Allurofobia: que es y cuales son las causas del miedo a los gatos

¿Le tienes miedo a los gatos? Una fobia irracional como esta, llamada allurofobia, no está muy extendida pero tiene causas y motivos precisos.

allurofobia miedo a los gatos
(Foto Flickr)

Para aquellos que nunca han oído hablar del miedo irracional a los gatos, incluso puede parecer extraño. Para los amantes de estos pequeños peludos, entonces, es realmente imposible. Pero es una fobia real, que suele manifestarse desde la infancia.

¿Qué es y qué causa la allurofobia?

¿Quién nunca ha oído hablar de la aracnofobia, el miedo a las arañas? Para algunas personas, por otro lado, son los lindos gatitos los que provocan momentos de pánico real.

El gato tiene miedo de salir
(Foto Pixabay)

Las personas que padecen esta afección tienen problemas para controlar su sensación de miedo incluso si están cerca de un gatito pequeño y tierno. Solamente la ayuda de un profesional puede ayudar a quienes sufren de allurofobia.

Se trata de un trastorno que puede ser poco conocido, pero que no debe subestimarse, que muchas veces se manifiesta desde la niñez por diversos motivos que comentaremos.

Pero, ¿qué lleva a una persona a tener fobia a un animal en particular? Según los psicólogos, primero debes diferenciar el miedo de la fobia real.

La fobia se diferencia del miedo porque, si este último es una emoción primaria siempre racional, la fobia en cambio es un tipo de miedo desproporcionado con la situación en la que nos encontramos.

Las fobias son irracionales, y la persona que las padece a menudo también es consciente de ellas, pero no tienen control alguno y esto a menudo causa malestar y sufrimiento.

Por lo general, la solución se vuelve evitar situaciones desencadenantesla. Los científicos dividen tres tipos principales de fobias, incluidas las específicas y las más generalizadas, como el miedo a los gatos.

En este tipo de fobia, la persona tiene un miedo fuerte y duradero a un objeto o situación concreta, aunque sabe, en el caso de los adultos, que este miedo es irracional.

El miedo a los animales es un tipo específico de fobia, que generalmente ocurre en la primera infancia y puede tener varias razones desencadenantes:

  • Uno o más eventos traumáticos: a ataque de un gato, o haber sufrido una mala experiencia con un gato, por ejemplo;
  • Inesperado ataques de pánico en la situación que a partir de entonces será motivo de terror;
  • Información recibida de otras personas (p. Ej. padres temerosos que advierten sobre los peligros de ciertos animales), o de informes de los medios de comunicación sobre ataques a personas.

Según los psicólogos, esta fobia se aprende, en general, pero también existen teorías de predisposición a este tipo de problemas. Los orígenes del miedo a los gatos son especialmente:

  • Asociar un evento traumático, o una experiencia negativa, a un animal en particular (el gato, en este caso);
  • L ‘aprendizaje por figuras de referencia (como dijimos antes, quizás por los padres, de forma totalmente involuntaria).

Piense por ejemplo en una persona que vive en la ciudad, con un gran miedo a los gatos callejeros. Tal vez sea solo alguien que realmente no conoce a estos animales.

Cómo se manifiesta el miedo a los gatos

Quienes padecen ailurofobia, ante la causa desencadenante de su patología, es decir los gatos, tienen una reacción de miedo inmediata, que también puede convertirse en un ataque de pánico.

gato grita ira
(Foto Pexels)

yo síntomas de miedo a los gatos son, en resumen:

  • Pensamientos y emociones, con expectativas catastróficas. La persona piensa que el gato la morderá, o que lo atacará.
  • Cambios en el cuerpo: sudoración, taquicardia, dificultad para respirar, temblor, alteraciones gastrointestinales y varias otras reacciones fisiológicas.
  • Escapar de la situación temida, o búsqueda de seguridad. Una persona que padezca esta fobia será acompañada en una calle si nota un gato callejero, por ejemplo.

Los gatitos suelen ser animales pacíficos y tranquilos, por lo que las personas con miedo a los gatos pueden sentirse un poco incomprendidas. Los expertos creen que, en realidad, este tipo de miedos suelen estar relacionados con el desconocimiento de los animales en cuestión.

A menudo, de hecho, es posible que quienes padecen ailurofobia nunca hayan tenido la oportunidad de “conocer” a un gato, nunca hayan tenido uno o nunca hayan sabido quién lo tenía.

De hecho, los perros suelen salir a pasear con sus dueños, pero los gatos se quedan en casa. Los únicos gatos que normalmente podemos encontrarnos en la calle son los perros callejeros.

Usted también podría estar interesado en: El gato me tiene miedo: ¿por qué sucede y cómo solucionarlo?

¿Cómo podemos manejar la ailurofobia?

A menudo, las personas que sufren de miedo a los gatos encuentran la única solución para evitar las situaciones que desencadenan su miedo: por lo tanto, evitan a los gatos por completo.

chica amante de los gatos
(Foto Pixabay)

Pero en realidad los psicólogos sostienen que estas soluciones producir el efecto contrario. Cada vez que se evita la situación desencadenante, el miedo se fortalece y crece.

De hecho, la ailurofobia debería ser tratada por un psicólogo, ya sea un niño o un adulto que la padezca. El miedo, basado en el tratamiento, de hecho se puede medir.

El tratamiento también variará dependiendo de si el paciente es un adulto o un niño, y los componentes de la atención variarán según el caso individual.

En primer lugar, educación en relajación, distracción, control del pensamiento, control de conductas de evitación.

Es este último tipo de operación la que básicamente consiste en exponernos a lo que nos asusta. Además, las recaídas deben controlarse y prevenirse.

Por estas razones, quienes padecen miedo a los gatos deben hablar con un médico o psiquiatra. En el caso de un niño, lo mejor es informar a su pediatra.

Usted también podría estar interesado en: Cómo superar el miedo a los perros: consejos para curar la cinofobia

pensión completa