Eclampsia puerperal en el gato: que es, cuales son los síntomas, como tratarla


Después de dar a luz, la gata puede desarrollar una afección conocida como eclampsia puerperal. Veamos qué es y cómo reconocerlo.

Eclampsia puerperal en el gato

Eclampsia puerperal en el gato (Adobe Stock Photo)

[Eclampsiapuerperalenelgato es una enfermedad que se presenta en el período final del embarazo o después del parto. Si su gata está embarazada, preste atención a la manifestación de este desorden alimenticio, para reconocerlo rápidamente. De hecho, la eclampsia puede ser letal. Por esta razón, en caso de sospecha, es necesario contactar de inmediato al veterinario para el tratamiento adecuado.

También te puede interesar: Mastitis felina: causas, síntomas y tratamiento

de contenido

¿Qué es la eclampsia puerperal en el gato?

gato lactante
La eclampsia puerperal del gato provoca una reducción en la cantidad de calcio debido a la lactancia (Foto Pixabay)

Esta condición también se conoce como “fiebre de la leche”, “hipocalcemia” y “tetania puerperal”. Los animales afectados tienen uno reducción de la cantidad de calcio, causado por la lactancia del gato.

Es más probable que ocurra eclampsia puerperal en gatos después de la primer nacimiento, así como en casos de camadas muy numerosas. De hecho, se ha observado que los animales con edades comprendidas entre los 14 meses y los 5 años desarrollan esta enfermedad con mayor frecuencia, donde el número de recién nacidos es superior a 7.

Cómo reconocerlo: los síntomas

mamá gatitos
Los primeros síntomas de la eclampsia puerperal en el gato son falta de coordinación, debilidad y pérdida de peso (Foto Pixabay)

Generalmente, los síntomas de esta patología surgen en 2-4 semanas después del parto. De hecho, este es el período en el que los cachorros necesitan la máxima cantidad de leche para su crecimiento. ¿Cómo se manifiesta la eclampsia puerperal en los gatos?

El animal parece débil e inquieto, exhibe un paso incierto y puede mostrar desinterés para sus pequeños. Entre los síntomas más evidentes, hay una notable pérdida de peso en el gato, acompañada de un aumento de la sed y la diuresis.

Otras manifestaciones de la enfermedad son pupilas dilatadas, rigidez corporal y espasmos. En la mayoría de los casos grave, pueden producirse vómitos, dificultad para respirar, fiebre y convulsiones, colapso y muerte.

También te puede interesar: La duración del nacimiento del gato: los tiempos, síntomas y complicaciones

Diagnostico y tratamiento

gatitos lactantes
Durante el cuidado, es recomendable separar a las crías de la madre y alimentarlas con biberón (Foto Pixabay)

Dados los importantes riesgos para la salud del animal, ante la primera sospecha de eclampsia puerperal en el gato es recomendable acudir al veterinario para un examen minucioso. Las consecuencias dehipocalcemiade hecho, pueden ser fatales.

Sin embargo, al reconocer y tratar la enfermedad con prontitud, existe una buena posibilidad de pronóstico favorable. ¿Cómo se diagnostica la eclampsia puerperal? Procedemos al examen clínico y evaluación del calcio.

El tratamiento de la enfermedad implica la administración de calcio, ya sea por infusión intravenosa al gato o por vía oral. Además, se pueden usar medicamentos como relajantes musculares y anticonvulsivos para tratar los síntomas. También es importante proporcionar una hidratación adecuada al gato.

Por supuesto, durante este período, el animal no podrá amamantar a su camada. Para ello, será conveniente cuidarlo, alimentando a los cachorros con leche artificial.

Cómo prevenir la eclampsia puerperal en gatos

gato lactante
Mientras amamanta, el gato necesita más comida (Foto Adobe Stock)

¿Se puede prevenir la aparición de esta enfermedad? La respuesta es sí. Primero, es vital ayudar al animal durante la fase posparto a localizar riesgos de salud madre y gatitos.

Durante la lactancia es importante proporcionar al gato una dieta equilibrada, con dosis que satisfagan las necesidades nutricionales del animal, prestando especial atención a la relación entre fósforo y calcio.

Al final de la gestación de la gata, aumentan las necesidades nutricionales del animal. Para ello, es necesario proporcionar a la madre una ración doble o triple de comida que de costumbre. Además, el gato también necesita más agua, lo que contribuye a la producción de leche.

Laura Bellucci