Cómo amueblar la habitación para el perro: todos los consejos útiles.

¿Has decidido amueblar la habitación para el perro pero no sabes por dónde empezar? Aquí hay algunos consejos útiles para llegar al corazón de Fido.

Cómo amueblar la habitación para el perro.
(Foto de Adobe Stock)

Fido es un miembro de la familia de pleno derecho. Comparte con nosotros varios momentos del día, vive bajo nuestro propio techo y, a veces, si las condiciones lo permiten, puede tener un espacio dedicado solo a él. Pero ¿Cómo amueblar la habitación para el perro? Averigüemos juntos cuáles son los trucos para poner en práctica.

Cuando amueblar la habitación para el perro

En primer lugar, es bueno partir de las definiciones.

beagle
(Foto Pixabay)

Espacio para el perro se puede entender en el sentido tradicional, pero también con el significado de un rincón de la casa dedicado única y exclusivamente a Fido.

Puede ser un sótano, por ejemplo, limpiado y transformado en el palacio de nuestro amigo de cuatro patas, o un armario, limpiado de la basura apilada y liberado para Fido.

Entonces, para aquellos que tienen mucho espacio en la casa e incluso algunas habitaciones sin usar, pueden muy bien usarlo para el propósito antes mencionado. En definitiva, las soluciones son muchas. Pero ¿Cuándo amueblar la habitación para el perro?

Tenga o no un espacio para dedicarlo exclusivamente a su mascota, no es necesariamente estrictamente necesario. Si hay armonía en la casa y el perro vive en paz en todas las habitaciones de la casa con todos los inquilinos, no hay realmente una necesidad de satisfacer.

Por el contrario, si ha decidido adoptar un perro o un gato, el casero peludo, sobre todo si es muy territorial, puede que no esté demasiado de acuerdo con su elección.

O puede ocurrir la situación opuesta, es decir, que tenemos que preocuparnos por crear un espacio especial para el recién llegado. En resumen, yo problemas de convivencia entre los peludos inquilinos de la casa pueden ser una de las razones para empujarnos a amueblar una habitación íntegramente para el perro.

También pueden surgir problemas de independencia entre perro y dueño, si el primero sigue al segundo en todas partes y en todo momento.

O bien, el problema puede surgir cuando la persona no está en casa, y el perro, especialmente sufriendo su ausencia, muestra su malestar, provocando daños (por ejemplo en los muebles). También en este caso, crear un espacio especial para Fido podría ser una buena solución.

También te puede interesar: Convivencia de perros y gatos: cómo se hace

Consejos útiles

Ahora llegamos a los consejos útiles para decorar la habitación del perro.

Bulldog y cuenco
(Foto Pixabay)

Como todo “apartamento” que se precie, el entorno debe tener todas las comodidades posibles, pero ante todo todas las necesidades que el animal pueda necesitar.

Entonces, a costa de parecer superfluo, espacio en primer lugar para cuencos para agua y comida. Sobre este punto es necesario hacer algunas pequeñas aclaraciones. La del agua debe estar siempre llena y disponible; por otro, sin embargo, las estrategias a adoptar pueden ser diferentes.

Mucho depende de la cantidad diaria de alimento para el perro, y sobre todo de la distribución durante el día (lo ideal es la división en dos comidas). Si no estás en casa todo el día, quizás por trabajo, tendrás que dejar el bol lleno (sin sobrepasar nunca las dosis diarias).

Sin embargo, si hay más animales en la casa (y problemas de armonía familiar), debemos asegurarnos de que otros no puedan acceder al espacio de Fido. Volviendo a lo necesario para las necesidades del perro, obviamente no se puede olvidar la caja de arena.

También te puede interesar: Educar a un perro para que haga su trabajo: al aire libre o en la caja de arena.

Un consejo superfluo pero que siempre es bueno recordar: arreglamos el lugar dedicado a sus necesidades en la dirección completamente opuesta a donde se encuentran los cuencos del animal. Evidentemente, tampoco puede faltar el lugar dedicado al descanso.

No se necesita una perrera clásica en casa; una cama cómoda y cálida, amueblada con cojines, será suficiente para que el perro duerma. Eso sí, no olvidemos la parte lúdica, con todos los juegos que le pueden gustar a Fido. Incluso si es importante jugar con el perro: nuestra ausencia no se puede reemplazar.

También recordamos disponer un pequeño armario en el que poner todo lo que necesite Fido: desde la correa (o arnés) hasta el bozal, sin olvidar los medicamentos si es necesario.

Una buena forma de hacerle la vida más fácil a cualquier canguro que cuide a Fido durante nuestra ausencia.

Antonio Scaramozza