistema inmunológico.

Algunas vacunas de hecho consisten en patógenos vivos modificados para ser atenuados. Es decir, contienen una versión “menos potente” de la enfermedad que combaten.

Pero estos organismos pueden, en casos muy raros, volver a su estado patológico original, e por lo tanto causa enfermedades ellos originalmente provocaron.

Esta es una ocurrencia rara, dijo “Regreso a la virulencia”, que es más probable en individuos inmunodeprimidos, como en un gatito con FIV.

Renunciar a las vacunas es totalmente fuera de la cuestión. Aunque teóricamente el virus podría afectar el sistema inmunológico de nuestro gato, no es seguro que así sea.

Además, el porcentaje de que ocurre es tan mínimo que ni siquiera vale la pena correr el riesgo: un sistema inmunológico débil necesita toda la ayuda que pueda obtener.

Las vacunas están diseñadas solo para ayudar al sistema inmunológico de los seres vivos, para organizarse y prepararse para cuándo (y si) estarán expuestos a enfermedades.

Usted también podría estar interesado en: FIV: inmunodeficiencia viral felina

Cómo convivir con un gato con sida felino

El gato se lame cuando lo acaricio
Los gatos inmunosuprimidos necesitan algo de atención. (Foto AdobeStock)

En la actualidad, no existen estudios veterinarios que indiquen vacunas específicas (y métodos distintos a la norma) para un gato inmunodeprimido.

Por lo tanto, debe seguir su rutina normal de vacunas, con poca atención. Los veterinarios recomiendan algunos pasos:

  • Mejor deja que el gato viva en la casa, reduciendo así la exposición a patógenos potenciales que están presentes al aire libre.
  • Exámenes de gatos para el SIDA felino deben repetirse a los 6 meses. De hecho, las pruebas normales de FIV pueden producir falsos positivos (más a menudo en gatos más jóvenes). Para ello, el veterinario debe utilizar un método conocido como “western biot”, que suele producir muy pocos falsos positivos.
  • Seguimos, como dijimos antes, las líneas estándar para la administración de vacunas a gatos. Por lo que debemos vacunar al gato a las 8, 12 y 16 semanas de edad. Luego, se harán nuevas vacunas al año de edad y luego se repetirán como máximo cada 3 años. Las vacunas básicas son la panleucopenia (a menudo junto con la rinotraqueítis y el calicivirus) y, cuando sea necesario por ley, la rabia.
  • Vacunar al gato contra la leucemia es solo es necesario si el gato sale de casa.
  • Evitamos por seguridad i vacunas no estrictamente necesarias, como la tiña y Bordetella.
  • Las vacunas para gatos inmunosuprimidos deben apropiado para su condición. Evitamos el uso de vacunas vivas modificadas.
  • Mantengámonos actualizados sobre todos ellos información y novedades sobre vacunas para gatos. Cada día se puede descubrir algo útil para nuestro gato inmunodeprimido.

pensión completa