Cómo abrazar al gato: qué hacer y qué no hacer por el gato

Se sabe que los gatos son animales muy complejos y no siempre les gusta que los mimen, a diferencia de los perros. Pero, ¿cómo mimas a tu gato correctamente?

cómo abrazar al gato
Cómo abrazar a tu gato de la mejor manera. (Foto Unsplash)

Una creencia común es que a los gatos no les gusta que los abrazen, los besen o los acaricien. A diferencia de los perros, de hecho, el gato es un animal menos necesitado de afecto, aparentemente. Pero en realidad este no es exactamente el caso. Además, ¿besar a un gato puede tener algún riesgo para nuestra salud o no? Obviamente, hay una serie de comportamientos que estas pequeñas bolas de pelo pueden encontrar molestas o incluso amenazantes, incluso si nuestras intenciones son las mejores. Entonces, ¿cómo podemos hacerle entender a nuestro gato que queremos mostrarle cariño, y cómo podemos mimar al gato de una manera correcta y agradable para él / ella?

Los riesgos de los besos de gatos

bigotes de gato
¿Pueden la boca y el hocico de los gatos transmitir enfermedades si se besan? (Foto Pixabay)

Antes que nada deberíamos preguntarnos: ¿cuáles son los riesgos reales de besar a nuestro gato? Así como tendemos a evitar el contacto cercano con humanos que están enfermos, debemos evitar besar a nuestro gatito cuando está enfermo. Sin embargo, la mayor dificultad con las mascotas es que es posible que no siempre sepamos cuándo son portadoras de infecciones o enfermedades.

Si bien hay algunas enfermedades que no podemos contraer de nuestro gato (como la gripe, por ejemplo), existen varias enfermedades que corremos el riesgo de contraer. De hecho, las enfermedades zoonóticas pueden transmitirse de animales a humanos. Éstas incluyen:

  • Bacterias comunes, como Pasteurella, Estafilococo, E. coli mi Salmonela, todo muy contagioso.
  • La tiña, una infección fúngica común que es altamente contagiosa y puede transmitirse fácilmente de los gatos a los humanos. Aunque es relativamente inofensivo, es particularmente común en los niños y su tratamiento puede resultar muy frustrante.
  • Fiebre por arañazo de gato o Bartonella a veces puede transmitirse a los humanos.
  • Los parásitos, como la toxoplasmosis, a veces pueden transmitirse a los humanos a través del contacto inseguro con la caja de arena del gato.

Si sabemos que nuestra mascota tiene alguna de las enfermedades enumeradas anteriormente, debemos tener cuidado de mantener la distancia hasta que se recupere y evitar abrazar al gato por un tiempo.

¿Un beso en los labios?

las razas de gatos más cariñosas
¿Besar es la forma correcta de abrazar a un gato? (Foto de Adobe Stock)

Hay quienes dicen que la boca de un gato es en realidad más higiénica que la de un humano. Es cierto que las bacterias en la boca de estos felinos son bastante similares a las de los humanos; por lo tanto, en un momento dado, la boca de un gato no puede estar más sucia que la nuestra. Sin embargo, los gatos contienen algunas otras bacterias en la boca que causan la enfermedad de las encías..

Como depredadores, los gatos también comen animales e insectos que pueden albergar enfermedades. Por tanto, por seguridad, debemos evitar besar al gato en los labios. Un beso en la cabeza es igual de cariñoso y significa muchas menos posibilidades de contraer alguna enfermedad.. Sin embargo, para garantizar la higiene bucal de nuestro gato, podemos considerar cepillarle los dientes con regularidad o administrar un enjuague bucal especial. Su veterinario podrá aconsejarnos sobre las mejores formas de hacer esto y los productos a utilizar (obviamente, no pasta de dientes humana y enjuague bucal).

