Enfermedades más comunes del Barbet: que son, como curarlas y que hacer para prevenirlas

Fuerte y dinámico, pero él también puede enfermarse. Cuáles son las enfermedades más comunes del Barbet, cómo se tratan y qué hacer para prevenirlas.

Enfermedades más comunes del Barbet

(Foto de Adobe Stock)

¿Puede un perro tan dinámico y ágil tener algún problema de salud? Parece imposible pero lo es. Y no es solo una cuestión de edad: el Barbet realmente puede enfermarse, porque su raza está sujeta a problemas particulares y patologías específicas. Veamos que son las enfermedades más comunes del Barbet, cómo se tratan y qué podemos hacer los maestros para ayudar a prevenirlos.

La salud del Barbet: una raza antigua y fuerte

Desde la Edad Media a esta raza se la conoce con el sobrenombre de ‘perro de agua’: es precisamente en estos ambientes acuáticos y pantanosos donde este ejemplar dio su mejor momento como cazador de patos y cisnes.

Enfermedades más comunes del Barbet
(Foto de Adobe Stock)

Precisamente esta habilidad suya estuvo a punto de decretar el fin de su propia raza: de hecho, el Barbet no fue pensado como un perro de compañía, sino solo como un ‘colaborador’ fundamental en las operaciones de caza.

Por tanto era un ejemplar muy resistente al frío y ‘húmedo’, precisamente porque estaba acostumbrado a vivir en la naturaleza y a acompañar al hombre en los lugares más difíciles. Una vez traído al interior y domesticado, el humano se dio cuenta de que no necesitaba cuidados especiales. El contacto constante con el agua, sin embargo, debilitaba especialmente sus oídos y era propenso a las infecciones: por eso, como veremos, conviene mantenerlos bajo control.

Enfermedades más frecuentes del Barbet: cuáles son las más frecuentes

¿Cuáles son las patologías a las que está más sujeto un Barbet? Entonces, no solo esta debilidad del oído, sino también problemas físicos que ciertamente puede comprometer la calidad de su vida: aquí están todos.

Adopta un Barbet
(Foto Pinterest)

Displasia de cadera

Es una malformación de la articulación coxo-femoral, que se vuelve inestable y provoca problemas con el equilibrio y la marcha del animal. El microtraumatismo continuo del cartílago puede evolucionar a osteoartritis.

Además de la herencia, la displasia de cadera en perros puede estar relacionada con el tamaño del perro (especialmente los grandes) y el tamaño mediano, pero también con otros factores:

  • ambiental,
  • exceso o deficiencia de nutrientes (calcio, fósforo y proteínas),
  • peso corporal excesivo,
  • pelvis deformada,
  • crecimiento demasiado rápido en comparación con el desarrollo muscular,
  • ejercicio excesivo,
  • actividades en superficies inadecuadas (suelos o terrenos empinados).

Luxación de la rótula en perros

También llamada “rotuliana”, afecta el equilibrio y la marcha del perro. En la práctica, el hueso se mueve fuera de la “pista” del fémur. Por lo general, sus síntomas son una evidente cojera del animal pero también el ruido que hace el hueso del perro cuando salta o estira la rodilla.

Es un problema que afecta principalmente a razas de perros grandes y gigantes, pero también puede tener causas relacionadas con traumatismos y accidentes y tiene varios niveles de gravedad, del 1 al 4.

Problemas con los testículos

Los problemas relacionados con la zona genital del ejemplar macho de la raza son básicamente tres: monorquidia, criptorquidia y anorquidia. En el primer caso sólo desciende un testículo y es claramente evidente; en el segundo cuando ambos testículos no descienden en los primeros tres meses de vida del perro.

En el caso del anorquidismo, los testículos del perro están completamente ‘ausentes’ porque no han descendido ni siquiera a una edad mayor.

Otras patologías diversas

El Barbet puede experimentar problemas de oído (dada su afinidad con el medio acuático) pero también problemas dentales y de la vista. Piense en el entropión de los ojos en el perro, que se crea cuando el párpado se invierte hacia adentro: de esta manera los pelos y las pestañas chocan e irritan el globo ocular.

Finalmente, esta raza puede sufrir ataques epilépticos en el perro pero también por la formación de hernias. Es mejor mantener siempre su salud bajo control.

Usted también podría estar interesado en: Razas compatibles con el Barbet: perros que se llevan bien con él y por que

Enfermedades más comunes del Barbet: tratamiento y prevención.

Aunque en algunos casos, como la displasia de cadera, no existe una cura específica para resolver el problema, es obvio que un estilo de vida saludable y equilibrado definitivamente puede ayudar a su perro a vivir mejor.

Nutrición del Barbet
(Foto Pinterest)

Empecemos por la ‘mesa’: es importante cuidar la dieta del Barbet, no darle nunca sobras de nuestras comidas y animarle a hacer actividad física todos los días. De esta forma no solo evitará el riesgo de obesidad canina sino que también podrá desahogar sus energías, que de otro modo quedarían reprimidas y podrían ponerlo nervioso.

Con nuestro veterinario de confianza, programamos visitas periódicas para vigila su salud: especialmente las orejas, los dientes y los ojos. Podemos intentar prevenir problemas articulares informando al experto en cuanto notamos los síntomas y siguiendo las instrucciones que nos dará.

Francesca Ciardiello