El perro se burla: no es así, eso es lo que hay detrás

¿Tu perro es travieso? En realidad no es así, no toma acciones para molestarte o provocarte, sino por otros motivos … Investiguemos juntos sobre ciertos comportamientos “rencorosos” de Fido

el perro es rencoroso
¿Es realmente cierto que el perro se burla de nosotros? (Fuente de la foto iStock)

Uno de los grandes errores que comete el hombre es el llamado antropomorfización, es decir la asimilación al hombre de todos los comportamientos, modalidades interactivas y necesidades psicofísicas presentes en los animales. Esta visión parcial de la realidad conduce a percepciones y creencias erróneas por nuestra parte, con una interpretación incorrecta de algunos comportamientos caninos, leídos en clave humana. De esta forma, se elimina el rango comunicativo real del gesto, con desagradables malentendidos.

Entonces pasa a pensar que nuestros perros se están burlando de nosotros cuando hacen pipí en la casa, destruyen objetos o tiran basura, pero no es así: la ciencia lo dice. De hecho, es una cuestión de composición del cerebro: en su mente no hay lugar para la malicia o el daño intencional y esto excluye que puedan actuar para fastidiarnos a nosotros oa algún otro animal.

En este articulo revelamos las verdaderas razones de ciertos comportamientos aparentemente “rencorosos” de nuestro fiel amigo.

¿Puede un perro ser rencoroso?

perro rencoroso
¿Puede el perro ser rencoroso? (Foto: Pixabay)

Disipemos este mito de inmediato: el perro no se enoja, o al menos no en el sentido humano de la expresión.

Los humanos estamos convencidos de que este es el caso de la nuestra tendencia a humanizar las actitudes de los animales. Este es nuestro gran error y, entre otras cosas, es uno de los comportamientos que el perro odia más que su dueño.

Incluso cuando abrazamos a Fido o intentamos darle besos, en realidad, nos equivocamos, porque a los perros no les gusta el abrazo, ya que en su idioma es lo más parecido a una montura. Para él no existe una equivalencia entre abrazo y afecto, como en el lenguaje de los primates, por lo que le costará apreciarlo y probablemente le molestará.

De la misma manera, nos vemos llevados a interpretar algunas actitudes que los perros implementan como un verdadero rencor hacia nosotros, pero está muy mal. Retomando la definición deEnciclopedia Treccani, que define un despecho ven un “acto realizado de manera expresa y maliciosa para disgustar a los demás, irritar o causar daño”, podemos decir con certeza que esto nunca puede afectar a un perro, ya que carece del área del cerebro que lo llevaría a actuar con maldad o malas intenciones.

Fido nunca hará algo malo de forma consciente y con la plena intención de hacernos sentir arrepentidos o enojados, porque esto está completamente fuera del alcance de su mente.

El perro es un animal extremadamente inteligente., lo sabemos, pero sería un error pensar que puede razonar como hombre y no como perro: vive en el presente, puede recordar el pasado pero no tiene conocimiento del futuro, es decir, es incapaz de vincular una acción o un comportamiento a algo que se proyecta en un tiempo por llegar.

Por lo tanto, es absolutamente incapaz de concebir y mucho menos planear una venganza. Los perros, como los niños, aprenden que lo que es bueno para sus seres humanos es “correcto” y que lo que a sus dueños no les gusta está “mal”, pero nunca darán el salto mental de hacer algo incorrecto a sabiendas.

Lo que no es correcto es nuestra tendencia a atribuirle a Fido sentimientos y comportamientos que no le pertenecen., arriesgándose así a dañar la educación y la relación de confianza y comprensión con él, sin reconocer las verdaderas razones de sus acciones.

Los comportamientos de los perros considerados “rencorosos”

comportamiento rencoroso del perro
Orinar en la casa es una de las acciones comúnmente consideradas por los dueños de perros

Comportamientos que comúnmente se consideran burlas Soy:

  • la destrucción de muebles / objetos cuando el perro está solo en la casa
  • la desaparición de objetos (“roba nuestras cosas”)
  • Estiércol en la casa, suciedad en ciertos puntos.
  • vocalizaciones, como ladridos fuertes o aullidos en nuestra ausencia

Después de hacer uno de estos problemas, es probable que el perro lo tenga. cara “culpable” a nuestro regreso: está con las orejas hacia abajo, mira hacia otro lado, está en su perrera o escondido debajo de algún mueble. No hace esto porque se sienta culpable o arrepentido, pero simplemente porque tiene miedo de nuestra reacción y trata de tranquilizarnos.

Los perros detectan inmediatamente cuando estamos enojados con ellos, saben leer el tono de nuestra voz, el lenguaje postural y relacionar esas señales con un castigo o una reprimenda. El problema es que no se conectan mínimamente nuestra actitud de enojo por el desastre que han causado previamente, sintiendo que están siendo castigados injustamente y sin una razón real.

Entonces, ¿por qué Fido implementa estos comportamientos que nos parecen rencorosos?

El perro se burla: las verdaderas motivaciones

perro odia que le soplen el hocico
¿Por qué un perro odia que le soplen en la cara? (Fuente de la foto Pexels)

Estas acciones malinterpretadas como burlas por parte de nuestro perro son en realidad la expresión de un sufrimiento, de un problema de conducta conocido como ansiedad de separación. El perro no puede soportar la falta de la figura de referencia y está desesperado, como lo haría un cachorro que a una edad temprana se aleja de su madre. En un adulto, sin embargo, este comportamiento no es normal y se convierte en una patología real: un perro debe poder estar solo durante un cierto tiempo durante el día, sin experimentar esta distancia como un problema insoportable.

La ansiedad por separación es, lamentablemente, un problema médico grave: el animal se siente extremadamente bajo estrés, vano ansiedad y destruir y masticar son para él acciones con efectos relajantes y función ansiolítica. Del mismo modo, la orina también es una herramienta a través de la cual Fido se deshace del “estrés” de estar solo.

De todos modos, castigar a nuestro perro es absolutamente contraproducente: si ya experimenta un malestar básico porque sufre por nuestra ausencia y el momento de la separación, estará doblemente enfermo cuando volvamos a él enojados, aumentando la ansiedad en la próxima salida.

La solución a este problema de comportamiento canino suele ser compleja y duradera: es necesario consultar a un veterinario conductual para iniciar la terapia dirigida y, en ocasiones, en los casos más extremos, puede ser necesaria una terapia farmacológica de apoyo.

Sin embargo, no necesariamente debe haber una perturbación grave detrás de estas acciones rencorosas. A menudo podrían ser simplemente intentos de Fido di llama nuestra atención.

El perro es muy hábil para entrenarnos. Cuando se dé cuenta de que, al robar un calcetín, tiene la oportunidad de iniciar un divertido juego de perseguir por toda la casa con un último empujón y tirón, seguramente se verá obligado a hacerlo de nuevo. Si al actuar así consiguió captar toda nuestra atención y jugar con nosotros, ¿por qué no repetir la acción en la próxima oportunidad, quizás con algo aún más valioso para nosotros, para tener una reacción aún más inmediata de nuestra parte?

En conclusión, Fido no actúa por despecho: en la base de sus actitudes hay una lógica específica, diferente a la humana, lo que le lleva a comunicarse con nosotros a su manera, con una lengua canina particular.

También te puede interesar >>>

Amoreaquattrozampe ha sido seleccionado por el nuevo servicio de Google News, si quieres estar siempre actualizado con nuestras novedades SÍGUENOS AQUÍ