Dolor de muelas en gatos: cómo detectarlo, tratamiento y prevención


¿Tu gato no puede comer bien? Podría ser solo uno de los principales síntomas del dolor de muelas en los gatos: esto es lo que debe saber.

Dolor de muelas en gatos

Dolor de muelas en gatos: cómo reconocerlo y tratarlo (Foto Pixabay)

Al igual que su dueño, el gato también puede sufrir dolor de muelas: este problema puede surgir por diversas causas, incluida, por supuesto, una mala higiene bucal. Es cierto que los felinos son animales muy limpios, pero los humanos también debemos esforzarnos al máximo para mantener su boca siempre fresca y limpia. Aquí encontrará todo lo que necesita saber sobre los dientes de su gato y cómo prevenirlos y tratarlos. dolor de muelas en gatos.

También te puede interesar: Gato sin dientes: qué alimentarlo y cómo alimentar a un gato desdentado

de contenido

Algunos indicios de los dientes del gato.

Minino
Gato con la boca abierta (Foto Pixabay)

Pero, ¿cómo y cuántos son los dientes de nuestro querido amigo felino? Es necesario distinguir entre una primera fase (la ‘lechera’ o decidua) y una segunda (la definitiva). Al igual que ocurre con las señales dentro del tronco de un árbol, es precisamente a partir de los dientes que empezamos a definir la edad de un gato cuyos orígenes desconocemos.

En la primera fase hay 26 dientes (13 por arcada): 3 incisivos superiores y 3 inferiores, 1 canino superior y 1 canino inferior, 3 premolares superiores y 2 inferiores. En la fase final, se agregan 4 molares a los dientes mencionados (dos por cada arco dentario). Y es precisamente el molar el que marca la diferencia con los dientes humanos: de hecho, si masticamos los alimentos utilizando estos dientes, en el felino tienen una función muy reducida respecto a nuestro caso. De hecho, su forma de comer es dividir la comida en trozos más o menos grandes, que pueden atascarse en los dientes.

Dolor de muelas en los gatos: los signos que no deben subestimarse

¿Cómo sabemos si el gato tiene dolor de muelas? Ciertamente no se quejan como lo hacemos los humanos, pero aún muestran síntomas inusuales. Habitualmente se basa en el hecho de que el gato tiene una gran dificultad para comer y en ocasiones evita la hora de comer, pero también en el hecho de que puede sufrir de mal aliento (Leer aquí: Mejorar el aliento del gato: remedios naturales e higiene bucal), signo que algo entre los dientes puede estar podrido. No todos los propietarios son capaces de reconocer los problemas dentales tan pronto como surgen, pero sería recomendable vigilar la salud no solo de los dientes sino también de las encías.

Pero estos no son los únicos signos importantes que hay que reconocer: aquí hay otros.

  • Alitosi,
  • encías inflamadas,
  • sangrado de las encías,
  • hipersalivación (Lea aquí: El gato babea: todas las posibles causas de la hipersalivación),
  • falta de apetito,
  • irritabilidad y agresión (lea aquí: Gato agresivo: comportamiento, causas y remedios).

Es obvio que un gato que no puede comer ni descansar bien estará más nervioso y agitado. Sin embargo, comprender y resolver el problema dental no solo es suficiente para resolver los problemas de alimentación, sino también para evitar la propagación de infecciones que podrían ser fatales.

También te puede interesar: 7 problemas comunes de los dientes de los gatos: qué son y qué hacer

Problemas dentales en gatos: todas las causas posibles

Dolor de muelas en gatos
Dolor de muelas en gatos: síntomas, tratamientos y prevención (Foto Pixabay)

Una premisa necesaria es que entre las principales causas del dolor de muelas en los gatos es difícil encontrar caries: de hecho, en los felinos no son grandes consumidores de azúcares, por lo que la mayoría de las veces desarrollan sarro pero no caries en los dientes (Leer aquí: Caries dental en gatos: cómo reconocerlos, causas y remedios). Veamos juntos cuáles pueden ser las principales causas de estos problemas dentales en el gato.

  • Acumulación de placa y sarro: provoca inflamación e incluso infecciones bacterianas muy graves. Las bacterias producen placa y esta última, que se ha acumulado en los dientes y se ha adherido al calcio, forma sarro (negro, rugoso y muy difícil de eliminar).
  • Enfermedades sistémicas: insuficiencia renal en gatos, diabetes en gatos.
  • Enfermedades autoinmunes: lupus eritematoso y granuloma.
  • Enfermedades virales: rinotraquitis infecciosa, leucemia en gatos (lea aquí: FeLV o leucemia felina en gatos: síntomas, transmisión, tratamiento) y peritonitis infecciosa.
  • Dientes torcidos.

Tratamiento y prevención del dolor de muelas en gatos

Minino
Gato con la boca abierta (Foto Pixabay)

En primer lugar, una buena higiene dental del gato y los controles periódicos del veterinario pueden prevenir o detectar de raíz varias de las causas mencionadas anteriormente. También es posible prevenirlas con la comida: la comida masticada permite eliminar trazas y residuos de otros alimentos entre los dientes (consideramos que la papilla húmeda y las croquetas pueden atascarse fácilmente). Incluso el uso de hierba gatera puede ser un aliado válido en la lucha contra la halitosis y para calmar a un gato agitado. Solo en los peores casos y cuando el veterinario lo considere oportuno, el gato deberá someterse a una cirugía de extracción de dientes.

Francesca Ciardiello