Cortar el espolón del perro: que es y consejos para cortarlo


No todo el mundo lo tiene: ¿qué es la espuela en los perros? Lo que necesitas saber y algunos consejos para cortar la espuela del perro.

Corta la espuela del perro

Cortar el espolón del perro: por qué y cómo hacerlo (Foto Pixabay)

Se mojan, se ensucian, hay que lavarlas y cuidarlas: estamos hablando de las patas del perro y, sobre todo, de sus uñas. ¿Ya sabemos todo sobre ellos? Hay uno en particular que merece una atención especial: la espuela. Veremos de cerca qué es, dónde está posicionado y cómo cortarlo de forma eficaz y rápida, sin que el perro sienta ningún dolor. Entonces, si es hora de que Fido arregle, veamos cómo cortar la espuela al perro.

También te puede interesar: Infecciones en las uñas de los perros: síntomas, causas y tratamiento

de contenido

Uñas de perro: cuándo y cómo cuidarlas

Mano sosteniendo una pata
Mano che tiene una zampa (Foto Pixabay)

Como las de los humanos, las uñas de los perros también crecen y necesitan ser recortadas. De hecho, las largas uñas de la garra, cuando son demasiado largas, descansan en el suelo y lastiman a Fido obligándolo a moverse mal. Además las uñas del perro crecen curvas y, si son demasiado largos, pueden penetrar la carne y desgarrarla. Especialmente en el caso de los perros que salen un poco al exterior y están acostumbrados a permanecer en casa en todo momento, la posibilidad de que la uña se desgaste por sí sola es muy remota.

Para los perros que viven en la calle o que les gusta estar al aire libre, las uñas se desgastan durante los paseos, haciendo que la intervención del dueño sea casi inútil. Pero, ¿cómo sabemos cuándo es el momento de cortarlos? Además del aspecto bastante evidente de la uña arqueada, sin duda sentiremos una extraña tictac en el suelo (aún más fuerte en el parquet) cuando el perro camina. Si bien es una operación necesaria para su salud, Fido puede mostrar muy poco ‘agradecimiento’ por esta atención, de hecho también podría reaccionar mal por temor a ser lastimado por los alicates o por la molestia de ser ‘cazado’ (lea aquí: ¿Cómo cortarle las uñas a tu perro? Todos los pasos a seguir).

Cortar la espuela al perro: que es

¿Hemos notado alguna vez que hay un clavo que no sigue a los demás sino que se encuentra un poco más dentro de la pata? Este es el espolón, también conocido como el ‘quinto dedo’. Su posición es cercana al tobillo, aunque no tiene una función particular para la pata del perro. Yace solo en las patas traseras de Fido y no es una característica común a todos los perros, solo en algunos es posible encontrarla. Pero cuando lo hay, hay que tratarlo y cortarlo, como otras uñas.

El espolón puede ser peligroso porque, como otras uñas, crece curvado y puede terminar rasgar la piel de las yemas de los dedos de Fido o encarnado, con un alto riesgo de infección. Si crea muchos problemas (especialmente para caminar) para el perro, algunos veterinarios pueden recomendar cortarlo.

También te puede interesar: Por qué los perros se muerden las uñas: causas y soluciones

Cortar la espuela al perro: lo que se necesita

Corta la espuela del perro
Cortar la espuela del perro: cómo hacerlo y los errores a evitar (Foto AdobeStock)

Si tienes algunos cortaúñas para perros, también funcionarán muy bien para el espolón. Más que herramientas para el cuidado de las uñas, es importante calmar a Fido y ponerlo en un estado de relajación absoluta. De hecho, el perro apenas apreciará esta operación, y tendremos que ser buenos para no transmitir ansiedad y preocupación.

Es normal tener miedo a lastimar al perro, sobre todo si no somos muy prácticos. Solo ten cuidado y acostúmbrate, para que el momento del corte de la uña no se asocie con un evento negativo.

Si la pata está sangrando: ¿dónde nos equivocamos y cómo solucionarlo?

Córtate las uñas
Cortaúñas para perros cortando uñas (Photo AdobeStock)

La parte a cortar es la final, no la central, que contiene vasos sanguíneos y podría hacer que la pata sangrara profusamente. Antes de hacer un poco de práctica, podríamos cometer este error, así que tal vez hagamos que un veterinario experimentado lo haga para copiar sus movimientos. Al final de la operación premiamos al perro con un refuerzo positivo, para que tenga ‘buena memoria’.

Con una gasa y un producto desinfectante y astringente (sulfonamida en polvo) intentamos frenar la fuga de sangre y tener cuidado de no hacer un escándalo: el perro podría asustarse aún más. Si el sangrado no cesa, nos dirigimos a urgencias veterinarias, donde es posible que lo saquen por completo. En cualquier caso volverá a crecer, pero quizás más débil y más fácil de cortar.

Francesca Ciardiello