El gato rasca los ojos del perro: lo que arriesga el dueño del gato


¿Cuál es el riesgo de que el dueño de un gato rasque los ojos de un perro y cause lesiones? Eso es lo que dice la ley.

Gato rasca los ojos de un perro (Adobe Stock Photo)

Gato rasca los ojos de un perro (Adobe Stock Photo)

Adoptar un animal significa cuidar su bienestar psicofísico en 360 °: nutrición, salud y la provisión de un entorno adecuado a sus características. No solo eso: adoptar un animal también significa hacerse responsable de su comportamiento: por ejemplo, lo que arriesga el dueño del gato rascando los ojos de un perrocausándole una herida?

El gato rasca los ojos del perro: que pasa

gato rasca ojos de perro
(Foto iStock)

Cuando se trata de responsabilidad del dueño de una mascota por el daño que esta le ha producido, solemos pensar en el perro, que ha destrozado un objeto, mordido a otro perro o gato o incluso a una persona. En resumen, imaginemos que Fido, desde este punto de vista, es definitivamente más exigente que otras mascotas.

Pero esto no significa que ni siquiera el gato pueda estar en el centro de las diatribas del condominio: piense en las peleas por el gato que maúlla de noche, o el desagradable olor a excremento felino, o las macetas y plantas destruidas. En resumen, no faltan las ideas.

Pero cuando se trata de agresión física entre animales, solemos pensar en el perro mordiendo a otro perro oa otro gato. ¿Puede suceder también lo contrario? Sin duda, aunque con diferentes dinámicas.

En definitiva, no es tan frecuente pero tampoco tan raro que el gato pueda arañar al perro. La parte más delicada y expuesta es sin duda la de los ojos. ¿Qué sucede si el perro sufre daños en el órgano de la visión debido al rasguño, por lo que requiere intervención médica?

También te puede interesar: Gato maullando en un condominio: lo que dice la ley

Responsabilidad civil del propietario

gato rasca ojos de perro
(Foto Pixabay)

Partimos del supuesto de que el gato responsable puede ser dueño, así como puede ser callejero, o mejor dicho, libre: gatos que deambulan por el territorio, de conformidad con Ley marco sobre mascotas y prevención de animales callejeros, 281/1991, son animales libres de elegir su propio territorio, sin poder ser sacados de él.

Dependiendo del culpable tendrás que dirigir tus peticiones al dueño del gato o al Ayuntamiento. Por otro lado, de conformidad conArte. 2052 cc, el dueño del animal, o quien lo tenga bajo custodia al momento del hecho, está obligado a indemnizar a terceros por los daños causados ​​por él; en el presente caso, sin duda los gastos médicos a afrontar por la lesión ocular (tratamiento e indemnización del veterinario).

Atención también a las formas en que ocurrió el hecho. Una cosa es si el gato del vecino se ha colado en su jardín, rascándole los ojos al perro; de lo contrario si, por ejemplo, durante el paseo con Fido, el perro pudo acercarse al gato porque no respetaste las reglas (piensa en la obligación de una correa o la longitud mínima, que debe ser de 1,5 metros).

Recordamos aquí la regla general sobre responsabilidad extracontractual, a saber, laArte. 2043 cc, en virtud del cual se le exige que compense el daño injusto causado al tercero que lo produjo en virtud de un acto intencional y culposo.

Es decir, es necesario que la conducta del dueño del gato sea reprobable, al menos por culpa, o por incumplimiento de una norma de prudencia o diligencia común.

Esto no parece configurable donde su perro se escapó de su custodia y se coló en la propiedad del vecino, donde luego sufrió un rasguño en los ojos.

También te puede interesar: ¿A qué me arriesgo si mi gato hace pis en un condominio? ¿Qué dice la ley?

COMO