Cómo relajar a su gato: consejos y trucos para asegurarse de que no comete errores


A veces tu gatito parece nervioso y no sabes qué hacer… ¡Aquí hay algunos consejos útiles para poner en práctica para relajar a su gato!

Cómo relajar a su gato (Fotos de stock de Adobe)

Cómo relajar a su gato (Fotos de stock de Adobe)

Los gatos, ya sabes, tienen una vida muy dura. Ir del sillón al sofá, del sofá al sillón, jugar 10 minutos, alimentar, limpiar y luego encontrar otra cama cómoda puede ser muy caro. En serio, el gato puede estar nervioso o agitado en algunos casos. ¡Así es como se relaja en unos pocos movimientos!

También podría interesarte: Cómo curar la ansiedad de los gatos cuando somos nosotros los que la causamos.

A veces el gato puede estar estresado

10 signos de estrés en el gato
El estrés del gato puede ser considerado como una condición patológica real que debe ser curada (foto de Adobe Stock)

El gato es un animal que sabe cómo disfrutar de la vida. Le encanta dormir (y muchas horas al día), holgazanear y jugar con todo lo que se mueve o encuentra a su paso; sin olvidar, sin embargo, sus deberes, como la limpieza, a la que dedica muchas horas al día. En resumen, ¡quién no querría ser un gato!

Y sin embargo no siempre es así. El gato puede estar estresado, mostrar signos de nerviosismo y a veces incluso agresividad. Si estos son estados frecuentes, debemos tomar esto muy en serio, porque el gatito obviamente tiene una molestia. Lo mejor que puede hacer es consultar a su veterinario.

Cuando necesitas relajarte

gato de dos tonos o esmoquin
Cuando el gato está nervioso, hay dos alternativas: dejar que se relaje o dejarlo solo y alejarse de él (Foto Pexels).

No siempre es así, obviamente. El gato puede sentirse muy bien, tener una dieta saludable, vivir en un ambiente adecuado y suficientemente estimulante para su naturaleza, pero tiene algunos momentos de nerviosismo. Es perfectamente normal, no tienes que preocuparte.

¿No hay momentos en los que es mejor no hablar con el otro? Es exactamente lo mismo para el gato. Cuando el gato está de este humor, es mejor dejarlo solo, o… tratar de relajarlo. Veamos cómo.

También podría interesarte: Los 5 tipos de personalidad de los gatos: Averigüemos juntos lo que son…

Cómo relajar a su gato…

Gato en mis brazos (Foto Pixabay)
Para relajar al gato ponlo en tus brazos (Foto Pixabay)

Bueno, después de esta breve introducción, pasemos a los consejos prácticos. Veamos cómo relajar al gato en unos pocos movimientos:

  • Ambiente pacífico y tranquiloEl gato es un animal muy silencioso. Le encanta moverse a hurtadillas, con gracia e invisible para los oídos, hasta que lo encontramos delante de nuestros ojos. Por consiguiente, ama el silencio. Para empezar a relajarlo, lo primero que hay que hacer es crear el ambiente más tranquilo posible a su alrededor;
  • Acercarse con naturalidadcon suavidad pero también con decisión. Su lenguaje corporal no debe mostrar ninguna inseguridad, ansiedad u otros estados de ánimo que puedan advertir al gatito. Lo mismo ocurre con la voz. Mantén tu voz baja, sin variación, y háblale al gato con suavidad;
  • Si es un poco reacio a venir a rescatarte, siempre hay gachas para rescatarte…. Un bocado de carne o uno de sus bocadillos favoritos pronto le ganará la desconfianza de usted o el deseo de no acercarse;
  • Una vez establecido el contacto físico, acaricie al gato, abrácelo durante varios minutos mientras le habla, manteniendo siempre un tono de voz bajo y tranquilo;
  • Elija el lugar correcto para estar con el gato en sus brazos. Lo ideal es el sillón o el sofá;
  • Comienza tu masaje personal…. Recuerda, al gato le encanta que le acaricien la nariz y la cabeza, ¡siempre que lo hagas muy suavemente!
  • En este punto se puede pasar al resto del cuerpo, es decir, a la espalda (evitar la barriga del gato, casi nunca está contento de ser acariciado por esta parte del cuerpo);
  • Escuchen sus versosEl ronroneo le confirmará su relajación;
  • Tengan paciencia.El gato es capaz de dormir durante horas y horas… ¡puede pasar mucho tiempo antes de que puedas levantarte de tu silla!

Antonio Scaramozza