El perro gruñe cuando come: porque es mejor no molestarlo


¡No lo molestes cuando haga su comida! He aquí por qué el perro gruñe cuando come y cómo interpretar esta actitud.

El perro gruñe cuando come

Perro gruñe al comer: causas y remedios (Photo AdobeStock)

‘Nunca molestes al perro que duerme’, pero tampoco lo que come. ¿Cuántas veces hemos intentado acercarnos a Fido que estaba comiendo su comida de bebé y recibimos un gruñido a cambio? Veamos cuáles son las razones de este comportamiento y cómo interpretar su verso dentro del lenguaje verbal canino. Si logra hacerlo incluso con su maestro, entonces es el caso de comprender las causas para correr en busca de refugio, antes de que la situación degenere. Que saber sobre el perro que gruñe al comer.

Usted también podría estar interesado en: ¿Quiere jugar un perro que gruñe?

de contenido

Comida para perros: lo que significa para Fido

Perros que comen
Perros comiendo (Photo AdobeStock)

Cuando el perro está frente a su plato lleno de comida, eso representa un momento sagrado para él. Las comidas siempre han sido no solo un recurso alimenticio, sino mucho más y ciertamente no un momento que se pueda compartir, ni siquiera con las personas a las que más se sienten. Gruñido por proteger su ración de comida es parte de su ADN, de su instinto y naturalmente estará inclinado a protegerlo. Está muy celoso de su comida tanto en casa como en una perrera, cuando puede haberse encontrado defendiendo su plato con sus compañeros o, desafortunadamente para él, compartiéndolo.

De hecho, si se trata de un perro que llega a casa tras una experiencia de convivencia con otros perros, es probable que sea aún más celoso y posesivo hacia el cuenco (Leer aquí: Convivencia perro y gato: cómo hacerlo). Pudo haber estado ayunando varias veces y estar satisfecho con las ‘migajas’ dejadas por aquellos más dominantes que él. Es probable que esta actitud haya desencadenado en él una especie de actitud defensiva agresiva.

El perro gruñe al comer: todas las causas

Yo gruño
Gruñido (Photo AdobeStock)

En el lenguaje verbal de los perros, junto con los ladridos que pueden tener varias razones, también está el gruñido: solo que la mayoría de las veces este verso se asocia con una actitud de agresión (Lea aquí: El perro se ha vuelto agresivo: por qué sucede y qué hacer al respecto). Es como si en ese momento el perro estuviera dando una advertencia: ‘Estoy a punto de atacar, si te acercas un poco más te morderé’. Entonces, si el perro levanta el labio superior y muestra los dientes, es mejor mantenerse alejado de él (lea aquí: Las reacciones de un perro al miedo: las 4F). Pero, ¿por qué lo hace mientras come?

La primera causa es, sin duda, el temor de que alguien pueda robarle la comida. En cualquier caso, no lo hace ni por broma ni por diversión, lo hace solo para defender su comida: pero es una advertencia para su próximo movimiento, que será más directo y ciertamente más violento.

Si lo hace con el maestro …

Y si tiene esta actitud agresiva hacia quien le da la comida, el problema es más grave de lo esperado. ¿Cómo pueden pensar que su propio ser humano quiere privarlos de la fuente de sustento? Es probable que el problema subyacente sea socialización: si está acostumbrado a estar junto a otros, no reaccionará de forma agresiva hacia sus compañeros o humanos (Leer aquí: Clases de socialización para perros: qué son y para qué sirven).

Un perro que le gruñe a su dueño cuando come fue probablemente un cachorro separado demasiado pronto de la figura materna (es decir, antes de las 8 semanas canónicas). Nunca es tarde para aprender, pero sin duda sería mejor empezar cuando el perro es un cachorro (Lea aquí: El cachorro ataca y embosca: cuáles son las causas y cómo educarlo correctamente). Si el ejemplar es adulto es probable que sea necesario recurrir a un perro experto en el sector.

Qué hacer si el perro gruñe al comer

El perro gruñe cuando come
Perro gruñe al comer: qué hacer (Photo AdobeStock)

Entonces, ¿la solución es resignarse a su agresión? ¡Absolutamente no!

  • Distrarlo: habría una solución ‘pacífica’, es decir, darle al perro una alternativa, una distracción. Se trata de llamar su atención con algo más, ya sea un juego, una cita o su bocadillo favorito. En la práctica, el perro que se enoja por su comida tendrá que tener un estímulo, una razón igualmente tentadora para abandonar su plato.
  • Manténte alejado de el: en cualquier caso, especialmente cuando hay invitados en la casa que Fido no conoce o niños, es mejor no estar demasiado cerca de él mientras come. De hecho, el perro siempre podía percibir como una amenaza la presencia de alguien que, como presunta persona maliciosa, pudiera robarle la comida.
  • Dale la comida de bebé habitual: si le diéramos su snack favorito a la hora de la comida, perderíamos el refuerzo positivo ya que ya no tendría el mismo ‘efecto sorpresa’.
  • No hablemos con el: que disfrute de su comida en paz. No tratemos de llamar su atención con palabras, porque podríamos ponerlo aún más nervioso.

Francesca Ciardiello