Alimentos grasos para perros: los que son buenos para su salud y los que deben evitar


¡No todas las grasas son malas! Algunos son muy útiles para la salud de Fido. Estos son los alimentos grasos más adecuados y cuáles evitar.

Alimentos grasos para el perro

Alimentos grasos para perros: que son y por que son malos (Foto Pixabay)

Cuando escuchas hablar de ‘grasa’ sueles levantar la nariz, incluso si la dieta es la de nuestro perro. Pero en realidad las grasas, como veremos, tienen una importancia fundamental en la dieta de Fido. De hecho, tienen funciones importantes y es importante saber elegir los alimentos más adecuados para tu bienestar y aquellos que absolutamente debes evitar, por sus desagradables consecuencias en el organismo. Así que aquí hay una serie de consejos sobre alimentos grasos para el perro y cómo incluirlos en tu dieta.

También te puede interesar: Alimentos humanos más peligrosos para un perro: Alimentos humanos venenosos para Fido

de contenido

Grasas para Fido: por qué son importantes

sándwich con mostaza
sándwich de mostaza (Foto Pixabay)

Si pensamos que las grasas deben evitarse absolutamente en la dieta de nuestro querido amigo de cuatro patas, ¡estamos absolutamente en el camino equivocado! Las grasas, aunque en cantidades moderadas y controladas y mediante alimentos adecuados, deben ser incluidas en su dieta (leer aquí :). Sus funciones son muy importantes y tienen numerosos beneficios en tu organismo. Esto es lo que son:

  • aportar Omega 3 y Omega 6 (para la piel y el pelaje del perro),
  • ayudar al sistema renal,
  • ayudar al aislamiento térmico,
  • Forman ‘cojinetes’ que protegen las partes internas,
  • promover la absorción de vitaminas liposolubles A, D, E y K,
  • ayuda al sistema inmunológico (el perro tenderá a enfermarse menos).

Bueno y malo: ¡no todos son iguales!

Alimentos grasos para el perro
Alimentos grasos para perros: qué comer y qué evitar (Photo AdobeStock)

No está bien hacer un montón de hierba. De hecho, las grasas se diferencian en varios tipos y es muy importante distinguirlas los de alta y los de baja calidad. Las primeras son fuentes reales de grasas, como el pescado (salmón y pescado blanco), pero también grasa de pollo, cerdo o pato.

Pero también existen grasas de baja calidad, como las derivadas de grasas animales, aceites vegetales, manteca de cerdo y salsas. Por eso hay que tener mucho cuidado con las ‘cantidades’ y mucho dependerá también del tipo de vida del perro. Un perro de trineo, que siempre está sometido a trabajo y por tanto a un uso constante de energía, necesitará alrededor del 50% de grasa en su dieta. La ayuda del veterinario será fundamental en esta evaluación.

También te puede interesar: Nutrición del perro: cachorro, adulto, anciano y gestante

Alimentos grasos para perros: los riesgos

Entonces, ¿todo lo negativo de la grasa es una mentira? No, porque los riesgos de una ingesta moderada de grasas están ahí, ¡y cómo! Aquellos a los que temer son y lípidos, o las unidades más pequeñas que componen las grasas. Su efecto no es inmediato, pero es su acumulación en el cuerpo lo que, a la larga, va a ocasionar problemas, sobre todo si el perro está acostumbrado a tomarlos.

Los lípidos se acumulan primero en el tejido graso y luego en las arterias, lo que provoca obstrucciones importantes para la circulación sanguínea y, por lo tanto, para el funcionamiento de varios órganos, principalmente el corazón. Los perros que habitualmente consumen muchas grasas tendrán por tanto problemas cardíacos y circulatorios, sufrirán un debilitamiento del hígado e inflamación del páncreas. En particular, esta última, que está hecha de grasa, comienza a ‘autodestruirse’ y dañar otros órganos, a través de la pancreatitis (Lea aquí: Pancreatitis en perros: causas, síntomas, tratamiento y cómo prevenirla).

¿Grasas animales o vegetales?

En primer lugar, es bueno ver la diferencia entre los dos tipos. La grasa animal siempre debe incluirse en la dieta de Fido al menos en un 15-25%. En ausencia de grasas, de hecho, el organismo del animal debería utilizar proteínas, que sin embargo aportan sólo la mitad de la energía que puede derivarse del consumo de grasas y esto, a la larga, puede provocar problemas renales y hepáticos.

A la hora de comprar carne de animal, por lo general tendemos a eliminar grasas y nos referimos sobre todo a dietas caseras como la Barf (Leer aquí: Dieta BARF: en qué consiste y cuándo se recomienda). La carne demasiado magra no se recomienda para los perros, pero la grasa debe tener un bonito color blanco y “saludable”.

Las grasas vegetales, por otro lado, son las que contiene el aceite vegetal. ellos contienen ácido linoleico (LA, Omega 6) y a menudo tienden a preferirlos en la dieta de Fido. Los aceites de este tipo son: el de las semillas de lino, maíz y girasol.

Alimentos grasos para perros: los que se deben evitar

Fido come hueso
Perro come hueso (Foto Pixabay)

A menudo es culpa nuestra cuando nos dejamos ablandar por dos ojos tiernos que miran nuestro plato durante las comidas. Darle al perro las sobras de nuestra comida, o la mantequilla o grasa de los embutidos que muchas veces desechamos, es lo más perjudicial para su salud. También en la lista están: manteca de cerdo, sebo y manteca de cerdo. Alternativamente, podemos preferir los alimentos industriales, que contienen la cantidad adecuada de grasa para proporcionar al perro.

Francesca Ciardiello