Si tenemos un sistema inmunológico sano y nuestro gato está libre de enfermedades y parásitos, darle un beso rápido a nuestro peludo amigo probablemente tenga muy poco riesgo. Sin embargo, hay varias personas para las que el contacto con animales puede suponer un gran riesgo.. Las personas que deben evitar el contacto cercano con los gatos incluyen:

  • Niños muy pequeños
  • Mujeres embarazadas
  • Personas inmunodeprimidas (como aquellas con VIH o en tratamiento por cáncer)
  • Personas con sistemas inmunológicos débiles

Si nosotros o un miembro de nuestra familia estamos en una categoría de alto riesgo, es mejor buscar el consejo de su médico.

Si nuestro sistema inmunológico está débil o el gato está enfermo, evitamos el contacto cercano. Sin embargo, vale la pena señalar que, en general, tener un gato en casa realmente puede mejorar nuestra salud. Muchos estudios sugieren que tener una mascota mejora el estado de ánimo, reduce la presión arterial y fortalece el sistema inmunológico. Los investigadores también encontraron que los niños que crecen con animales tienen menos alergias, probablemente debido a la exposición temprana a diversas bacterias y virus.

Pero, ¿a los gatos les gusta que los besen?

manchas en la nariz gato
¿Y si al gato no le gustan nuestros besos? (Foto de Pinterest)

A los gatos les gusta comportarse distante, pero las investigaciones demuestran que realmente aman a sus dueños humanos. Solo las formas en que expresan su amor son diferentes a las que estamos acostumbrados, pero eso solo significa que es algo que podemos aprender. ¿Existen mejores formas de demostrar nuestro afecto por el gato?

Probablemente no debería sorprendernos saber que los gatos pueden no estar seguros de cuándo, dónde y qué tipo de afecto reciben. Si bien a algunos gatos parecen gustarles y requieren besos humanos, a otros ciertamente no les gustan. Es probable que ya sepamos muy bien de qué lado está nuestro gato, entre los dos.

El agrado o disgusto de un gato hacia nuestro afecto, obviamente, también puede cambiar de un día a otro (o de una hora a otra). El mismo gato al que le encanta que lo abrazen por la mañana, por la noche tales atenciones podrían soplar y dar signos de intolerancia: estas bolas de pelo pueden ser criaturas de mal humor, pero aprender a hablar su idioma puede ser de gran ayuda para aprender a manejar los abrazos de los gatos y a entenderlos un poco mejor.

Comportamiento fisico

detalle de una oreja
Las orejas nos pueden decir si el gato está nervioso. (Foto Pixabay)

Para empezar, los besos de gato son muy diferentes a los que damos los humanos. Si alguna vez hemos notado que cuando su gato está relajado y feliz, cierra lentamente los ojos mientras nos mira, entonces debemos saber que en realidad no solo está durmiendo. ¡En realidad nos está lanzando un beso de verdad! Cuando los gatos cierran los ojos hacia nosotros nos advierten que son vulnerables ante nosotros: y si no es este amor …

Una vez más, necesitamos conocer los signos particulares de nuestro gato para entender qué significan: los ojos entrecerrados y las orejas dobladas a media asta, no muestran amor ni cariño, al contrario. En ese momento, el gato no quiere que lo molesten ni siquiera para abrazarlo.

Entonces, ¿cómo abrazar al gato?

gato pegajoso
Un gato mimado y feliz. (Foto Unsplash)

Para entender realmente por qué nuestros perros peludos tienen estos comportamientos de mal humor cuando se trata de afecto (y no solo eso, para ser honesto), primero necesitamos saber un poco más sobre sus ancestros.. Es probable que los antepasados ​​del gato doméstico (el gato salvaje africano) fueran considerados un simple animal guardián de los parásitos, pero a los gatos de hoy en día se les suele tratar como nuestros preciosos compañeros o incluso como “bebés de pelo”.

Se cree que este cambio social en la relación humano-gato ocurrió hace unos 4.000 años, un poco más tarde que el perro doméstico. Si bien esto puede parecer una cantidad de tiempo suficiente para que una especie se adapte completamente a las crecientes necesidades sociales, es poco probable que este sea el caso de nuestro amigo del bigote. Los gatos domésticos también muestran una divergencia genética relativamente pequeña de sus antepasados, lo que significa que sus cerebros probablemente todavía estén programados para pensar como un gato salvaje. Los gatos salvajes viven una vida solitaria e invierten mucho tiempo y esfuerzo en comunicarse indirectamente, a través de mensajes visuales y químicos, solo para evitar verse. Por lo tanto, es poco probable que los gatos domésticos hayan heredado muchas habilidades sociales complejas de sus parientes.

