Cómo limpiar las patas de conejo de la manera correcta


Los conejos son animales muy limpios pero a veces necesitan una limpieza más a fondo. Aquí hay algunos consejos sobre cómo limpiar las patas de los conejos.

Cómo limpiar patas de conejo

Cómo limpiar las patas de conejo de la manera correcta (Adobe Stock Photo)

Aunque los conejos son muy dedicados a su limpieza, en ocasiones puede suceder que haya que lavarlos, quizás porque el pequeño mamífero es viejo o está enfermo y por tanto no puede realizar determinados movimientos.

Por eso es importante saber lavar a tu conejo, pero sobre todo saber limpiar sus patas cuando sea necesario. Aquí hay algunos consejos sobre cómo mantener mejor las patas de su conejo.

También te puede interesar: 12 errores que no debes cometer con un conejo: qué debes tener en cuenta

Limpiar las patas del conejo: así es como

conejo de otoño
(foto Pixabay)

Antes de limpiar las patas de tu mamífero es necesario observar cuidadosamente que no hay signos de dermatitis en el conejo. Si este último presenta enrojecimiento debajo del pelaje en el dorso de la pata o en el frente donde están los dedos, es necesario llevar al conejo al veterinario.

Si no puedes empezar limpia las patas traseras de tu conejo. Recuerda que a este último no le gusta mucho que lo sostengan en tus brazos, así que no lo levantes y no lo sostengas con el estómago levantado, ya que también podría estar tranquilo pero a cada ruido más leve podría saltar y lastimarse. Por esta razón, sería recomendable colocarlo en su regazo.

Luego, con una esponja o un paño suave humedecido con agua tibia, frotar suavemente las patas del pequeño mamífero y secarlas, para que no quede humedad entre los dedos y evitando así cualquier problemas de patas de conejo. Luego, con el mismo procedimiento, limpia también las patas delanteras de tu pequeño animal.

Otra parte de la pata del pequeño mamífero a tener en cuenta es la uñas. Estos últimos, si crecen mucho, pueden romperse y causar dolor al conejo. Para ello es necesario revisarlos al menos una vez al mes y cortarlos, con pinza para gatos, prestando atención a los vasos sanguíneos que están presentes en las uñas.

En caso de que no esté seguro de hacer esto, puede llevar al conejo al veterinario para que le corte las uñas, quizás observando con atención y luego hágalo usted mismo cuando sea necesario.

Marianna Durante