Gato asustadizo? Aquí están las posibles causas y todos los remedios para ayudarlo.

¿Tu gato le tiene miedo a todo y no sabes cómo ayudarlo a superarlo? Reconocer los síntomas es el primer paso para abordar el problema.

Gato asustadizo
Un gato puede esconderse con miedo

El gato tiene fama de ser un animal independiente, rencoroso y, a veces, temeroso por razones que pueden parecer incomprensibles a nuestros ojos. Si logramos identificarlos, sin embargo, ya es un primer paso para abordar el problema: armémonos de paciencia y buena voluntad e intentemos comprender cuáles son los objetos o situaciones que pueden aterrorizarlo. Los síntomas que presentan son bastante evidentes por lo que un poco de atención será suficiente para entender cuáles son las razones por las que el felino se escapa repentinamente debajo de la cama.

El gato tiene miedo: cómo reconocerlo

Los signos específicos indican que el gato tiene un ataque de pánico, pero, por supuesto, cada felino lo demuestra a su manera. Generalmente hay dioses síntomas bastante comunesSi, por el contrario, identificamos un complejo real en el gato, entonces una visita al veterinario es fundamental para excluir trastornos mentales más graves.

Comportamientos inusuales

Si el gato se escapa repentinamente debajo de un mueble o busca refugio debajo de la cama, es probable que haya visto algo que lo asustó. El repentino y ‘espasmódico’ deseo de buscar un refugio de algo o alguien, es uno de los principales síntomas del miedo en un gato. Tenga cuidado de no estorbar: si un gato tiene que escapar podría abrumarlo todo a su paso.

Señales físicas

Gato mirando con miedo
Un gato temeroso puede tener una mirada fija

En el rostro del gato se harán evidentes algunas características como mirada fija y petrificada, pupilas dilatadas y ojos bien abiertos. Las orejas estarán bajas y agachadas, en posición casi fetal. En definitiva, todas son actitudes que indican un cierre, un miedo de hecho.

Instintos incontrolables

Gato agresivo
El gato puede ser agresivo cuando está asustado.

En lugar de congelarse en una posición fija, el gato podría atacar con garras afiladas. El instinto de atacar al enemigo no está necesariamente ligado a la causa del miedo, por el contrario solo podría ser un arrebato momentáneo de un gato que en ese momento debe liberar su ansiedad. Asimismo, puede perder el control de sus funciones vitales, como orinar y defecar. Podría hacerlo en lugares inusuales y de repente, como si no pudiera evitarlo.

El gato tiene miedo: las posibles causas

El gato puede tener uno detrás historial de abuso y violencia o estar genéticamente predispuesto a este sentimiento. He aquí una serie de causas que incluso pueden escapar al ojo humano, pero que deben contarse entre las más probables.

Un perro

Entre un gato y un perro, es notorio que nunca hay buena sangre. Sin embargo, a veces los gatos pueden estar realmente aterrorizados incluso por la presencia de un perro a su alrededor. Quizás su tamaño físico les impide permanecer tranquilos incluso cuando Fido está dirigiendo su atención a otra parte en ese momento. Ya sea que ingrese a una casa donde ya vivía un perro, ya sea que el gato sea adoptado después del gato o cuando lo encuentre en la calle, el gato siempre puede estar aterrorizado.

Un niño

Incluso un humano tierno podría aterrorizar a nuestro gatito. Si a tu pequeño nunca se le ha enseñado cómo relacionarse con un felino, es probable que lo trates como si fuera un juguete, un animal de peluche. Por eso es fundamental que entre el niño y el gato siempre exista una relación de respeto, que seguro puede resultar en una maravillosa amistad. De lo contrario, un niño rencoroso e impertinente podría pagar las consecuencias de sus acciones, aunque sean inconscientes, a sus expensas.

Una situación estresante

Un viaje con tu gato, una mudanza y cualquier otra situación que cambie la rutina del gato podría ponerlo nervioso y temerle a cualquier cosa. Un lugar nuevo, diferente al que está acostumbrado, como una casa de vacaciones, podría generar muchas molestias, además de mareos. Hay que darle el momento adecuado para que se acostumbre a la realidad que le rodea.

Ruidos o visiones

Los estímulos visuales, como las sombras, o un ruido fuerte repentino como los barriles de Año Nuevo podrían petrificar al gato de miedo. Por supuesto, también podría reaccionar rascándose y maullando nerviosamente: por lo general, si los ruidos de la casa aún no le son completamente familiares, podría ponerse nervioso.

Cómo calmar a un gato asustado

Si el gato se encuentra en una situación inusual y desagradable, es posible que manifieste su malestar también a través del miedo. Después de haber comprendido mejor las causas que lo llevan a dejar de pensar y a tener comportamientos ilógicos, aquí están los remedios a adoptar para tranquilizarlo.

Dale tiempo y espacio

Si un nuevo animal o un nuevo ser humano “invade” su territorio, el gato puede tener tanto miedo como celos. Siempre es uno tema vinculado al territorio: la casa y todas las personas que viven allí le pertenecen. Es fundamental que la convivencia no sea forzada de ninguna manera: es importante que los dos aprendan a estar juntos, cada uno inicialmente en un espacio separado.

Más mimos y atenciones

Naturalmente, una actitud temerosa desencadena instintivamente un deseo de protección en el propietario. Hagámosle sentir nuestra presencia y ayudémosle a superar el momento de incomodidad con muchas caricias y abrazos. También puede ayudar pasar unas horas más en su compañía: cuando esté cansado será el mismo felino el que nos abandone.

Comida favorita

Incluso los bocadillos o sus comidas favoritas podrían ser una gran herramienta para disolver su miedo y restaurar la serenidad. Quizás tratemos de comprar croquetas para usar solo en ocasiones excepcionales y que no suelen estar incluidas en su dieta: pueden ser un excelente remedio para calmarlo.

Distracciones para mantenerlo ocupado

Si el problema es un ruido externo o un objeto que no podemos simplemente quitarle de la mirada, es fundamental darle una distracción: el gato puede estar ocupado con diferentes juegos de bricolaje o con algunos objetos hechos especialmente para él, disponibles en una sección específica de la Ikea. En resumen, un poco de buena voluntad es suficiente para tranquilizarlo.

Contacta con tu veterinario

Si ninguna de las opciones anteriores ha tenido el efecto deseado, es el momento de contactar con el experto en el sector. Podría adoptar dioses remedios farmaceuticos o prescribir un tratamiento relajante específico. Alternativamente, los objetos a base de catnip o catnip también podrían ser útiles para relajar a nuestro gato.

FC

Amoreaquattrozampe ha sido seleccionado por el nuevo servicio de Google News, si quieres estar siempre actualizado por nuestras novedades SÍGUENOS AQUÍ