El gato no orina: síntomas, causas y que hacer para ayudar al gato

No debe subestimarse darse cuenta de que el gato no orina. Comprender los síntomas, las causas y saber qué hacer es importante para la salud de su gato.

el gato no hace pis
(Foto Pinterest)

La convivencia con un gato requiere mucha atención, e incluso si el gato es conocido como un animal “independiente”, en algunas situaciones nuestra ayuda es realmente necesaria para su bienestar.

Una de estas situaciones es sin duda cuando nos damos cuenta de que el gato no hace pis, u orina un poco (es la caja de arena para decirnos). Preocuparse en este caso es importante. Es casi seguro que algo anda mal con el organismo del gato y no podemos dejar pasar mucho tiempo pero debemos intervenir de inmediato para evitar consecuencias graves.

Averigüemos cuáles son los principales síntomas a observar y no subestimar, las causas que llevan al gato a no orinar y qué hacer para ayudarlo, evitando lo peor.

El gato no orina: síntomas

Cuando el gato no orina (anuria), o hace poco (disuria), debemos preocuparnos, especialmente si estas condiciones se prolongan por más de 36 horas.

el gato no orina síntomas
(Foto Pinterest)

Ciertamente son la señal de algo anda mal con el cuerpo de nuestro gato, y que si las subestimamos pueden convertirse en un problema realmente grave.

Problema que involucra i riñones, y precisamente su mal funcionamiento. De hecho, cuando persiste una obstrucción urinaria (o uretral), los riñones dejan de filtrarse provocando que el gato insuficiencia renal, sin duda una patología muy grave.

Pero cuales son los síntomas mantener bajo control? Ciertamente es difícil controlar la micción de nuestro gato, pero ciertamente la caja de arena nos brinda una ayuda válida.

Revisa la arena de la basura al menos dos veces al día es el primer paso a dar. Los gatos normalmente orinan dos veces al día (ya sabes, no son grandes bebedores), por lo que si notamos que la arena de la caja de arena no está mojada o no muy mojada, seguro que nuestro gato tiene algunos problemas en el tracto urinario.

Otros síntomas que se deben observar con atención están relacionados con comportamiento de nuestro gato:

  • cuántas veces se acerca a la caja de arena pero también cuánto tiempo permanece en ella (basta con mirar su parte trasera que seguramente estará más o menos sucia);
  • maullidos y fuertes temblores al orinarDe hecho, la obstrucción urinaria le causa mucho dolor al gato. Dolor que no puede dejar de manifestarse;
  • si notamos que el gato orina en el suelo u otros lugares de la casa (manteniendo la misma posición doblada que cuando hace su trabajo en la caja de arena). Esto se debe a que relaciona el dolor con la caja de arena;
  • se aísla y evita las caricias en la parte baja del abdomen

Por supuesto, estos son los primeros signos de un problema urinario en un gato. De hecho, cuando el bloqueo dure más de 36 horas en el gato notaremos síntomas mucho más preocupantes, que en el peor de los casos conducen a su muerte. Estos síntomas son:

  • abatimiento y confusión mental;
  • vómitos y acidosis;
  • abdomen contraído y deshidratación;
  • presencia de sangre en la orina;
  • descenso de la temperatura corporal y desmayos.

Cuando notamos estos síntomas, absolutamente no tenemos que perder el tiempo. El riñón del gato seguirá produciendo orina que, si no se expulsa, envenena al gato debido a una insuficiencia renal. Y en casos severos le lleva a muerte.

Bloqueo urinario en gatos: causas

Cuando nuestro gato no puede orinar o hace poco, seguro que algo anda mal con su tracto urinario.

dolor de vejiga de gato
(Foto Pinterest)

Los principales patologias que causan obstrucción urinaria son:

  • cálculos renales: esta es la patología más común en gatos (especialmente si están castrados o esterilizados) y en la mayoría de los casos está relacionada con un factor congénito. El principal problema de los cálculos renales es sin duda una alimentación incorrecta, mal equilibrada y escasa en agua (tanto en la comida como en el más estricto sentido de la bebida). Los cálculos renales son reales guijarros que se forman en los riñones debido a la concentración muy alta de sales minerales (como magnesio, fósforo, calcio) y compuestos orgánicos (como el ácido úrico). Estos “guijarros” que se mueven desde los riñones hacia la vejiga van a obstruir el flujo de orina. Causando poca o ninguna micción acompañada de dolor intenso. Esta situación no solo favorece el desarrollo de infecciones en la orina, sino en el peor de los casos, insuficiencia renal;

Usted también podría estar interesado en: Cálculos renales en gatos: síntomas, tratamiento y prevención

  • infecciones urinarias: como el cistitis, una inflamación causada por bacterias de la mucosa de la vejiga, e la uretritis, una inflamación de la uretra, que es el conducto que transporta la orina desde la vejiga hacia el exterior). Ambos implican la dificultad del gato para orinar, con apariencia de ardor y picazón.
  • masas internas o externas: Estas masas pueden formarse no solo dentro de la vejiga sino también dentro de la uretra. Generalmente son masas tumorales o inflamación de la próstata, que provocan no solo dolor y ardor al orinar, sino también la presencia de sangre en la orina;
  • trauma y lesión: después de un traumatismo en el abdomen, puede producirse un desgarro en la vejiga o la uretra. Nuevamente, los síntomas son sangre en la orina, dolor y / o incapacidad para orinar. Pero en casos graves también puede provocar peritonitis aguda.

Usted también podría estar interesado en: Estruvita en gatos: que es, como reconocerla y prevenirla

Que hacer para ayudar al gato

Cuando notamos que nuestro gato no orina o no orina debemos actuar de inmediato.

como ayudar al gato
(Foto Pinterest)

La falta de orinar si no se trata a tiempo puede causar la muerte de nuestro querido felino en 72 horas. Como bien te hemos explicado, la insuficiencia renal aguda provoca una acumulación de toxinas en el cuerpo del gato, que rápidamente lo lleva al como y a la muerte.

Por eso es fundamental, cuando notamos todos los síntomas enumerados anteriormente, llevar rápidamente a nuestro gato al veterinario para no agravar su situación, más de lo que ya está.

Tras comunicarle detalladamente todos los síntomas, el veterinario someterá a nuestro gato a una visita completa, gracias a lo cual podrá establecer el pronóstico y los tratamientos adecuados para el gato.

Por supuesto, es posible evitar que esto suceda siguiendo pequeños pero precauciones importantes.

  • Primero debemos asegurarnos de que nuestro gato siga una dieta sana y equilibrada (con predominio de comida húmeda). Pobre en sales minerales pero rico en vitaminas capaces de mantener ácida la orina, para que disuelva los cálculos, por ejemplo.
  • A menudo cambiamos el agua al gato, haciendo que siempre la encuentre limpia y fresca. Estos son dos factores que incitar al gato a beber.
  • Asegurémonos de que su arena esté siempre limpia, para evitar infecciones.
  • Controlamos a nuestro gato al menos dos veces al año con controles del veterinario.

La insuficiencia renal en gatos es una enfermedad muy grave y en su “presencia” es imposible no acudir al veterinario. Pero con la atención adecuada podemos prevenir esta molesta y complicada dolencia para nuestro felino.

Rossana Buccella