Los humanos, por otro lado, son una especie intrínsecamente social, que favorece la cercanía y el contacto durante las demostraciones de afecto. También nos atraen los elementos de apariencia infantil (ojos y frente grandes, nariz pequeña y cara redonda), por eso la mayoría de nosotros encontramos las caras de gatos tan lindas.. Por tanto, no es de extrañar que nuestra reacción inicial cuando vemos un gato o incluso más un gatito sea querer acariciarlos y abrazarlos. Aunque no debería sorprendernos que muchos gatos encuentren este tipo de interacción un poco abrumadora.

gato acariciando abrazos
Acariciar al gato: presta atención a cómo lo haces. (Foto Pixabay)

Aunque a muchos gatos les gusta que los acaricien, y en determinados contextos incluso nos preferirán a la comida, la interacción humana es algo que deben aprender a disfrutar durante su período sensible relativamente corto, entre dos y siete semanas de vida. Cuando se trata de interacciones entre humanos y gatos, las características humanas también son importantes. Nuestras personalidades y género, las regiones del cuerpo del gato que tocamos y la forma en que generalmente manejamos a nuestras mascotas, pueden jugar un papel importante en cómo el gato responde a nuestros gestos afectivos.

Y mientras que algunos gatos pueden reaccionar de forma agresiva a la atención física no deseada, otros pueden simplemente tolerar nuestro progreso social a cambio de cosas buenas (comida y refugio). Dicho esto, un gato tolerante no es necesariamente un gato feliz. Se informan niveles más altos de estrés en gatos que sus dueños describen como tolerantes a las caricias en lugar de simplemente no querer saber.

Cómo acariciar a un gato

gatos entran al museo
Abrazar a un gato no siempre es correcto. (Foto de Twitter)

La clave del éxito es concentrarse en proporcionar al gato la máxima elección y control durante las posibles interacciones.. Por ejemplo, la elección de indicar si quieren que las acaricien o no, y controlar dónde las tocamos y durante cuánto tiempo. Pero este trabajo de autocontrol podría dar sus frutos a largo plazo, porque las investigaciones muestran que las interacciones con los gatos duran más cuando el gato, en lugar del humano, las inicia.

También es muy importante prestar atención al comportamiento y la postura del gato durante las interacciones, para asegurarse de que se sienta cómodo.. Cuando se trata de tocar a estas mascotas, siempre es mejor mantenerse lo más pequeño posible. Como pauta general, los gatos más amigables disfrutarán que los toquen en las regiones donde se encuentran sus glándulas faciales, incluida la base de las orejas, debajo del mentón y alrededor de las mejillas. Estos lugares generalmente se prefieren sobre áreas como el vientre, la espalda y la base de la cola.

Signos de disfrute de los gatos:

  • La cola se mantiene erguida y la opción de iniciar el contacto.
  • Ronroneando y tocándonos repetidamente con las patas delanteras.
  • Mueve suavemente la cola de lado a lado mientras la sostienes en el aire.
  • Postura y expresión facial relajadas, orejas rectas y mirando hacia adelante.
  • Nos da un ligero empujón si nos detenemos mientras los acariciamos.

Signos de disgusto o tensión:

  • Nos esquiva, mueve o aparta la cabeza de nosotros.
  • Permanece pasivo (sin ronronear ni frotar).
  • Parpadeo excesivo, sacudir la cabeza o el cuerpo o lamerse la nariz.
  • Lamidas rápidas y cortas al cabello como para lavar.
  • Piel arrugada o contraída, generalmente a lo largo de la espalda.
  • Cola que chorrea, late o menea.
  • Orejas que se aplanan hacia los lados o giran hacia atrás.
  • Un giro brusco de la cabeza, para mirarnos a nosotros oa nuestra mano.
  • Muerde, frota o golpea nuestra mano con su pata.

Usted también podría estar interesado en:

Fabrizio Burriello