El cuidador de perros lo pierde: lo que establece la ley

¿Qué sucede si el cuidador de perros pierde a tu perro? ¿Qué dice la ley al respecto? Esto es lo que necesita saber.

El cuidador de perros pierde a su perro (Adobe Stock Photo)
(Foto de Adobe Stock)

Confiar a Fido a una tercera persona siempre es un asunto bastante delicado. Desafortunadamente, no siempre podemos estar presentes, y si por una razón u otra nuestro amigo de cuatro patas necesita ayuda, nos vemos obligados a contactar a alguien. Por lo tanto, para estar seguros, confiamos en un profesional. Pero las cosas no siempre salen bien: ¿y si el el cuidador de perros pierde a tu perro?

Confíe el perro a un tercero

La de cuidador de perros es una profesión relativamente reciente, nacida de las necesidades que van surgiendo en las familias modernas.

Responsabilidad del cuidador de perros (Adobe Stock Photo)
(Foto de Adobe Stock)

Por un lado, gracias a la mayor sensibilidad hacia los animales, especialmente los domésticos, que ahora son cada vez más elevados al rango de miembros de la familia; por otro lado, porque cada vez hay más familias cuyos miembros no están en casa la mayor parte del día, por compromisos laborales o de estudios.

En una inspección más cercana, el perro podría quedarse solo en casa por un día, a menos que haya problemas particulares. Pero más allá de la rutina diaria, hay situaciones en las que estamos fuera de casa durante varios días, y luego se hace realmente necesario contactar con un tercero, para que se quede con nuestro Fido.

La mejor solución es confiar siempre en los profesionales del sector, o en las cifras del mascota e canguro caliente. Donde haya decidido ponerse en contacto con un cuidador de perros, siempre es preferible resolver la relación laboral por escrito, estableciendo en blanco y negro los deberes del profesional, jornada laboral, retribuciones, y cualquier otro aspecto que considere útil.

Bueno, el cuidador de perros está obligado a realizar las tareas que se le encomiendan con el diligencia del buen padre de familia (o cumpliendo los deberes debidos con la diligencia y competencia que es legítimo esperar del “hombre promedio“). En caso de incumplimiento de estas obligaciones, surge su responsabilidad.

También te puede interesar: Encontrar al perro perdido: qué hacer de inmediato y consejos operativos

La responsabilidad del cuidador de perros que pierde al perro

La responsabilidad del cuidador de perros puede ser tanto civil como penal. Por otro lado, en lo que respecta al primer perfil, de acuerdo conArte. 2052 cc, el propietario o la persona a quien se le confía es responsable de los daños que el animal cause a terceros.

Cómo encontrar un buen cuidador de perros cuando sea necesario
(Foto Flickr)

Por tanto, si el hecho dañino se produce durante el horario laboral del canguro, éste deberá responder de los daños.

También responderá penalmente, si integra alguna de las conductas a ser implementadas (también) por medio del animal, previstas por el código penal como figura delictiva; Piensa en el perro que durante el paseo se va al suelo sin que el cuidador no lo saque.

En este caso, la conducta está sujeta a sanción de conformidad con el art. 639 cp (Desfigurar y ensuciar las cosas de otras personas.).

De hecho, volviendo al contexto civil de la pregunta, el cuidador de perros que pierde al perro se topa con responsabilidad contractual; por otra parte, es precisamente sobre la base de una obligación mutua con el dueño del perro que el profesional está obligado, durante el horario laboral, a atender todas las necesidades del animal que sean de su competencia. Y obviamente entre ellos se encuentra indudablemente el custodia del animal.

También te puede interesar: ¿Qué riesgo corro si mi perro muerde a una persona? Esto es lo que dice la ley

Por lo tanto, si el cuidador pierde al perro, debe pagar una compensación. El dueño del perro, en primer lugar, tendrá derecho a indemnización por daño material. Desde el punto de vista jurídico, de hecho, Fido no es más que una res perteneciente al patrimonio de su propietario.

De hecho, excepto en la hipótesis en la que falta un perro de raza pura, el valor económico del animal es bastante bajo. Pero para la mayoría de las personas, los perros no representan simplemente un valor económico; es un compañero de vida, un miembro de la familia, cuya pérdida provoca dolor y tristeza.

Y es por ello que incluso la jurisprudencia italiana de los últimos años (adaptándose, entre otras, a la jurisprudencia pionera de los Alpes) ha reconocido la compensación de daño moral causado por la pérdida del animal.

El alcance del daño debe ser establecido de manera equitativa por el juez.

Antonio Scaramozza