Diente roto en gatos: causas y remedios de la fractura dental felina


¿Tu gato es incapaz de comer, está en el suelo y no sabes qué hacer? Podría ser un diente roto en el gato: qué hacer para ayudarlo.

Diente roto en el gato

(Foto de Adobe Stock)

No come, está decaído y está perdiendo peso: así suele aparecer un gato que tiene un diente malo. Uno de los problemas más frecuentes es sin duda el diente roto del gato: las fracturas dentales felinas pueden ser de varios tipos. Es importante conocer el problema para encontrar el mejor remedio para la salud dental de nuestro amigo de cuatro patas. Además, una breve pero fundamental referencia a la prevención: tenga cuidado de no cometer algunos errores.

de contenido

Dientes de gato: que son y como se hacen

Dientes del gato
(Foto Pixabay)

Si pensamos en las ‘armas’ de las que dispone nuestro gato, no solo nos vendrán a la mente sus garras sino también los dientes afilados y puntiagudos, con los que despedaza la presa. De hecho, recuerda que siempre es un cazador, que también usa sus dientes para atrapar a su víctima. Pero, ¿cuántos dientes tiene un gato? ¡Bien 30!

Constan de una parte central, la pulpa, que es la parte más interna. Este último está revestido con una red de túbulos, denominada “dentina”, que es tejido óseo duro. Por último, el diente interno está recubierto de esmalte, que en los mamíferos es especialmente delicado porque es delgado: y esto es lo que suele romperse al tratar una fractura dental.

Diente roto en gatos: ¿cuántas fracturas hay?

Fracturas dentales
(Foto Pixabay)

Se habla de fracturas ‘complicadas’ o ‘simples’: las primeras afectan tanto al esmalte, la dentina como a la pulpa (en definitiva, todo el diente) e infectan la pulpa, dando lugar a infecciones bacterianas que pueden invadir irremediablemente la pulpa y raíz del diente. De hecho, la dentina es bastante porosa y esto favorece el “paso” de las bacterias.

Las fracturas simples, por otro lado, afectan solo una porción del diente más externo (esmalte o dentina), la corona (parte superior de los dientes) y la raíz.

Cuando se rompe el esmalte externo, la fractura puede penetrar en los tejidos y llegar a la raíz: el gato por tanto, si el problema no se soluciona en poco tiempo, podría sufrir mucho este problema.

Cómo notar una fractura dental

Además de notar algo mal en el aspecto externo del diente, también hay otras señales a captar que nos envía el cuerpo de nuestro querido felino. En el primer caso, el de signos visibles, encontramos: parte faltante del diente, una fisura visible, un color más claro del diente fracturado que los demás.

Si aún no hemos echado un ‘vistazo’ dentro de la boca de Micio, quizás deberíamos hacerlo después de notar algunos signos como:

  • falta de apetito,
  • languidez,
  • hinchazón externa,
  • hipersalivación,
  • Pérdida excesiva de peso.

Solo una visita odontológica al veterinario y una radiografía ecográfica pueden despejar cualquier duda sobre el estado general del diente, para entender cómo intervenir.

También te puede interesar: Dolor de muelas en gatos: cómo detectarlo, tratamiento y prevención

Diente roto en gatos: causas y tratamientos

Diente roto en el gato
(Foto Pixabay)

¿Cómo se puede romper un diente un gato? De hecho, es más fácil de lo que imaginamos. De hecho, aunque tratamos de mantenerlo a salvo de cualquier accidente (incluso doméstico), el gato puede romperse un diente incluso por comer huesos cocidos, podría caerse y golpearse el hocico, podría sufrir un acto de violencia lanzado directamente en la cara o un traumatismo por disparo de un coche, etc. En definitiva, lamentablemente, no faltan oportunidades para una fractura dental y es importante prevenir oportunidades de peligro: por eso también intentamos Cómo evitar que el gato se escape por la puerta de la casa.

Pero, ¿qué podemos hacer para solucionarlo? En primer lugar, observe el problema a tiempo: cuanto más tiempo pasa, mayor es la posibilidad de que el felino desarrolle una infección bacteriana dentro de la boca.

Fractura del esmalte: el experto procederá al alisado del diente, dejando inalterada la parte subyacente.

Fractura de esmalte y dentina: se necesita una restauración de la parte ‘central’ del diente, para evitar la aparición de infecciones.

Fractura de pulpa: puede proceder con la endodoncia o con la extracción. En el primer caso se extrae la pulpa y dentina enfermas, con limpieza y sellado de la parte (con una goma especial, denominada ‘gutapercha’). Solo en casos graves e irreparables procedemos a la extracción del diente, pero tendemos a evitarlo.

Siempre prestamos atención al cuidado dental de los gatos. De esta forma evitaremos numerosos problemas para el gato y también evitaríamos visitas e intervenciones costosas también desde el punto de vista económico.

Francesca Ciardiello